NASCAR Sprint Cup [Phoenix], Harvick se roba Phoenix

Brad Keselowski desde hace tiempo ha estado probando ser un talento de élite detrás del volante y un hablador, o quizás un analista algo irreverente enfrente del micrófono. Ahora además podemos agregar la profecía a su lista de logros.

NASCAR Sprint Cup [Phoenix] También podemos añadir una ronda de puñetazos al repertorio de los equipos de Clint Bowyer y Jeff Gordon, que armaron una trifulca en el garaje después de que Gordon golpeara el auto de Bowyer y acabara con sus esperanzas de obtener el campeonato en la penúltima vuelta del programa.

A pesar de que Kevin Harvkick se robó una carrera que Kyle Busch había dominado absolutamente, éste ganó el domingo en la AdvoCare 500 en un final de bandera blanco-verde en la Pista Internacional de Phoenix.

No importa que Harvick haya cruzado la línea cuando un accidente ocurría detrás de él.

El drama verdadero se encontraba en lo profundo del campo, y mucho antes, cuando Keselowski se movió tormentosamente hacia su primer Campeonato NASCAR Sprint Cup después de que el domingo pasado predijera que la mala suerte se veía en el horizonte del cinco veces campeón Jimmie Johnson. La predicción se hizo realidad -y con creces- en la forma de un accidente en la Vuelta 234.

Harvick tomó la bandera a cuadros por delante de Denny Hamlin, quien pasó a Busch después de reanudar por última vez. Busch llegó en tercero, en una carrera que se prolongó por siete vueltas más de las 312 anunciadas. Kasey Kahne llegó en cuarto lugar, seguido de Ryan Newman y Keselowski, quién recuperó el liderato de las manos de Johnson y está adelante por 20 puntos con una carrera por delante en la pelea por la copa NASCAR Sprint Cup.

Sin embargo, Keselowski fue muy precavido al evaluar sus posibilidades de obtener el título.

Ciertamente, si pudieras elegir, siempre querrías ser el líder de puntos, especialmente en las carreras de cierre y estoy agradecido por ello,” dijo Keselowski, quien puede ganar el campeonato simplemente con un quinceavo lugar, o mejor, en la final del domingo siguiente en Homestead.

NASCAR Sprint Cup [Phoenix] “Pero también sé que los problemas que tuvieron ellos son los mismos problemas que podríamos tener la semana que viene y tratamos de no dar nada por sentado. Uno intenta enfocarse en lo que sigue y tenemos que hacer lo mejor que podamos en Homestead. En eso me estoy concentrando.”

Todos los demás pilotos fueron eliminados matemáticamente de la contienda, incluyendo a Bowyer, quien fue víctima de las represalias de Gordon por un incidente anterior, en el cual el contacto entre sus autos cortó el neumático delantero izquierdo de Gordon haciéndolo deslizarse hacia el muro de la Curva 3.

La victoria de Harvick llegó dos días después de que ESPN.com reportara que dejaría al equipo de Richard Childress Racing por el de Stewart-Haas Racing después de la temporada 2013, el último año del contrato actual de Harvick. Claramente, los reportes acerca de este negocio no afectaron la concentración de Harvick.

“Pueden haber distracciones,” dijo Harvick quien rompió con la sequía de 44 carreras en su victoria número 19 en la serie. “Puede ocurrir cualquier cosa al rededor del circuito, fuera del circuito, pero cuando entras al garaje y todo el mundo está haciendo su trabajo -me subo al auto, él (el propietario Richard Childress) está arriba en los remolques- todos somos competidores al final. Queremos correr autos y esto incluye a los medios. Incluye muchas cosas fuera del circuito de carreras.

Pero cuando podemos sumergirnos en nuestro elemento, todos hacemos nuestro trabajo sin importar más nada, y ninguno quiere salir y quedar en ridículo al no correr bien. Queremos estar justo en donde estamos. Justo aquí, hablando con gente después de la carrera, en la línea de la victoria y haciendo eso que nos hace felices a todos. Ha sido un año frustrante, pero con dos carreras por delante, aquí estamos.”

NASCAR Sprint Cup [Phoenix] La más grande y más destructiva racha de mala suerte, en la ilustre carrera de Johnson, lo golpeó en la Vuelta 234, cuando el neumático delantero derecho del Chevrolet No. 48 de Johnson explotó -el resultado de un talón derretido (el borde del neumático que se recarga en el rin) debido al calor. Johson azotó contra la pared de la Curva 4.

A diferencia de la carrera en Kansas, en la que el equipo de Johson logró reparar el auto sin perder una vuelta, el No. 48 resulto dañando más de lo que pudiese arreglarlo una bandita en los pits. Johson pasó 38 vueltas en el garaje antes de regresar a la competencia justo cuando David Ragan se rozara cotra la pared en la Vuelta 237, lo que ocasionó la quinta caución de la carrera.

Johson terminó en el lugar 23 y su prospecto de un sexto título en la copa se redujo infinitamente.

Bush tuvo el liderato cuatro veces durante 237 vueltas, pero se rindió ante Harvick después de reanudar en la Vuelta 305 y nunca se recuperó.

 “Los muchachos  me dieron una pieza asombrosa y ahí, desafortunadamente, regalé la carrera,” dijo Busch. “Lo siento por mis muchachos que trabajaron muy duro este fin de semana y, obviamente, teniendo un auto a la medida del campo, uno espera ganar, y se supone que debes ganas, pero creo que hoy no supe cómo hacerlo.”

Tags:

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
NASCAR Sprint Cup [Phoenix], Harvick se roba Phoenix

Brad Keselowski desde hace tiempo ha estado probando ser un talento de élite detrás del volante y un hablador, o quizás un analista algo irreverente enfrente del micrófono. Ahora además podemos agregar la profecía a su lista de logros.

NASCAR Sprint Cup [Phoenix] También podemos añadir una ronda de puñetazos al repertorio de los equipos de Clint Bowyer y Jeff Gordon, que armaron una trifulca en el garaje después de que Gordon golpeara el auto de Bowyer y acabara con sus esperanzas de obtener el campeonato en la penúltima vuelta del programa.

A pesar de que Kevin Harvkick se robó una carrera que Kyle Busch había dominado absolutamente, éste ganó el domingo en la AdvoCare 500 en un final de bandera blanco-verde en la Pista Internacional de Phoenix.

No importa que Harvick haya cruzado la línea cuando un accidente ocurría detrás de él.

El drama verdadero se encontraba en lo profundo del campo, y mucho antes, cuando Keselowski se movió tormentosamente hacia su primer Campeonato NASCAR Sprint Cup después de que el domingo pasado predijera que la mala suerte se veía en el horizonte del cinco veces campeón Jimmie Johnson. La predicción se hizo realidad -y con creces- en la forma de un accidente en la Vuelta 234.

Harvick tomó la bandera a cuadros por delante de Denny Hamlin, quien pasó a Busch después de reanudar por última vez. Busch llegó en tercero, en una carrera que se prolongó por siete vueltas más de las 312 anunciadas. Kasey Kahne llegó en cuarto lugar, seguido de Ryan Newman y Keselowski, quién recuperó el liderato de las manos de Johnson y está adelante por 20 puntos con una carrera por delante en la pelea por la copa NASCAR Sprint Cup.

Sin embargo, Keselowski fue muy precavido al evaluar sus posibilidades de obtener el título.

Ciertamente, si pudieras elegir, siempre querrías ser el líder de puntos, especialmente en las carreras de cierre y estoy agradecido por ello,” dijo Keselowski, quien puede ganar el campeonato simplemente con un quinceavo lugar, o mejor, en la final del domingo siguiente en Homestead.

NASCAR Sprint Cup [Phoenix] “Pero también sé que los problemas que tuvieron ellos son los mismos problemas que podríamos tener la semana que viene y tratamos de no dar nada por sentado. Uno intenta enfocarse en lo que sigue y tenemos que hacer lo mejor que podamos en Homestead. En eso me estoy concentrando.”

Todos los demás pilotos fueron eliminados matemáticamente de la contienda, incluyendo a Bowyer, quien fue víctima de las represalias de Gordon por un incidente anterior, en el cual el contacto entre sus autos cortó el neumático delantero izquierdo de Gordon haciéndolo deslizarse hacia el muro de la Curva 3.

La victoria de Harvick llegó dos días después de que ESPN.com reportara que dejaría al equipo de Richard Childress Racing por el de Stewart-Haas Racing después de la temporada 2013, el último año del contrato actual de Harvick. Claramente, los reportes acerca de este negocio no afectaron la concentración de Harvick.

“Pueden haber distracciones,” dijo Harvick quien rompió con la sequía de 44 carreras en su victoria número 19 en la serie. “Puede ocurrir cualquier cosa al rededor del circuito, fuera del circuito, pero cuando entras al garaje y todo el mundo está haciendo su trabajo -me subo al auto, él (el propietario Richard Childress) está arriba en los remolques- todos somos competidores al final. Queremos correr autos y esto incluye a los medios. Incluye muchas cosas fuera del circuito de carreras.

Pero cuando podemos sumergirnos en nuestro elemento, todos hacemos nuestro trabajo sin importar más nada, y ninguno quiere salir y quedar en ridículo al no correr bien. Queremos estar justo en donde estamos. Justo aquí, hablando con gente después de la carrera, en la línea de la victoria y haciendo eso que nos hace felices a todos. Ha sido un año frustrante, pero con dos carreras por delante, aquí estamos.”

NASCAR Sprint Cup [Phoenix] La más grande y más destructiva racha de mala suerte, en la ilustre carrera de Johnson, lo golpeó en la Vuelta 234, cuando el neumático delantero derecho del Chevrolet No. 48 de Johnson explotó -el resultado de un talón derretido (el borde del neumático que se recarga en el rin) debido al calor. Johson azotó contra la pared de la Curva 4.

A diferencia de la carrera en Kansas, en la que el equipo de Johson logró reparar el auto sin perder una vuelta, el No. 48 resulto dañando más de lo que pudiese arreglarlo una bandita en los pits. Johson pasó 38 vueltas en el garaje antes de regresar a la competencia justo cuando David Ragan se rozara cotra la pared en la Vuelta 237, lo que ocasionó la quinta caución de la carrera.

Johson terminó en el lugar 23 y su prospecto de un sexto título en la copa se redujo infinitamente.

Bush tuvo el liderato cuatro veces durante 237 vueltas, pero se rindió ante Harvick después de reanudar en la Vuelta 305 y nunca se recuperó.

 “Los muchachos  me dieron una pieza asombrosa y ahí, desafortunadamente, regalé la carrera,” dijo Busch. “Lo siento por mis muchachos que trabajaron muy duro este fin de semana y, obviamente, teniendo un auto a la medida del campo, uno espera ganar, y se supone que debes ganas, pero creo que hoy no supe cómo hacerlo.”

Tags:

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
%d bloggers like this: