Carga Fiscal / Posibles Aumentos

 El Congreso está estudiando una propuesta que podría incrementar en más del 50% la carga fiscal para los transportistas. En el nuevo esquema, los impuestos por carretera serían calculados tomando como base en las millas recorridas en lugar del combustible consumido.

Hace poco tiempo, la Oficina de Contabilidad Gubernamental (GAO por sus siglas en inglés) emitió un reporte donde recomienda modificar el esquema actual que rige el impuesto carretero (Roadway Tax) para los camiones comerciales, en el que pagarían entre tres y ocho centavos por milla según un nuevo gravamen llamado impuesto por millas viajadas (VMT por sus siglas en inglés). Esto, sobra decirlo, afectaría directamente a todos los transportistas; pero podría ser una medida que impacte al público en general si estos deciden trasladar ese nuevo gasto a sus costos de operación para mantener estable su nivel de ganancias.

La GAO está proponiendo al Congreso que se lleve cabo un programa piloto en el que cada usuario pagaría una tarifa basada en el millaje y no en el consumo de combustible, como hasta ahora. Según esta dependencia gubernamental, una manera de hacer esto sería comenzar a estudiar la viabilidad de esta medida con los vehículos comerciales y los autos eléctricos. ¿Por qué estos dos grupos? Pues porque según la Administración Carretera Federal (FHA por sus siglas en inglés), son dos que no están pagando la parte que les corresponde del Fondo Carretero Fiduciario (Highway Trust Fund). Según la GAO, actualmente los camiones pesados pagan un promedio de 3,363 dólares anuales al Fondo Carretero Fiduciario según los galones de combustible que consumen. Pero esta cantidad podría incrementar hasta 5,792 dólares en uno de los tres escenarios que ha planteado la GAO.

En el reporte de la GAO se plantean tres diferentes escenarios para estudiar el nuevo impuesto VMT. En uno “quedaría tablas” con el impuesto al combustible, generando 34 billones de dólares al año; en otro las tarifas se incrementarían para satisfacer las necesidades de inversión subiendo a $53.5 billones anuales y un tercero en el que lo recaudado cubriría las necesidades de desempeño actuales del sistema, de $78.4 billones por año. El más caro de ellos cobraría a los transportistas 8.4 centavos por milla recorrido, mientras que los autos de pasajeros pagarían solamente entre 1 y 2 centavos por milla. Pero el reporte de la GAO no se centra en los autos de pasajeros argumentando que el costo de implementar un programa a nivel nacional es prohibitivo. En una reacción obvia, Asociación de Dueños-Operadores Independientes (OOIDA por sus siglas en inglés) afirma que cobrar impuestos de manera desproporcionada a los transportistas no es una medida que trabaje en el interés del país. De acuerdo a Todd Spencer, Vicepresidente Ejecutivo de la OOIDA, las carreteras son más valiosas para la economía de lo que muestran los números, señalando que estimulan y promueven el turismo, así como el desarrollo económico. Spencer dice que “todos nos beneficiamos de las carreteras, sin importar si manejamos o no, pero actualmente solo los usuarios están pagando”.

Sin embargo, el reporte de la GAO se enfoca en que la cantidad pagada por los transportistas al Fondo Fiduciario Carretero no es suficiente para darles a las carreteras el mantenimiento que necesitan por el desgaste. “Actualmente, los camiones comerciales más pesados contribuyen menos al Fondo Fiduciario Carretero que los costos que generan por usar el camino. Ajustar las tarifas de acuerdo al número de millas recorridas reflejaría el daño que causan a los caminos los diferentes vehículos, lo cual incrementaría notablemente las tarifas a los vehículos comerciales y las reduciría un poco para los vehículos de pasajeros”. Sin embargo, la GAO reconoce que en este momento la Administración Carretera Federal no tiene información actualizada acerca de las clases de vehículos y el desgaste de los caminos; con lo cual la iniciativa para modificar el impuesto carretero parece carecer de bases sólidas. Actualmente, la iniciativa se está trabajando en los comités de la Casa de Representantes.

La otra cara de la moneda

Por supuesto, toda historia tiene dos lados y la Asociación de Dueños-Operadores Independientes (OOIDA por sus siglas en inglés) afirma que la cifra que paga anualmente un operador-dueño con un camión y tráiler ronda los 4,400 dólares y eso sin tomar en cuenta el dinero que supone pagar el Impuesto de Uso de Vehículos Pesados, el impuesto a las llantas ni el 12 por ciento de impuestos especiales sobre las compras de equipo pesado, incluidos remolques. Si a esto además añadimos la compra de un nuevo camión o tráiler, la cantidad pagada en impuestos sería varios miles de dólares más grande.

Por su parte, Ryan Bowley, Director de Asuntos Legislativos de la OOIDA, comentó que “este es un problema derivado del actual impuesto al combustible y simplemente cambiarlo por uno al millaje no va a hacer que el problema desaparezca. De hecho, un VMT tiene el potencial de hacer que el costo de manejar un auto o un camión sea prohibitivo, pues según como esté estructurado podría incrementar las tarifas de manera automática”.

 

 

 

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Carga Fiscal / Posibles Aumentos

 El Congreso está estudiando una propuesta que podría incrementar en más del 50% la carga fiscal para los transportistas. En el nuevo esquema, los impuestos por carretera serían calculados tomando como base en las millas recorridas en lugar del combustible consumido.

Hace poco tiempo, la Oficina de Contabilidad Gubernamental (GAO por sus siglas en inglés) emitió un reporte donde recomienda modificar el esquema actual que rige el impuesto carretero (Roadway Tax) para los camiones comerciales, en el que pagarían entre tres y ocho centavos por milla según un nuevo gravamen llamado impuesto por millas viajadas (VMT por sus siglas en inglés). Esto, sobra decirlo, afectaría directamente a todos los transportistas; pero podría ser una medida que impacte al público en general si estos deciden trasladar ese nuevo gasto a sus costos de operación para mantener estable su nivel de ganancias.

La GAO está proponiendo al Congreso que se lleve cabo un programa piloto en el que cada usuario pagaría una tarifa basada en el millaje y no en el consumo de combustible, como hasta ahora. Según esta dependencia gubernamental, una manera de hacer esto sería comenzar a estudiar la viabilidad de esta medida con los vehículos comerciales y los autos eléctricos. ¿Por qué estos dos grupos? Pues porque según la Administración Carretera Federal (FHA por sus siglas en inglés), son dos que no están pagando la parte que les corresponde del Fondo Carretero Fiduciario (Highway Trust Fund). Según la GAO, actualmente los camiones pesados pagan un promedio de 3,363 dólares anuales al Fondo Carretero Fiduciario según los galones de combustible que consumen. Pero esta cantidad podría incrementar hasta 5,792 dólares en uno de los tres escenarios que ha planteado la GAO.

En el reporte de la GAO se plantean tres diferentes escenarios para estudiar el nuevo impuesto VMT. En uno “quedaría tablas” con el impuesto al combustible, generando 34 billones de dólares al año; en otro las tarifas se incrementarían para satisfacer las necesidades de inversión subiendo a $53.5 billones anuales y un tercero en el que lo recaudado cubriría las necesidades de desempeño actuales del sistema, de $78.4 billones por año. El más caro de ellos cobraría a los transportistas 8.4 centavos por milla recorrido, mientras que los autos de pasajeros pagarían solamente entre 1 y 2 centavos por milla. Pero el reporte de la GAO no se centra en los autos de pasajeros argumentando que el costo de implementar un programa a nivel nacional es prohibitivo. En una reacción obvia, Asociación de Dueños-Operadores Independientes (OOIDA por sus siglas en inglés) afirma que cobrar impuestos de manera desproporcionada a los transportistas no es una medida que trabaje en el interés del país. De acuerdo a Todd Spencer, Vicepresidente Ejecutivo de la OOIDA, las carreteras son más valiosas para la economía de lo que muestran los números, señalando que estimulan y promueven el turismo, así como el desarrollo económico. Spencer dice que “todos nos beneficiamos de las carreteras, sin importar si manejamos o no, pero actualmente solo los usuarios están pagando”.

Sin embargo, el reporte de la GAO se enfoca en que la cantidad pagada por los transportistas al Fondo Fiduciario Carretero no es suficiente para darles a las carreteras el mantenimiento que necesitan por el desgaste. “Actualmente, los camiones comerciales más pesados contribuyen menos al Fondo Fiduciario Carretero que los costos que generan por usar el camino. Ajustar las tarifas de acuerdo al número de millas recorridas reflejaría el daño que causan a los caminos los diferentes vehículos, lo cual incrementaría notablemente las tarifas a los vehículos comerciales y las reduciría un poco para los vehículos de pasajeros”. Sin embargo, la GAO reconoce que en este momento la Administración Carretera Federal no tiene información actualizada acerca de las clases de vehículos y el desgaste de los caminos; con lo cual la iniciativa para modificar el impuesto carretero parece carecer de bases sólidas. Actualmente, la iniciativa se está trabajando en los comités de la Casa de Representantes.

La otra cara de la moneda

Por supuesto, toda historia tiene dos lados y la Asociación de Dueños-Operadores Independientes (OOIDA por sus siglas en inglés) afirma que la cifra que paga anualmente un operador-dueño con un camión y tráiler ronda los 4,400 dólares y eso sin tomar en cuenta el dinero que supone pagar el Impuesto de Uso de Vehículos Pesados, el impuesto a las llantas ni el 12 por ciento de impuestos especiales sobre las compras de equipo pesado, incluidos remolques. Si a esto además añadimos la compra de un nuevo camión o tráiler, la cantidad pagada en impuestos sería varios miles de dólares más grande.

Por su parte, Ryan Bowley, Director de Asuntos Legislativos de la OOIDA, comentó que “este es un problema derivado del actual impuesto al combustible y simplemente cambiarlo por uno al millaje no va a hacer que el problema desaparezca. De hecho, un VMT tiene el potencial de hacer que el costo de manejar un auto o un camión sea prohibitivo, pues según como esté estructurado podría incrementar las tarifas de manera automática”.

 

 

 

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
%d bloggers like this: