Servicio post venta / Cabeza fría, dueño contento

 

 

En un mundo ideal, nunca tendrías que regresar con tu distribuidor a quejarte sobre algún problema con tu camión, pero esto no pasa en la vida real. Por eso, te traemos una pequeña lista de consejos para que resuelvas esas diferencias de la mejor manera posible.

Ninguno de nosotros espera toparse con problemas tras comprar un camión, pero la verdad es que no es tan descabellado que en algún momento existan diferencias de opinión entre el comprador y el vendedor. Por ello, aquí te damos unos cuantos consejos para que la relación con tu distribuidor sea lo más amigable posible. Ten en cuenta que, en caso de que surja algún problema, tienes más posibilidades de encontrar una solución favorable si logras explicar tu problema de manera clara y organizada. Toma en cuenta que es poco probable que tengas éxito en tu primera llamada, se paciente, persistente y lleva un registro fechado de las comunicaciones con la empresa.

Post ventaAl momento de comprar, toma en cuenta el distribuidor tanto como el camión. Casi todos los camiones son aceptablemente buenos hoy en día, pero puede haber diferencias enormes entre los distribuidores.

Establece una relación con el área de servicio de tu distribuidor antes de que la necesites. Comienza, si puedes, incluso antes de que te entreguen el camión.

Mantén registros detallados de reparaciones hechas a tu camión, su economía de combustible e incluso de ruidos raros que escuches.

Procura que todas las órdenes de trabajo estén escritas correctamente, incluyendo el millaje, la razón de la falla, la reparación a realizar y detalles sobre las partes que deban ser reemplazadas.

Conoce qué es lo que cubre tu garantía y qué no.

Trata de mantenerte razonable cuando tengas un desacuerdo con quien escribe las ordenes de trabajo. Si puedes, habla con el mecánico y asegúrate de hacerlo con el gerente de servicio. Quizá incluso puedas llamar a otra agencia y hacer preguntas del tipo “qué pasa si…”.

Si no puedes resolver un problema en el taller, busca a la persona que te vendió el camión y pídele que te ayude. Si eso no soluciona nada, ve más arriba, acude al gerente de ventas o incluso al director de la distribuidora. Se persistente pero no grosero.

Si la relación con la distribuidora esta “rota” irremediablemente, toma el teléfono y llama a las oficina generales del fabricante. Tendrás que hacer varias llamadas para dar con la persona correcta, pero no te des por vencido.

Post ventaCuando la hayas encontrado, escríbele una carta o un correo electrónico, copiando al director de la distribuidora y el gerente de servicio, aunque no es necesario que cuentes la historia completa de tu problema. Se conciso, ve al grano, envía una lista detallada de qué es lo que ha pasado y pide que resuelvan tu queja. Pide que te llamen por teléfono para saber que tu carta llegó correctamente.

No amenaces con demandar a menos que hayas explorado todas las otras opciones posibles –y además tengas el dinero para hacerlo-. Trata de no llegar a este punto sin agotar todas las posibilidades, porque aquí los únicos que ganan son los abogados.

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Servicio post venta / Cabeza fría, dueño contento

 

 

En un mundo ideal, nunca tendrías que regresar con tu distribuidor a quejarte sobre algún problema con tu camión, pero esto no pasa en la vida real. Por eso, te traemos una pequeña lista de consejos para que resuelvas esas diferencias de la mejor manera posible.

Ninguno de nosotros espera toparse con problemas tras comprar un camión, pero la verdad es que no es tan descabellado que en algún momento existan diferencias de opinión entre el comprador y el vendedor. Por ello, aquí te damos unos cuantos consejos para que la relación con tu distribuidor sea lo más amigable posible. Ten en cuenta que, en caso de que surja algún problema, tienes más posibilidades de encontrar una solución favorable si logras explicar tu problema de manera clara y organizada. Toma en cuenta que es poco probable que tengas éxito en tu primera llamada, se paciente, persistente y lleva un registro fechado de las comunicaciones con la empresa.

Post ventaAl momento de comprar, toma en cuenta el distribuidor tanto como el camión. Casi todos los camiones son aceptablemente buenos hoy en día, pero puede haber diferencias enormes entre los distribuidores.

Establece una relación con el área de servicio de tu distribuidor antes de que la necesites. Comienza, si puedes, incluso antes de que te entreguen el camión.

Mantén registros detallados de reparaciones hechas a tu camión, su economía de combustible e incluso de ruidos raros que escuches.

Procura que todas las órdenes de trabajo estén escritas correctamente, incluyendo el millaje, la razón de la falla, la reparación a realizar y detalles sobre las partes que deban ser reemplazadas.

Conoce qué es lo que cubre tu garantía y qué no.

Trata de mantenerte razonable cuando tengas un desacuerdo con quien escribe las ordenes de trabajo. Si puedes, habla con el mecánico y asegúrate de hacerlo con el gerente de servicio. Quizá incluso puedas llamar a otra agencia y hacer preguntas del tipo “qué pasa si…”.

Si no puedes resolver un problema en el taller, busca a la persona que te vendió el camión y pídele que te ayude. Si eso no soluciona nada, ve más arriba, acude al gerente de ventas o incluso al director de la distribuidora. Se persistente pero no grosero.

Si la relación con la distribuidora esta “rota” irremediablemente, toma el teléfono y llama a las oficina generales del fabricante. Tendrás que hacer varias llamadas para dar con la persona correcta, pero no te des por vencido.

Post ventaCuando la hayas encontrado, escríbele una carta o un correo electrónico, copiando al director de la distribuidora y el gerente de servicio, aunque no es necesario que cuentes la historia completa de tu problema. Se conciso, ve al grano, envía una lista detallada de qué es lo que ha pasado y pide que resuelvan tu queja. Pide que te llamen por teléfono para saber que tu carta llegó correctamente.

No amenaces con demandar a menos que hayas explorado todas las otras opciones posibles –y además tengas el dinero para hacerlo-. Trata de no llegar a este punto sin agotar todas las posibilidades, porque aquí los únicos que ganan son los abogados.

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
%d bloggers like this: