5 tips para manejar tus deudas / Mejora tu futuro económico

Recientemente se le pidió a un grupo de expertos en gestión de deudas sus mejores consejos sobre el manejo de éstas. Varios de ellos son asesores crediticios certificados, en agencias que están conectadas con la Fundación Nacional de Asesoramiento Crediticio, un grupo no lucrativo que ofrece ayuda gratuita o a un bajo costo. Estos tips te ayudarán a reducir lo que debes.

Tip 1: Después de presupuestar, hay que negociar

Un primer paso para los clientes de InCharge Debt Solutions en Orlando, Fla., es un análisis de ingresos, gastos y activos, comenta Mike Leon, gerente de operaciones de asesoramiento crediticio. Una vez hecho esto, él les ayuda a preparar un plan de gastos reducidos.

Leon también contacta a la compañía de la tarjeta de crédito del cliente para solicitar una tasa de interés más baja. Nos dice que frecuentemente logra negociar reducciones de hasta un sólo dígito para los clientes. Recientemente consiguió que una tasa de interés sobre u n saldo de $4,900 se recortara desde 16% hasta el 7%, y uno más de $2,550 que se redujo desde 24 hasta 6%.

Pero eso lo puedes hacer tú mismo. “Te sorprendería saber qué tanta gente no llama a sus acreedores antes de que su situación llegue al punto en donde empiezan a retrasarse,” dice Bruce McClary, el vocero de ClearPoint Credit Counseling Solutions en Seattle. Ellos serán más cooperativos contigo si estás todavía al corriente con tus pagos.

Tip 2: Consolida tus obligaciones

Juntar varias cuentas de crédito y préstamos en uno sólo con un sólo pago mensual puede ayudarte a manejar lo que debes. Hay dos tipos de consolidación de tu deuda que vale la pena considerar:

Combina tus préstamos estudiantiles. El universitario graduado promedio, con diploma del 2011, tiene una deuda de $27,000 con 8 a 12 préstamos estudiantiles, dice Mark Kantrowitz, editor de FastWeb.com y FinAid.org, dos sitios web especializados en las finanzas colegiales. Los prestatarios pueden simplificar sus vidas solicitando un Préstamo Federal de Consolidación Directa. El sitio web de ayuda federal a estudiantes tiene los detalles.

En la consolidación, la nueva tasa de interés  y pago mensual se determinan según el promedio ponderado de todas las tasas de los prestamos del estudiante y el resultante no puede exceder el 8.25%. Típicamente se ofrece a los estudiantes varias opciones de pago. El monto mínimo mensual de un préstamo consolidado puede ser, de hecho, más bajo que los pagos combinados para el prestatario de un préstamo federal.

Los padres con préstamos para la educación universitaria de sus hijos pueden consolidar sus préstamos PLUS Directos de tasa fija tomados del gobierno federal, pero no pueden agruparlos con los préstamos de sus hijos.

El sistema puede ayudar a identificar a aquéllos que son elegibles para la condonación de deudas y planes de pago basados en sus ingresos. Los préstamos originados con prestamistas privados no pueden consolidarse bajo este programa. Para más información acerca de cómo pagar tu universidad puedes leer “Los Prestatarios de Préstamos Estudiantiles No Deberían Obtener un Diploma en Deudas.”

Transfiere tu deuda a una tarjeta con una tasa menor. Algunas tarjetas de crédito ofrecen una tasa de introducción del 0% por tiempo limitado para los saldos transferidos. Usualmente vas a pagar una cuota de transferencia del 3 o 4% de tu saldo. Si no finiquitas el saldo para cuando el periodo de introducción haya expirado -normalmente de 12 a 18 meses- la tasa será mucho más alta, generalmente entre 12 y 22%. (Lee acerca de las mejores tarjetas de crédito para viajar.)

Si crees que no puedes pagar el balance dentro del periodo de introducción, será mejor optar por una tarjeta con una tasa fija baja. Una con una tasa relativamente baja por toda la duración de la transferencia del balance -4.99%- es la PenFed Promis Visa de la Unión Crediticia Federal del Pentágono. Aquéllas personas que no son empleados federales, no están conectados con la milicia u organizaciones participantes, pueden suscribirse a PenFed por una cuota mínima.

Tip 3: Establece prioridades en tus pagos

Si no puedes pagar todas tus deudas cada mes, Deanne Loonin, abogada de planta en el Centro de Legislación Nacional para el Consumidor en Boston, y autora de la “Guía para Sobrevivir la Deuda,” recomienda enfocarte en mantenerte al corriente con los préstamos garantizados, como préstamos para autos e hipotecas que están respaldados con propiedades. Dale una prioridad alta a aquéllas deudas relacionadas con las necesidades, como los servicios, y las deudas que no puedes cancelar, incluyendo préstamos estudiantiles e impuestos federales no pagados.

Debes tener un plan para lidiar con la deuda sin garantía de las tarjetas de crédito. Si hicieras únicamente los pagos mínimos del 2% sobre un saldo de $2,000 con un interés del 18%, te tomaría 24 años para finiquitar la deuda. El incrementar tus pagos a un 5% reduciría tu periodo de pagos a seis años y medio. Elévalo al 10% y estarás libre en cerca de tres años y medio.

Cuando Consumer Reports Money Lab analizó diferentes formas de priorizar los pagos de tarjetas de crédito, encontramos que, el finiquitar la tarjeta con el interés más alto resultaba en un menor pago de intereses. Pero si ese saldo es muy grande, no vas a sentir tan pronto los resultados liberadores. Con el “enfoque bola de nieve,” planeas un presupuesto total para pagar tus tarjetas de crédito. Pagas el mínimo en los balances mayores y tratas de liquidar los más pequeños primero. Puede que termines pagando más intereses, pero te quitarás de encima un peso psicológico cada vez que termines con la deuda de una tarjeta. Además de que tener cuentas abiertas con balance en 0 puede ayudar a tu historial crediticio.

Tip 4: Acude con un asesor

Algunas veces hacer las cosas por tu cuenta resulta demasiado difícil.

Con un plan de gestión de deudas, un asesor puede negociar con la mayoría de los acreedores una tasa más baja y eliminar los cargos por pagos tardíos y otras penalizaciones. Entonces la agencia actuará como un consolidador, recaudando un pago mensual del deudor y distribuyendo estos fondos entre los acreedores. Las agencias no lucrativas que son miembros de la Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio cobran una cuota única de alrededor de $30. La mayoría requieren de una cuota de mantenimiento de $20 mensuales, en promedio. Antes de buscar la ayuda de una agencia, investígala con la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales (Better Business Bureau).

Evita las agencias lucrativas negociadoras de deudas, las cuales dicen negociar tu deuda por una cuota, pero no ofrecen asesoría o un plan de manejo de tu deuda. La Oficina de Protección Financiera al Consumidor dice que esos arreglos, por lo regular no pueden conseguir mejores términos de los que tú mismo podrías negociar.

Tip 5: Considera el último recurso.

Declararse en quiebra -bajo los Capítulos 7 y 13 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos- puede parecerla versión financiera de una explosión nuclear, pero los expertos dicen que puede ser una herramienta útil para algunas personas. “Tienes el mismo derecho que General Motors para eliminar una deuda sin garantía,” dice Georgette Milles, una abogada de Lanwside, N.J., con oficinas en Delaware, New York y Pennsylvania.

Bajo el Capítulo 13 de Bancarrota los balances de tarjetas de crédito pueden revertirse a cero. Puedes conservar tu casa y tu auto. Aún vas a deber hipotecas, préstamos para autos, y usualmente préstamos estudiantiles. El interés de tus préstamos estudiantiles continúa acumulándose durante el periodo de quiebra, pero estos acreedores no pueden exigirte un pago. Puedes extender o ponerte al corriente con otras deudas por hasta cinco años. Después de eso, tus préstamos estudiantiles regresan a los términos originales o renegociados.

El Capítulo 7 requiere que liquides activos para pagar tus deudas, pero también de deslinda de responsabilidad por ciertas deudas (exceptuando los préstamos estudiantiles). Eres elegible para el Capítulo 7 si tus ingresos se encuentran debajo de cierto límite. Las leyes estatales y federales para la bancarrota ofrecen excepciones que te protegen de tener que vender algunos bienes. Florida exenta residencias primarias; Nevada exenta préstamos a la vivienda de hasta $555,000 por pareja. La ley federal exenta vehículos en copropiedad con un valor de hasta $3,675, entre otros. La Seguridad Social, pensiones y cuentas de retiro también están exentas.

 

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
5 tips para manejar tus deudas / Mejora tu futuro económico

Recientemente se le pidió a un grupo de expertos en gestión de deudas sus mejores consejos sobre el manejo de éstas. Varios de ellos son asesores crediticios certificados, en agencias que están conectadas con la Fundación Nacional de Asesoramiento Crediticio, un grupo no lucrativo que ofrece ayuda gratuita o a un bajo costo. Estos tips te ayudarán a reducir lo que debes.

Tip 1: Después de presupuestar, hay que negociar

Un primer paso para los clientes de InCharge Debt Solutions en Orlando, Fla., es un análisis de ingresos, gastos y activos, comenta Mike Leon, gerente de operaciones de asesoramiento crediticio. Una vez hecho esto, él les ayuda a preparar un plan de gastos reducidos.

Leon también contacta a la compañía de la tarjeta de crédito del cliente para solicitar una tasa de interés más baja. Nos dice que frecuentemente logra negociar reducciones de hasta un sólo dígito para los clientes. Recientemente consiguió que una tasa de interés sobre u n saldo de $4,900 se recortara desde 16% hasta el 7%, y uno más de $2,550 que se redujo desde 24 hasta 6%.

Pero eso lo puedes hacer tú mismo. “Te sorprendería saber qué tanta gente no llama a sus acreedores antes de que su situación llegue al punto en donde empiezan a retrasarse,” dice Bruce McClary, el vocero de ClearPoint Credit Counseling Solutions en Seattle. Ellos serán más cooperativos contigo si estás todavía al corriente con tus pagos.

Tip 2: Consolida tus obligaciones

Juntar varias cuentas de crédito y préstamos en uno sólo con un sólo pago mensual puede ayudarte a manejar lo que debes. Hay dos tipos de consolidación de tu deuda que vale la pena considerar:

Combina tus préstamos estudiantiles. El universitario graduado promedio, con diploma del 2011, tiene una deuda de $27,000 con 8 a 12 préstamos estudiantiles, dice Mark Kantrowitz, editor de FastWeb.com y FinAid.org, dos sitios web especializados en las finanzas colegiales. Los prestatarios pueden simplificar sus vidas solicitando un Préstamo Federal de Consolidación Directa. El sitio web de ayuda federal a estudiantes tiene los detalles.

En la consolidación, la nueva tasa de interés  y pago mensual se determinan según el promedio ponderado de todas las tasas de los prestamos del estudiante y el resultante no puede exceder el 8.25%. Típicamente se ofrece a los estudiantes varias opciones de pago. El monto mínimo mensual de un préstamo consolidado puede ser, de hecho, más bajo que los pagos combinados para el prestatario de un préstamo federal.

Los padres con préstamos para la educación universitaria de sus hijos pueden consolidar sus préstamos PLUS Directos de tasa fija tomados del gobierno federal, pero no pueden agruparlos con los préstamos de sus hijos.

El sistema puede ayudar a identificar a aquéllos que son elegibles para la condonación de deudas y planes de pago basados en sus ingresos. Los préstamos originados con prestamistas privados no pueden consolidarse bajo este programa. Para más información acerca de cómo pagar tu universidad puedes leer “Los Prestatarios de Préstamos Estudiantiles No Deberían Obtener un Diploma en Deudas.”

Transfiere tu deuda a una tarjeta con una tasa menor. Algunas tarjetas de crédito ofrecen una tasa de introducción del 0% por tiempo limitado para los saldos transferidos. Usualmente vas a pagar una cuota de transferencia del 3 o 4% de tu saldo. Si no finiquitas el saldo para cuando el periodo de introducción haya expirado -normalmente de 12 a 18 meses- la tasa será mucho más alta, generalmente entre 12 y 22%. (Lee acerca de las mejores tarjetas de crédito para viajar.)

Si crees que no puedes pagar el balance dentro del periodo de introducción, será mejor optar por una tarjeta con una tasa fija baja. Una con una tasa relativamente baja por toda la duración de la transferencia del balance -4.99%- es la PenFed Promis Visa de la Unión Crediticia Federal del Pentágono. Aquéllas personas que no son empleados federales, no están conectados con la milicia u organizaciones participantes, pueden suscribirse a PenFed por una cuota mínima.

Tip 3: Establece prioridades en tus pagos

Si no puedes pagar todas tus deudas cada mes, Deanne Loonin, abogada de planta en el Centro de Legislación Nacional para el Consumidor en Boston, y autora de la “Guía para Sobrevivir la Deuda,” recomienda enfocarte en mantenerte al corriente con los préstamos garantizados, como préstamos para autos e hipotecas que están respaldados con propiedades. Dale una prioridad alta a aquéllas deudas relacionadas con las necesidades, como los servicios, y las deudas que no puedes cancelar, incluyendo préstamos estudiantiles e impuestos federales no pagados.

Debes tener un plan para lidiar con la deuda sin garantía de las tarjetas de crédito. Si hicieras únicamente los pagos mínimos del 2% sobre un saldo de $2,000 con un interés del 18%, te tomaría 24 años para finiquitar la deuda. El incrementar tus pagos a un 5% reduciría tu periodo de pagos a seis años y medio. Elévalo al 10% y estarás libre en cerca de tres años y medio.

Cuando Consumer Reports Money Lab analizó diferentes formas de priorizar los pagos de tarjetas de crédito, encontramos que, el finiquitar la tarjeta con el interés más alto resultaba en un menor pago de intereses. Pero si ese saldo es muy grande, no vas a sentir tan pronto los resultados liberadores. Con el “enfoque bola de nieve,” planeas un presupuesto total para pagar tus tarjetas de crédito. Pagas el mínimo en los balances mayores y tratas de liquidar los más pequeños primero. Puede que termines pagando más intereses, pero te quitarás de encima un peso psicológico cada vez que termines con la deuda de una tarjeta. Además de que tener cuentas abiertas con balance en 0 puede ayudar a tu historial crediticio.

Tip 4: Acude con un asesor

Algunas veces hacer las cosas por tu cuenta resulta demasiado difícil.

Con un plan de gestión de deudas, un asesor puede negociar con la mayoría de los acreedores una tasa más baja y eliminar los cargos por pagos tardíos y otras penalizaciones. Entonces la agencia actuará como un consolidador, recaudando un pago mensual del deudor y distribuyendo estos fondos entre los acreedores. Las agencias no lucrativas que son miembros de la Fundación Nacional para el Asesoramiento Crediticio cobran una cuota única de alrededor de $30. La mayoría requieren de una cuota de mantenimiento de $20 mensuales, en promedio. Antes de buscar la ayuda de una agencia, investígala con la Oficina de Buenas Prácticas Comerciales (Better Business Bureau).

Evita las agencias lucrativas negociadoras de deudas, las cuales dicen negociar tu deuda por una cuota, pero no ofrecen asesoría o un plan de manejo de tu deuda. La Oficina de Protección Financiera al Consumidor dice que esos arreglos, por lo regular no pueden conseguir mejores términos de los que tú mismo podrías negociar.

Tip 5: Considera el último recurso.

Declararse en quiebra -bajo los Capítulos 7 y 13 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos- puede parecerla versión financiera de una explosión nuclear, pero los expertos dicen que puede ser una herramienta útil para algunas personas. “Tienes el mismo derecho que General Motors para eliminar una deuda sin garantía,” dice Georgette Milles, una abogada de Lanwside, N.J., con oficinas en Delaware, New York y Pennsylvania.

Bajo el Capítulo 13 de Bancarrota los balances de tarjetas de crédito pueden revertirse a cero. Puedes conservar tu casa y tu auto. Aún vas a deber hipotecas, préstamos para autos, y usualmente préstamos estudiantiles. El interés de tus préstamos estudiantiles continúa acumulándose durante el periodo de quiebra, pero estos acreedores no pueden exigirte un pago. Puedes extender o ponerte al corriente con otras deudas por hasta cinco años. Después de eso, tus préstamos estudiantiles regresan a los términos originales o renegociados.

El Capítulo 7 requiere que liquides activos para pagar tus deudas, pero también de deslinda de responsabilidad por ciertas deudas (exceptuando los préstamos estudiantiles). Eres elegible para el Capítulo 7 si tus ingresos se encuentran debajo de cierto límite. Las leyes estatales y federales para la bancarrota ofrecen excepciones que te protegen de tener que vender algunos bienes. Florida exenta residencias primarias; Nevada exenta préstamos a la vivienda de hasta $555,000 por pareja. La ley federal exenta vehículos en copropiedad con un valor de hasta $3,675, entre otros. La Seguridad Social, pensiones y cuentas de retiro también están exentas.

 

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
%d bloggers like this: