Acoso a conductores latinos

Camionero latino = blanco seguro

dotLa discriminación hacia los latinos no es un tema nuevo, sino el pan nuestro de cada día, especialmente cuando te dedicas a trabajar en la carretera y eres un blanco fácil para ser detenido –e incluso multado- en cualquier punto de inspección simplemente por tu aspecto. ¿Te ha pasado algo así?

Imagina este escenario, eres un conductor que lleva todos sus papeles en regla, respetas los señalamientos de tránsito y realizas religiosamente las inspecciones a tu camión para mantenerlo en buen estado. Vamos, que eres un conductor modelo. Ahora imagina que te detiene un policía para una “inspección de rutina”. Tras checar tus documentos y quizá el estado del camión, el oficial debería dejarte ir, pero, como no está de buen humor –o simplemente porque tienes aspecto latino–, decide ponerse muy estricto con el reglamento; tanto que te determina que tu inglés no es lo suficientemente bueno –la única falta que encontró- y te entrega una multa de 500 dólares, la máxima posible a esta violación al reglamento.

Esto le pasó a Manuel Castillo, un conductor de California con más de veinte años de experiencia, quien fue detenido y multado en Alabama, Georgia, por el simple hecho de que un policía determinó que no hablaba inglés lo suficientemente bien, a pesar de que respondió en ese idioma todas sus preguntas. Efectivamente, esto es una falta al reglamento de la Administración Federal para la Seguridad en el Transporte (FCMSA por sus siglas en inglés), pero la verdad es que este tema parece haberse convertido en una “cacería de brujas” por parte de los policías de algunos estados.

Otro caso es la demanda colectiva que entabló la Unión Americana de Libertades Civiles en septiembre en contra del Sheriff Joe Arpaio de Maricopa County, en Arizona, la cual argumenta que tanto el Sheriff Arpaio como la Oficina del Sheriff de Maricopa County han establecido un patrón y prácticas ilegales contra conductores y pasajeros latinos en paradas de tráfico. Lamentablemente, la lista podría seguir por páginas, pero se dan una idea de por dónde va la cosa.

Las regulaciones del Departamento del Transporte (DOT por sus siglas en inglés) obligan a todo conductor de vehículos comerciales a “ser capaces de leer y hablar inglés con suficiente fluidez para” hablar con la gente, entender las señales de la carretera, responder “interrogatorios oficiales” y mantener registros. También, el DOT le da la potestad a cada estado de hacer cumplir este requerimiento. En el reglamento, no se menciona absolutamente nada de la apariencia de las personas, pero las autoridades han llegado a emitir más de 25,000 multas por inglés insuficiente en un año, las cuales se han dado a conductores de aspecto latino. Más aún, el panfleto en el que hablan sobre estas regulaciones aparece un hombre de apariencia hispana delante de un camión, lo cual parece una clara sugerencia de que la política de hablar inglés correctamente tiene mucho que ver con la apariencia del conductor.

Reglamentos

Muchos estados permiten que los conductores hagan una parte del examen escrito en idiomas diferentes al inglés, pero la FMCSA hace obligatorio que todos los que quieran una licencia comercial de manejo aprueban tanto el examen práctico como una inspección vehicular en inglés para obtener una licencia. Tanto conductores como quienes hacen el reglamento están de acuerdo que un nivel mínimo de inglés es necesario para mantener la seguridad en la carretera, para todo tipo de conductores, no solo de vehículos comerciales. Y tienen toda la razón del mundo.

Donde entramos en terreno más escabroso es cuando pensamos en cómo es exactamente que se aplica esta medida. Ciertamente, no hay un criterio objetivo y medible del nivel de inglés de una persona; no es como que le soples a un tubo –como ocurre con el alcoholímetro- y éste te arroje la cantidad de inglés que hablas. Es una infracción completamente a criterio del oficial que realice el examen y eso es lo que puede dar pie a prácticas poco sanas.

De acuerdo a las cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales de 2013, el 19 por ciento de los conductores comerciales en Estados Unidos es de origen latino. Lo cual quiere decir que hay 3,816,000 choferes hispanos circulando en las carreteras del país. 

Descargue el panfleto que reparte el DOT aquí

Tags:

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Acoso a conductores latinos

Camionero latino = blanco seguro

dotLa discriminación hacia los latinos no es un tema nuevo, sino el pan nuestro de cada día, especialmente cuando te dedicas a trabajar en la carretera y eres un blanco fácil para ser detenido –e incluso multado- en cualquier punto de inspección simplemente por tu aspecto. ¿Te ha pasado algo así?

Imagina este escenario, eres un conductor que lleva todos sus papeles en regla, respetas los señalamientos de tránsito y realizas religiosamente las inspecciones a tu camión para mantenerlo en buen estado. Vamos, que eres un conductor modelo. Ahora imagina que te detiene un policía para una “inspección de rutina”. Tras checar tus documentos y quizá el estado del camión, el oficial debería dejarte ir, pero, como no está de buen humor –o simplemente porque tienes aspecto latino–, decide ponerse muy estricto con el reglamento; tanto que te determina que tu inglés no es lo suficientemente bueno –la única falta que encontró- y te entrega una multa de 500 dólares, la máxima posible a esta violación al reglamento.

Esto le pasó a Manuel Castillo, un conductor de California con más de veinte años de experiencia, quien fue detenido y multado en Alabama, Georgia, por el simple hecho de que un policía determinó que no hablaba inglés lo suficientemente bien, a pesar de que respondió en ese idioma todas sus preguntas. Efectivamente, esto es una falta al reglamento de la Administración Federal para la Seguridad en el Transporte (FCMSA por sus siglas en inglés), pero la verdad es que este tema parece haberse convertido en una “cacería de brujas” por parte de los policías de algunos estados.

Otro caso es la demanda colectiva que entabló la Unión Americana de Libertades Civiles en septiembre en contra del Sheriff Joe Arpaio de Maricopa County, en Arizona, la cual argumenta que tanto el Sheriff Arpaio como la Oficina del Sheriff de Maricopa County han establecido un patrón y prácticas ilegales contra conductores y pasajeros latinos en paradas de tráfico. Lamentablemente, la lista podría seguir por páginas, pero se dan una idea de por dónde va la cosa.

Las regulaciones del Departamento del Transporte (DOT por sus siglas en inglés) obligan a todo conductor de vehículos comerciales a “ser capaces de leer y hablar inglés con suficiente fluidez para” hablar con la gente, entender las señales de la carretera, responder “interrogatorios oficiales” y mantener registros. También, el DOT le da la potestad a cada estado de hacer cumplir este requerimiento. En el reglamento, no se menciona absolutamente nada de la apariencia de las personas, pero las autoridades han llegado a emitir más de 25,000 multas por inglés insuficiente en un año, las cuales se han dado a conductores de aspecto latino. Más aún, el panfleto en el que hablan sobre estas regulaciones aparece un hombre de apariencia hispana delante de un camión, lo cual parece una clara sugerencia de que la política de hablar inglés correctamente tiene mucho que ver con la apariencia del conductor.

Reglamentos

Muchos estados permiten que los conductores hagan una parte del examen escrito en idiomas diferentes al inglés, pero la FMCSA hace obligatorio que todos los que quieran una licencia comercial de manejo aprueban tanto el examen práctico como una inspección vehicular en inglés para obtener una licencia. Tanto conductores como quienes hacen el reglamento están de acuerdo que un nivel mínimo de inglés es necesario para mantener la seguridad en la carretera, para todo tipo de conductores, no solo de vehículos comerciales. Y tienen toda la razón del mundo.

Donde entramos en terreno más escabroso es cuando pensamos en cómo es exactamente que se aplica esta medida. Ciertamente, no hay un criterio objetivo y medible del nivel de inglés de una persona; no es como que le soples a un tubo –como ocurre con el alcoholímetro- y éste te arroje la cantidad de inglés que hablas. Es una infracción completamente a criterio del oficial que realice el examen y eso es lo que puede dar pie a prácticas poco sanas.

De acuerdo a las cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales de 2013, el 19 por ciento de los conductores comerciales en Estados Unidos es de origen latino. Lo cual quiere decir que hay 3,816,000 choferes hispanos circulando en las carreteras del país. 

Descargue el panfleto que reparte el DOT aquí

Tags:

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
%d bloggers like this: