Abren la frontera

Tras la finalización del programa de transporte transfronterizo, la FMCSA tomó la polémica decisión de permitir a las empresas de transporte mexicano aplicar para obtener autorización de operación en territorio estadounidense más allá de la zona comercial fronteriza.

Por: Transporte Latino

Abren la fronteraLa Administración Federal para la Seguridad en el Transporte (FMCSA por sus siglas en inglés) anunció recientemente que los transportistas mexicanos pronto podrán aplicar para una autorización para operar más allá de la zona comercial fronteriza; es decir, internarse completamente en territorio norteamericano. Está por demás decir que es una decisión muy polémica que no ha caído nada en gracia los grupos de conductores de camiones como la Asociación de Transportistas Americanos (ATA) o la Asociación de Transportistas Operadores-Independientes (OOIDA por sus siglas en inglés); pero dicha decisión se tomó para hacer que Estados Unidos esté más cerca de cumplir con las obligaciones que le impone el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés), según afirman en el Departamento del Transporte.

Esta decisión se anuncia a tan solo tres meses desde la finalización del programa piloto de transporte transfronterizo, el cual tuvo una duración de tres años y fue implementado en el 2011 para reunir información sobre la seguridad operacional de los transportistas mexicanos, además de probar la viabilidad de abrir la frontera a empresas de transporte mexicanas. ¿Polémica? Sin duda. Especialmente si tomamos en cuenta que hace no mucho tiempo la Oficina del Inspector General reportó que la participación en dicho programa había sido muy baja, apenas 15 compañías contra las 46 que la FMCSA había dicho que necesitaba para tener resultados estadísticos válidos. Lo que sí es un hecho es que los transportistas participantes no solo tuvieron menos violaciones de seguridad que los norteamericano, sino que incluso obtuvieron mejores resultados.

Cómo funcionará

A todos los transportistas mexicanos que apliquen para obtener una autorización de operación con el Departamento de Tránsito (DOT por sus siglas en inglés) se les exigirá aprobar una Auditoría de Pre-Autorización para asegurarse de que cumplan de manera adecuada con las normas de horas de servicio y las leyes norteamericanas de pruebas de drogas. Los conductores deberán tener una licencia comercial de manejo emitida en Estados Unidos o una Licencia Federal de Conductor emitida en México; además, claro, de tener el dominio del inglés requerido por el DOT. Por último, la FMCSA señaló que todos los vehículos admitidos al programa serán sometidos a inspecciones estándar de Nivel 1 cada 90 días por al menos cuatro años.

El Departamento de Tránsito afirmó que con esta nueva política México eliminará impuestos de 2 mil millones de dólares a mercancías norteamericanas, los cuales habían sido establecidos como una represalia ante la falta de cumplimiento de Estados Unidos a sus obligaciones del Tratado de Libre Comercio. Estos aranceles se han aplicado desde el 2001, cuando un panel del NAFTA determinó que Estados Unidos no estaba cumpliendo con las previsiones de transporte transfronterizo del tratado.

Qué dice el DOT

dot1Aunque la FMCSA ya dio luz verde, la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Tránsito emitió un reporte el pasado 29 de diciembre con dos conclusiones clave sobre el programa de transporte transfronterizo realizado de 2011 a 2014: que el programa de la FMCSA cumplió con los requerimientos del Congreso, pero que hubo tan pocos participantes que la información obtenida es insuficiente.

El reporte de la OIG dice que confirma las conclusiones de la FMCSA acerca de los datos del programa, es decir, que los transportistas y conductores mexicanos no son menos seguros que los norteamericanos, pero que la escasa participación en el programa piloto hace imposible extrapolar las conclusiones al resto de transportistas mexicanos. “No pudimos determinar con confianza si los 15 transportistas son representativos”, dice el reporte de la OIG. “Sin poder determinar la representatividad de los 15 transportistas, uno no puede proyectar el desempeño en seguridad para el resto de empresas de transporte domiciliadas en México que podrían calificar para una autorización de operación a largo plazo para arrastres largos”.

Por su parte, la FMCSA rebatió estos argumentos. Marissa Padilla, vocera de la agencia, dijo que a pesar de que el número de participantes (15) fue bastante más reducido que el esperado inicialmente (31-46); el número de inspecciones realizadas durante los tres años de duración del programa fue mayor a 5,000, y la cantidad que la FMCSA buscaba en un principio era de 4,100. A este respecto, la OIG señaló que el 80 por ciento de estas inspecciones se realizaron solo a dos transportistas, y que estos contabilizaron el 90 por ciento de los cruces fronterizos del programa. Sin embargo, Padilla señaló que 351 de los 952 transportistas mexicanos estudiados en el programa recibieron autorización para operar durante los tres años del mismo, y esta fue una de las razones que la FMCSA tomó en cuenta para tomar la decisión de abrir la frontera, pero que la OIG no tomó en cuenta. Ustedes, amigos, ¿qué opinan? ¿Les parece bien que se abra la frontera a camioneros mexicanos?

Tags:

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Abren la frontera

Tras la finalización del programa de transporte transfronterizo, la FMCSA tomó la polémica decisión de permitir a las empresas de transporte mexicano aplicar para obtener autorización de operación en territorio estadounidense más allá de la zona comercial fronteriza.

Por: Transporte Latino

Abren la fronteraLa Administración Federal para la Seguridad en el Transporte (FMCSA por sus siglas en inglés) anunció recientemente que los transportistas mexicanos pronto podrán aplicar para una autorización para operar más allá de la zona comercial fronteriza; es decir, internarse completamente en territorio norteamericano. Está por demás decir que es una decisión muy polémica que no ha caído nada en gracia los grupos de conductores de camiones como la Asociación de Transportistas Americanos (ATA) o la Asociación de Transportistas Operadores-Independientes (OOIDA por sus siglas en inglés); pero dicha decisión se tomó para hacer que Estados Unidos esté más cerca de cumplir con las obligaciones que le impone el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés), según afirman en el Departamento del Transporte.

Esta decisión se anuncia a tan solo tres meses desde la finalización del programa piloto de transporte transfronterizo, el cual tuvo una duración de tres años y fue implementado en el 2011 para reunir información sobre la seguridad operacional de los transportistas mexicanos, además de probar la viabilidad de abrir la frontera a empresas de transporte mexicanas. ¿Polémica? Sin duda. Especialmente si tomamos en cuenta que hace no mucho tiempo la Oficina del Inspector General reportó que la participación en dicho programa había sido muy baja, apenas 15 compañías contra las 46 que la FMCSA había dicho que necesitaba para tener resultados estadísticos válidos. Lo que sí es un hecho es que los transportistas participantes no solo tuvieron menos violaciones de seguridad que los norteamericano, sino que incluso obtuvieron mejores resultados.

Cómo funcionará

A todos los transportistas mexicanos que apliquen para obtener una autorización de operación con el Departamento de Tránsito (DOT por sus siglas en inglés) se les exigirá aprobar una Auditoría de Pre-Autorización para asegurarse de que cumplan de manera adecuada con las normas de horas de servicio y las leyes norteamericanas de pruebas de drogas. Los conductores deberán tener una licencia comercial de manejo emitida en Estados Unidos o una Licencia Federal de Conductor emitida en México; además, claro, de tener el dominio del inglés requerido por el DOT. Por último, la FMCSA señaló que todos los vehículos admitidos al programa serán sometidos a inspecciones estándar de Nivel 1 cada 90 días por al menos cuatro años.

El Departamento de Tránsito afirmó que con esta nueva política México eliminará impuestos de 2 mil millones de dólares a mercancías norteamericanas, los cuales habían sido establecidos como una represalia ante la falta de cumplimiento de Estados Unidos a sus obligaciones del Tratado de Libre Comercio. Estos aranceles se han aplicado desde el 2001, cuando un panel del NAFTA determinó que Estados Unidos no estaba cumpliendo con las previsiones de transporte transfronterizo del tratado.

Qué dice el DOT

dot1Aunque la FMCSA ya dio luz verde, la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Tránsito emitió un reporte el pasado 29 de diciembre con dos conclusiones clave sobre el programa de transporte transfronterizo realizado de 2011 a 2014: que el programa de la FMCSA cumplió con los requerimientos del Congreso, pero que hubo tan pocos participantes que la información obtenida es insuficiente.

El reporte de la OIG dice que confirma las conclusiones de la FMCSA acerca de los datos del programa, es decir, que los transportistas y conductores mexicanos no son menos seguros que los norteamericanos, pero que la escasa participación en el programa piloto hace imposible extrapolar las conclusiones al resto de transportistas mexicanos. “No pudimos determinar con confianza si los 15 transportistas son representativos”, dice el reporte de la OIG. “Sin poder determinar la representatividad de los 15 transportistas, uno no puede proyectar el desempeño en seguridad para el resto de empresas de transporte domiciliadas en México que podrían calificar para una autorización de operación a largo plazo para arrastres largos”.

Por su parte, la FMCSA rebatió estos argumentos. Marissa Padilla, vocera de la agencia, dijo que a pesar de que el número de participantes (15) fue bastante más reducido que el esperado inicialmente (31-46); el número de inspecciones realizadas durante los tres años de duración del programa fue mayor a 5,000, y la cantidad que la FMCSA buscaba en un principio era de 4,100. A este respecto, la OIG señaló que el 80 por ciento de estas inspecciones se realizaron solo a dos transportistas, y que estos contabilizaron el 90 por ciento de los cruces fronterizos del programa. Sin embargo, Padilla señaló que 351 de los 952 transportistas mexicanos estudiados en el programa recibieron autorización para operar durante los tres años del mismo, y esta fue una de las razones que la FMCSA tomó en cuenta para tomar la decisión de abrir la frontera, pero que la OIG no tomó en cuenta. Ustedes, amigos, ¿qué opinan? ¿Les parece bien que se abra la frontera a camioneros mexicanos?

Tags:

Comments are closed.

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
%d bloggers like this: