7 opciones al ralentí 

opciones1

Apaga el motor

Limitar el tiempo en ralentí es una manera a prueba de balas de reducir los costos en combustible para las flotas de carretera. La pregunta clave en este tema es cómo lograrlo sin sacrificar la comodidad del conductor y por eso este mes te traemos un artículo que te resultará útil.

Todos los que estamos en la industria del transporte sabemos que el combustible no solo se quema cuando el camión está en movimiento, sino que muchas veces es necesario permanecer con el motor encendido para impulsar funciones auxiliares, como el sistema de refrigeración o las plataformas de carga, entre muchos otros. Evidentemente, esto afecta la cantidad de diesel que consumes y, al final del mes, la cantidad de dinero que gastas en él. Pero ahora, las normas ambientales son cada vez más estrictas, especialmente en ciudades y puertos, y restringen el tiempo que un camión puede pasar estacionado con el motor en marcha.

Y es que, dependiendo del tipo de trabajo, una flota de camiones puede pasar hasta un 50 por ciento de su tiempo en ralentí (estacionado con el motor encendido); aunque es más común que esa cifra ronde del 20 al 40%, de acuerdo a Aaron Peterson, ingeniero en jefe de desempeño de vehículos en Navistar. “Como regla general, cada 10% de tiempo en ralentí reducido equivale a un punto porcentual en ahorro de combustible”, dice Peterson.

Afortunadamente, hoy en día la tecnología ha hecho posible que uno aborde este problema por varios frentes. Sin embargo, todavía hay muchos transportistas que no se benefician de estos avances por no implementar políticas o actualizar su tecnología. “Algunas flotas pequeñas o medianas simplemente no han tomado cartas en el tema de la reducción de costos en ralentí”, comenta John Denelly, vicepresidente de mercadotecnia en Espar Products. “Más del 50% de los vehículos ahí fuera no implementan una reducción del ralentí”.

La pregunta entonces es, ¿por qué no hay más gente haciéndolo? “Desde mi punto de vista, las flotas son bastante conscientes del tiempo en ralentí”, dice Peterson. “Pero también lo son de la rotación de conductores y quieren asegurarse de proveer el nivel de comodidad que ellos esperan”. Pero para lograr esto sin tener el motor en marcha, tienes que invertir en energía, calefacción y refrigeración auxiliares. Y es que hoy en día necesitas esta tecnología para reclutar operadores y conductores, pues ¿quién en su sano juicio no quiere poder ver la televisión, jugar PlayStation o hablar por Skyper con su familia o descansar a un lado del camino a 90 grados?

Para algunas flotas, también se trata de un tema de peso. Dependiendo de la aplicación, el ahorro en combustible quizá no compense las libras de carga que pierdes con una unidad de energía auxiliar. Y luego está el tema de la inversión inicial, pues si bien hay varias soluciones para reducir el ralentí, una unidad auxiliar de energía (APU por sus siglas en inglés) que pueda reducir casi a cero el tiempo en ralentí no es barata. “Nosotros exhortamos a la flotas a considerar el costo total de propiedad de una solución de reducción de ralentí”, dice Josh Lupu, gerente de mercadotecnia de Webasto Product North America. “Es decir, no se trata solamente del costo inicial. Hay que tomar en cuenta la eficiencia del producto para realmente calcular cuánto tardarás en recuperar la inversión”.

Según Dean Lande, gerente de la división de APU en Carrier Transicold, el tiempo de amortización puede ser relativamente corto en una APU, menos de tres años tomando en cuenta solamente los ahorros en combustible. Porque no hay que olvidar que un menor tiempo en ralentí significa también menos desgaste para el motor. “Puede representar una vida útil más larga y un mejor valor de canje”, afirma Lande.

Si bien en algún momento los productos para reducir el tiempo en ralentí pertenecían casi exclusivamente al mercado secundario, hoy en día varios fabricantes de camiones ofrecen APUs, calentadores de cabinas y otras soluciones para reducir el ralentí instaladas de fábrica, tanto desarrolladas por ellos como por otras compañías. Pero lo importante es que te hagas de alguna tecnología que te permita reducir el tiempo en operación del motor, por lo cual te traemos una lista de siete que podrían ayudarte.

7 opciones al ralentí 

1.- Apagado automático

Hacer que el motor se apague automáticamente podría considerarse como la “primera parada” para reducir el tiempo en ralentí. La capacidad de programarlo para que se apague tras cinco minutos -o menos- en ralentí es una función que ofrecen todos los fabricantes. “Programas como la anulación de temperatura ambiente permiten que el motor funcione en ralentí en temperaturas muy bajas o muy altas, lo cual crítico para quienes no utilizan APUs pero aún así quieren algunos beneficios de la reducción del ralentí”, explica Mary Aufdemberg, directora de mercadotecnia de producto en Freightliner.

2.- Calentadores de cabina

Esta solución es menos cara, más pequeña y menos pesada que una APU completa, pero no ofrece la suficiente electricidad para “cargas de hotel”, es decir, comodidades como televisión, computadoras, etcétera. Pueden funcionar utilizando refrigerante del motor, tal y como el sistema de refrigeración del camión, o pueden funcionar quemando diesel. Pueden formar parte de una instalación eléctrica APU o funcionar por sí mismos.

Un ejemplo es la Airtronic D2 de Espar, del tamaño de una hogaza de pan, utiliza diesel y se coloca bajo la litera. Saca un poco de combustible del tanque del camión y funciona como un horno de calentador casero, explica Dennehy. “Se controla mediante un termostato, así que puedes variar la temperatura tal y como haces en casa”.

3.- Aire acondicionado auxiliar

Existen algunas soluciones de refrigeración sin que tengas que recurrir a una APU completa. Dometic tiene un sistema de aire acondicionado auxiliar que utiliza energía de 12 volts que extrae de unas baterías mediante un convertidor. Estas son recargadas automáticamente por el alternador cuando el camión está en movimiento o conectado a una toma de corriente. Otra opción eléctrica es la BlueCool Truck de Webasto, la cual se recarga sola cuando el vehículo está en movimiento para poder enfriar la cabina durante las horas de descanso.

4.- Unidades de Energía Auxiliar 

Hay dos categorías principales de APUs: las que funcionan a diesel y las que utilizan electricidad. La ventaja del primer tipo es que si la configuras correctamente, puede soportar casi cualquier cantidad de televisiones, computadoras y otras amenidades además de las necesidades de calefacción y la refrigeración. La desventaja es que sigues quemando combustible, por poco que sea, y si trabajas en California deberás instalar un filtro de partículas de diesel.

Las APUs eléctricas son más silenciosas y no añaden otro motor a diesel al camión, con los consiguientes costos adicionales de combustible y mantenimiento. Lo malo es que necesitas ser más cuidadoso con el aire acondicionado y la carga de trabajo para asegurarte de que estarás cómodo durante tus horas de descanso sin tener que drenar mucho las baterías del camión. Para el reinicio de 34 horas, definitivamente vas a tener que prender el motor o conectarte a una toma de corriente.

Ambas APUs añaden peso al camión y requieren espacio en el bastidor o bajo la litera, aunque los fabricantes están haciendo su mejor esfuerzo para “castigar” lo menos posible la carga útil. La unidad LG200 a diesel de RigMaster, por ejemplo, pesa solamente 327 libras y utiliza menos espacio que una APU convencional, cuyo peso ronda las 500 libras. Sí, muchas flotas han reportado altos costos de mantenimiento de las APUs, especialmente las que usan diesel, por lo que fabricantes como Thermo King están trabajando en ello para incrementar el intervalo de mantenimiento a 1,500 horas.

Muchas APUs tienen la capacidad de conectarse a una toma de energía, especialmente a la eléctrica, porque esto les permite solucionar el problema de permanecer cómodo más allá de ocho o diez horas. Si no es posible conectarte, existe la opción de utilizar un sistema de encendido/apagado que monitorean la carga de las baterías y la temperatura del aceite del motor, los cuales, a intervalos programados, arrancan automáticamente el motor para recargar las baterías.

Ahora que si de plano quieres reducir a cero el encendido del motor, te conviene probar una APU como la Bergrstrom Nite, especialmente si tienes un camión de las marcas de Daimler Trucks (Freightliner y Western Star), los cuales utilizan cargadores que funcionan en combinación con tomas de energía para que la APU pueda funcionar durante los reinicios de 34 horas.

Pero si tienes un camión refrigerado que necesite pasar la noche fuera de casa quizá te convenga probar una APU como la Idle Free Electric que, cuando el motor está apagado y el refrigerador encendido, convierte la energía producida por el alternador del refrigerador en electricidad AC de 120 voltios utilizando un convertidor de onda sinusoidal. Esta energía es entonces utilizada para impulsar el aire acondicionado, la calefacción y las tomas de corriente de la cabina.

5.- Tomas de energía

Muchas de las tecnologías ya mencionadas pueden utilizarse en combinación con tomas de energía, la cual trae a la cabina voltaje AC común para que los conductores puedan utilizar hornos de microondas, mini refrigeradores y otros dispositivos eléctricos. Por supuesto, también funcionan de manera independiente a las tecnologías arriba descritas.

“La electrificación de las paradas de camiones provee beneficios ambientales derivados de no tener que mantener el motor del camión encendido, ni siquiera el de una APU”, comenta Lande de Carrier. “Y a un costo de alrededor de $1 por hora por electricidad, también puede ayudarte a ahorrar dinero cuando necesitas detenerte por cortos periodos de tiempo o para pasar la noche”.

Volvo fue el primer fabricante norteamericano en ofrecer conexiones para tomas de puerto de fábrica y, para reducir la necesidad de encender el motor para mantener las baterías cargadas, Volvo ofrece un kit de convertidor/inversor que puede recargarlas utilizando la toma de energía o alimentar aparatos de 110 volts directamente de la toma.

Lo único malo de esta tecnología es que la red de estaciones con tomas de corriente no es muy grande. El corredor de la I-5 entre Washington y California fue el primero completamente electrificado y cada año abren muchas más estaciones de servicio. De hecho, se espera que para el próximo año haya más de 100 operando en el país. Para encontrar un mapa de estaciones con tomas de energía visita el sitio www.afdc.energy.gov.

6.- Otras opciones fuera del camión

Hay algunas estaciones que instalan dispositivos en el estacionamiento que proveen no solamente electricidad, sino aire acondicionado, calefacción y otros elementos como televisión o internet. Quizá la más conocida sea IdleAir. “Sabemos que cerca del 90% de los camiones no tienen una APU o no pueden utilizar directamente tomas de energía”, dice Ethan Gruber, presidente de Convoy Solutions. “No creemos que haya un crecimiento en la demanda de tomas de energía de manera aislada”. Por esta razón, la empresa utiliza lo que llama soluciones de terminales dedicadas, en las que se conecta una enorme manguera a la ventana del conductor, la cual lleva corriente eléctrica, aire fresco filtrado, aire acondicionado y calefacción, y acceso a internet.

7.- No olvides la carga

El motor del camión no es el único que utiliza combustible, especialmente si hablamos de los camiones refrigerados. Aquí hay varias opciones. POr ejemplo, tanto Carrier Transicold como Thermo King ofrecen unidades de refrigeración que pueden utilizar tomas de corriente mediante una función en  modo de espera eléctrico. Para camiones refrigerados rígidos existen sistemas de plato frío disponibles en carrocerías de fabricantes como Johnson Refrigerated Truck Bodies, Hercules Manufacturing, Kidron o Morgan Corp.

Lo importante, de acuerdo a Nick Forte, es que estés consciente de que cada flota u operador tendrá que encontrar cuál es la tecnología o combinación de tecnologías que mejor le funcione. “Necesitas mirar de cerca tu modelo de negocio”, comenta Forte. “Quizá lo logres con una combinación de dos tecnologías diferentes. La clave es  involucrar a los operadores en el programa, ya que no importa qué soluciones emplees, éstas no sirven de nada si quien está tras el volante no las usa”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
7 opciones al ralentí 

opciones1

Apaga el motor

Limitar el tiempo en ralentí es una manera a prueba de balas de reducir los costos en combustible para las flotas de carretera. La pregunta clave en este tema es cómo lograrlo sin sacrificar la comodidad del conductor y por eso este mes te traemos un artículo que te resultará útil.

Todos los que estamos en la industria del transporte sabemos que el combustible no solo se quema cuando el camión está en movimiento, sino que muchas veces es necesario permanecer con el motor encendido para impulsar funciones auxiliares, como el sistema de refrigeración o las plataformas de carga, entre muchos otros. Evidentemente, esto afecta la cantidad de diesel que consumes y, al final del mes, la cantidad de dinero que gastas en él. Pero ahora, las normas ambientales son cada vez más estrictas, especialmente en ciudades y puertos, y restringen el tiempo que un camión puede pasar estacionado con el motor en marcha.

Y es que, dependiendo del tipo de trabajo, una flota de camiones puede pasar hasta un 50 por ciento de su tiempo en ralentí (estacionado con el motor encendido); aunque es más común que esa cifra ronde del 20 al 40%, de acuerdo a Aaron Peterson, ingeniero en jefe de desempeño de vehículos en Navistar. “Como regla general, cada 10% de tiempo en ralentí reducido equivale a un punto porcentual en ahorro de combustible”, dice Peterson.

Afortunadamente, hoy en día la tecnología ha hecho posible que uno aborde este problema por varios frentes. Sin embargo, todavía hay muchos transportistas que no se benefician de estos avances por no implementar políticas o actualizar su tecnología. “Algunas flotas pequeñas o medianas simplemente no han tomado cartas en el tema de la reducción de costos en ralentí”, comenta John Denelly, vicepresidente de mercadotecnia en Espar Products. “Más del 50% de los vehículos ahí fuera no implementan una reducción del ralentí”.

La pregunta entonces es, ¿por qué no hay más gente haciéndolo? “Desde mi punto de vista, las flotas son bastante conscientes del tiempo en ralentí”, dice Peterson. “Pero también lo son de la rotación de conductores y quieren asegurarse de proveer el nivel de comodidad que ellos esperan”. Pero para lograr esto sin tener el motor en marcha, tienes que invertir en energía, calefacción y refrigeración auxiliares. Y es que hoy en día necesitas esta tecnología para reclutar operadores y conductores, pues ¿quién en su sano juicio no quiere poder ver la televisión, jugar PlayStation o hablar por Skyper con su familia o descansar a un lado del camino a 90 grados?

Para algunas flotas, también se trata de un tema de peso. Dependiendo de la aplicación, el ahorro en combustible quizá no compense las libras de carga que pierdes con una unidad de energía auxiliar. Y luego está el tema de la inversión inicial, pues si bien hay varias soluciones para reducir el ralentí, una unidad auxiliar de energía (APU por sus siglas en inglés) que pueda reducir casi a cero el tiempo en ralentí no es barata. “Nosotros exhortamos a la flotas a considerar el costo total de propiedad de una solución de reducción de ralentí”, dice Josh Lupu, gerente de mercadotecnia de Webasto Product North America. “Es decir, no se trata solamente del costo inicial. Hay que tomar en cuenta la eficiencia del producto para realmente calcular cuánto tardarás en recuperar la inversión”.

Según Dean Lande, gerente de la división de APU en Carrier Transicold, el tiempo de amortización puede ser relativamente corto en una APU, menos de tres años tomando en cuenta solamente los ahorros en combustible. Porque no hay que olvidar que un menor tiempo en ralentí significa también menos desgaste para el motor. “Puede representar una vida útil más larga y un mejor valor de canje”, afirma Lande.

Si bien en algún momento los productos para reducir el tiempo en ralentí pertenecían casi exclusivamente al mercado secundario, hoy en día varios fabricantes de camiones ofrecen APUs, calentadores de cabinas y otras soluciones para reducir el ralentí instaladas de fábrica, tanto desarrolladas por ellos como por otras compañías. Pero lo importante es que te hagas de alguna tecnología que te permita reducir el tiempo en operación del motor, por lo cual te traemos una lista de siete que podrían ayudarte.

7 opciones al ralentí 

1.- Apagado automático

Hacer que el motor se apague automáticamente podría considerarse como la “primera parada” para reducir el tiempo en ralentí. La capacidad de programarlo para que se apague tras cinco minutos -o menos- en ralentí es una función que ofrecen todos los fabricantes. “Programas como la anulación de temperatura ambiente permiten que el motor funcione en ralentí en temperaturas muy bajas o muy altas, lo cual crítico para quienes no utilizan APUs pero aún así quieren algunos beneficios de la reducción del ralentí”, explica Mary Aufdemberg, directora de mercadotecnia de producto en Freightliner.

2.- Calentadores de cabina

Esta solución es menos cara, más pequeña y menos pesada que una APU completa, pero no ofrece la suficiente electricidad para “cargas de hotel”, es decir, comodidades como televisión, computadoras, etcétera. Pueden funcionar utilizando refrigerante del motor, tal y como el sistema de refrigeración del camión, o pueden funcionar quemando diesel. Pueden formar parte de una instalación eléctrica APU o funcionar por sí mismos.

Un ejemplo es la Airtronic D2 de Espar, del tamaño de una hogaza de pan, utiliza diesel y se coloca bajo la litera. Saca un poco de combustible del tanque del camión y funciona como un horno de calentador casero, explica Dennehy. “Se controla mediante un termostato, así que puedes variar la temperatura tal y como haces en casa”.

3.- Aire acondicionado auxiliar

Existen algunas soluciones de refrigeración sin que tengas que recurrir a una APU completa. Dometic tiene un sistema de aire acondicionado auxiliar que utiliza energía de 12 volts que extrae de unas baterías mediante un convertidor. Estas son recargadas automáticamente por el alternador cuando el camión está en movimiento o conectado a una toma de corriente. Otra opción eléctrica es la BlueCool Truck de Webasto, la cual se recarga sola cuando el vehículo está en movimiento para poder enfriar la cabina durante las horas de descanso.

4.- Unidades de Energía Auxiliar 

Hay dos categorías principales de APUs: las que funcionan a diesel y las que utilizan electricidad. La ventaja del primer tipo es que si la configuras correctamente, puede soportar casi cualquier cantidad de televisiones, computadoras y otras amenidades además de las necesidades de calefacción y la refrigeración. La desventaja es que sigues quemando combustible, por poco que sea, y si trabajas en California deberás instalar un filtro de partículas de diesel.

Las APUs eléctricas son más silenciosas y no añaden otro motor a diesel al camión, con los consiguientes costos adicionales de combustible y mantenimiento. Lo malo es que necesitas ser más cuidadoso con el aire acondicionado y la carga de trabajo para asegurarte de que estarás cómodo durante tus horas de descanso sin tener que drenar mucho las baterías del camión. Para el reinicio de 34 horas, definitivamente vas a tener que prender el motor o conectarte a una toma de corriente.

Ambas APUs añaden peso al camión y requieren espacio en el bastidor o bajo la litera, aunque los fabricantes están haciendo su mejor esfuerzo para “castigar” lo menos posible la carga útil. La unidad LG200 a diesel de RigMaster, por ejemplo, pesa solamente 327 libras y utiliza menos espacio que una APU convencional, cuyo peso ronda las 500 libras. Sí, muchas flotas han reportado altos costos de mantenimiento de las APUs, especialmente las que usan diesel, por lo que fabricantes como Thermo King están trabajando en ello para incrementar el intervalo de mantenimiento a 1,500 horas.

Muchas APUs tienen la capacidad de conectarse a una toma de energía, especialmente a la eléctrica, porque esto les permite solucionar el problema de permanecer cómodo más allá de ocho o diez horas. Si no es posible conectarte, existe la opción de utilizar un sistema de encendido/apagado que monitorean la carga de las baterías y la temperatura del aceite del motor, los cuales, a intervalos programados, arrancan automáticamente el motor para recargar las baterías.

Ahora que si de plano quieres reducir a cero el encendido del motor, te conviene probar una APU como la Bergrstrom Nite, especialmente si tienes un camión de las marcas de Daimler Trucks (Freightliner y Western Star), los cuales utilizan cargadores que funcionan en combinación con tomas de energía para que la APU pueda funcionar durante los reinicios de 34 horas.

Pero si tienes un camión refrigerado que necesite pasar la noche fuera de casa quizá te convenga probar una APU como la Idle Free Electric que, cuando el motor está apagado y el refrigerador encendido, convierte la energía producida por el alternador del refrigerador en electricidad AC de 120 voltios utilizando un convertidor de onda sinusoidal. Esta energía es entonces utilizada para impulsar el aire acondicionado, la calefacción y las tomas de corriente de la cabina.

5.- Tomas de energía

Muchas de las tecnologías ya mencionadas pueden utilizarse en combinación con tomas de energía, la cual trae a la cabina voltaje AC común para que los conductores puedan utilizar hornos de microondas, mini refrigeradores y otros dispositivos eléctricos. Por supuesto, también funcionan de manera independiente a las tecnologías arriba descritas.

“La electrificación de las paradas de camiones provee beneficios ambientales derivados de no tener que mantener el motor del camión encendido, ni siquiera el de una APU”, comenta Lande de Carrier. “Y a un costo de alrededor de $1 por hora por electricidad, también puede ayudarte a ahorrar dinero cuando necesitas detenerte por cortos periodos de tiempo o para pasar la noche”.

Volvo fue el primer fabricante norteamericano en ofrecer conexiones para tomas de puerto de fábrica y, para reducir la necesidad de encender el motor para mantener las baterías cargadas, Volvo ofrece un kit de convertidor/inversor que puede recargarlas utilizando la toma de energía o alimentar aparatos de 110 volts directamente de la toma.

Lo único malo de esta tecnología es que la red de estaciones con tomas de corriente no es muy grande. El corredor de la I-5 entre Washington y California fue el primero completamente electrificado y cada año abren muchas más estaciones de servicio. De hecho, se espera que para el próximo año haya más de 100 operando en el país. Para encontrar un mapa de estaciones con tomas de energía visita el sitio www.afdc.energy.gov.

6.- Otras opciones fuera del camión

Hay algunas estaciones que instalan dispositivos en el estacionamiento que proveen no solamente electricidad, sino aire acondicionado, calefacción y otros elementos como televisión o internet. Quizá la más conocida sea IdleAir. “Sabemos que cerca del 90% de los camiones no tienen una APU o no pueden utilizar directamente tomas de energía”, dice Ethan Gruber, presidente de Convoy Solutions. “No creemos que haya un crecimiento en la demanda de tomas de energía de manera aislada”. Por esta razón, la empresa utiliza lo que llama soluciones de terminales dedicadas, en las que se conecta una enorme manguera a la ventana del conductor, la cual lleva corriente eléctrica, aire fresco filtrado, aire acondicionado y calefacción, y acceso a internet.

7.- No olvides la carga

El motor del camión no es el único que utiliza combustible, especialmente si hablamos de los camiones refrigerados. Aquí hay varias opciones. POr ejemplo, tanto Carrier Transicold como Thermo King ofrecen unidades de refrigeración que pueden utilizar tomas de corriente mediante una función en  modo de espera eléctrico. Para camiones refrigerados rígidos existen sistemas de plato frío disponibles en carrocerías de fabricantes como Johnson Refrigerated Truck Bodies, Hercules Manufacturing, Kidron o Morgan Corp.

Lo importante, de acuerdo a Nick Forte, es que estés consciente de que cada flota u operador tendrá que encontrar cuál es la tecnología o combinación de tecnologías que mejor le funcione. “Necesitas mirar de cerca tu modelo de negocio”, comenta Forte. “Quizá lo logres con una combinación de dos tecnologías diferentes. La clave es  involucrar a los operadores en el programa, ya que no importa qué soluciones emplees, éstas no sirven de nada si quien está tras el volante no las usa”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app