Controla los gastos en llantas

Los neumáticos son uno de los componentes más importantes de tu camión. No solo porque son lo único que hay entre éste y la carretera, sino porque elegir uno que no sea el adecuado para la aplicación que realizas podría tener una menor vida útil o un mayor riesgo de fallas, lo que al final del día te hará desembolsar más dinero de lo necesario.

Tal y como pasa con un camión que lleve las relaciones de transmisión incorrectas, algo que hará que su dueño gaste muchos dólares para repararlo, así ocurre con uno equipado con las llantas incorrectas. Y es que hay muchos otros factores además del tamaño para elegir la llanta correcta para un camión en una aplicación determinada. Entre las variables que debes considerar están el tamaño y número de capas y la clasificación de peso relacionada, el diseño del dibujo, la profundidad del mismo, el compuesto y la posición de la llanta (dirección, tracción o arrastre).

Es elemental utilizar las llantas adecuadas no solamente a que te ahorrarás muchos problemas (léase averías, con sus respectivos costos), sino que también ahorrarás dinero en el costo por milla de la llanta y en el costo por milla del combustible. La elección es algo delicado porque los atributos que reducen un costo pueden incrementar el otro, por lo cual hay que tomar una decisión informada.

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente si tomamos en cuenta la creciente especialización de las llantas de los últimos años, pues los fabricantes ahora las hacen para satisfacer necesidades cada vez más específicas. No es ninguna novedad el hecho de que mientras más tiempo dure una llanta, menor será el costo, por lo cual es importante que te tomes el tiempo necesario para elegir la más adecuada.

Existen básicamente cuatro aplicaciones en las llantas: arrastres largos, regionales, todo terreno y urbanos. Cada aplicación tiene un promedio de vida útil, que puede ir desde tan solo 20,000 millas en las llantas para arrastres urbanos hasta más de 200,000 millas en las de un camión de arrastres largos.

Si estás buscando llantas para un nuevo camión, puedes elegir cualquier tamaño de llanta adecuado para la aplicación en que será utilizado. El tren motriz y los controladores del motor de un camión nuevo se establecen de acuerdo a las llantas que se le montan. Por otro lado, las llantas de repuesto podrían hacer necesario realizar ajustes al motor o el tren motriz. Además, cambiar el tamaño de las llantas podría traer consigo problemas de altura.
Por estas razones, más no siempre quiere decir mejor. Por ejemplo, las llantas que tienen un dibujo más profundo podrían desgastarse más rápido, quemar más combustible y hacer más ríspido el manejo si no se usan adecuadamente. En las aplicaciones de largo arrastre, por mencionar alguno, la tradicional medida de millas-hasta-removerlas ya no es el factor principal a la hora de elegir unas llantas; ahora importa más el rendimiento de combustible. Algunas flotas regionales están eligiendo llantas de dirección de baja resistencia a la rodadura en lugar de llantas con mayor resistencia a la fricción diseñadas para operaciones regionales. Los neumáticos podrán desgastarse más rápido, pero el dinero que ahorras en combustible compensa los costos extra de reemplazar las llantas con mayor frecuencia.

Para verlo con mayor claridad considera este escenario como ejemplo. Las llantas de dirección tienen una clasificación de resistencia a la rodadura de 125, las de tracción de 137, y el camión obtiene un rendimiento de 6 mpg. Si reemplazas ambas llantas por unas con la menor clasificación de resistencia a la rodadura posible (97 y 86, respectivamente), el rendimiento de combustible sube a 6.52 mpg.

Si bien es cierto que un dibujo menos profundo te da un mayor rendimiento de combustible, no es menos cierto que se desgasta más rápidol. La buena noticia es que los fabricantes de llantas están utilizando tecnologías para contrarrestar este hecho, empleando diferentes compuestos y silicatos para incrementar la vida útil de los neumáticos de baja resistencia a la rodadura (LRR, por sus siglas en inglés).

¿Cuánto ahorro con llantas LRR?

Para que te des cuenta de si te conviene o no cambiar a este tipo de llantas, pondremos un ejemplo en el que un camión recorre 125,000 millas anuales y el diesel tiene un costo por galón de $3. En este escenario, la llanta LRR tiene un rendimiento de combustible de 6.2 mpg y una duración de 170,000 millas, mientras que la llanta de alta resistencia a la rodadura (HRR, por sus siglas en inglés) obtiene 6.0 millas por galón y dura 200,000 millas.
En este ejemplo, la llanta LRR es la opción más rentable debido a que los ahorros en combustible son mucho mayores que el costo añadido de una menor vida útil. Sin embargo, como la economía de combustible y la vida útil varían de modelo a modelo y dependen mucho de la aplicación y otros factores, el ahorro puede variar considerablemente.

Ahorros en combustible Ahorros en llantas Costos totales anuales
Llanta normal de alta resistencia a la rodadura Llanta normal de alta resistencia a la rodadura Llanta normal de alta resistencia a la rodadura
Consumo de combustible:

125,000 millas/6 mpg = 20,833 galones

Costo por milla: $500/200,000 millas = $.0025/milla             Combustible $62,499

  • Costo Llanta $     313

$62,812

Costo del combustible:

20,833 galones x $3 = $62,499

Costo anual llanta: 125,000 x $.0025/milla = $ 313
Llanta de baja resistencia a la rodadura Llanta de baja resistencia a la rodadura Llanta de baja resistencia a la rodadura
Consumo de combustible:

125,000 millas/6.2 mpg = 20,161 galones

Costo por milla: $ 500 / 170,000 millas = $.0029/milla           Combustible  $ 60,483

  • Costo llanta $      363

$ 60,846

Costo del combustible:

20,161 galones x $3 = $60,483

Costo anual: 125,000 x $.0029/milla = $ 363 Ahorro anual

Costo total HRR $ 62,812

  • Costo total LRR $ 60,846

Ahorro anual llanta LRR $ 1,966  

Ahorro anual en combustible

HRR $ 62,499

  • LRR $ 60,483

$   2,016

Ahorro anual en costos

LRR $ 363

  • HRR $ 313

$ 50

BUENAS PRÁCTICAS AL COMPRAR LLANTAS

Busca el mejor costo-beneficio

Obtén lo más que puedas por tu dinero, independientemente de si gastas poco o mucho. Es tentador dejar que el precio sea el factor decisivo a la hora de comprar, pero el costo por milla y el potencial de vulcanización son aspectos más importantes a considerar. Hacer una elección informada requiere llevar registros escritos y actualizados de la fecha de compra, consumo de combustible y profundidad del dibujo, y después comparar los registros de los diferentes modelos de llanta que hayas usado. Otro factor a tomar en cuenta es la garantía.

Vulcaniza

Los principales fabricantes de llantas diseñan las carcasas para ser vulcanizadas. Actualmente, una llanta nueva puede vulcanizarse hasta cuatro veces después que termina la vida útil inicial del dibujo. El costo de una llanta vulcanizada es la mitad o menos del de una nueva. Lo malo es que algunos estados y transportistas restringen el uso de llantas vulcanizadas en los ejes de dirección. Y no todas las vulcanizaciones son iguales. Si no ha sido hecho por un distribuidor con buena reputación o si los emblemas de los costados han sido borrados, piensa dos veces antes de comprar.

Para comenzar y mantener un programa de vulcanización efectivo sigue estos consejos:

  • Asóciate con un vulcanizador de calidad en el que puedas confiar, que te de buenos productos y te ofrezca garantía. La Asociación de Llantas Vulcanizadas puede darte una lista de vulcanizadores confiables en tu zona.
  • Compra las mejores llantas que puedas pagar para obtener una carcasa con una mayor vida útil.
  • Monitorea la profundidad del dibujo. Las llantas de dirección deben ser vulcanizadas cuando la profundidad sea de 6/32vos de pulgada, mientras que las de tracción y arrastre a 5/32vos.
  • Sigue un plan de mantenimiento para las llantas para conservar la carcasa. Si la llanta no se daña en el camino, no es raro que un propietario-operador vulcanice una llanta de dirección dos veces, obteniendo tres “vidas” en esa posición.

Considera las llantas de base ancha

Las llantas de base ancha diseñadas para funcionar en ejes tándem (en lugar de dos “normales”) son más ligeras y ahorran combustible, además de ser más baratas que los neumáticos que reemplazan. Claro que tendrás que comprar los rines necesarios para poder usarlas, pero lo bueno es que también son vulcanizables. Con la ganancia en eficiencia de combustible del 4 por ciento que estas llantas ofrecen, los ahorros en combustible pagarán las ruedas y los rines en menos de tres años. Si trabajas en una aplicación sensible al peso, su mayor ligereza podría traer más beneficios, reduciendo el tiempo de retorno de la inversión dramáticamente. Utilizar un sistema de inflado automático de llantas puede subsanar la queja más común sobre estas llantas: la incapacidad de “cojear” a una estación de servicio con una llanta ponchada.

Usa un perfil bajo

En las aplicaciones de arrastres largos en carretera, una llanta con un bajo perfil con una menor altura que anchura ofrece varias ventajas en consumo de combustible, manejo, peso, altura total del camión y vida útil del dibujo respecto a las configuraciones normales. La proporción de aspecto -la altura de la pared expresada en un porcentaje relativo a la anchura en su punto más ancho- es de alrededor del 100 por ciento en las llantas 11R22.5 más comunes, lo cual quiere decir que la pared y el ancho son iguales. La proporción de aspecto de las llantas de bajo perfil es de alrededor del 80 por ciento con nomenclaturas más parecidas a las de los coches, como 295/75R22.5.

ALARGA LA VIDA ÚTIL DE LAS LLANTAS

Realiza mantenimiento regularmente

Un mantenimiento adecuado de las llantas, rines, cubos y la columna de la dirección te ayudarán a mantener bajos los costos en llantas. Los rines pierden alineación y balanceo de manera natural. Los bujes, amortiguadores, baleros y los vástagos de las válvulas se desgastan. Revisar la alineación periódicamente puede pagar grandes dividendos. Cuando empieces a ver un punto pesado o uno plano, la llantá habrá dejado de estar centrada en el eje, girando de manera incorrecta. Cuando tengas que desechar una llanta, inspecciónala para determinar la causa de la falla y registra el evento.

Los émbolos dentro de los amortiguadores crean fricción, y ésta crea calor, así que si el amortiguador está caliente -no la cubierta antipolvo en la mitad superior-, éste está trabajando. Si se siente frío, no está trabajando y deberás reemplazarlo. Asegúrate de revisar los bujes en la parte superior e inferior del amortiguador, y cambiarlos si no están en buen estado. Si el amortiguador se mueve cuando lo agitas con la mano, es momento de cambiar los bujes.

Mantén la presión de aire correcta

Mantener la presión de aire adecuada es gratis y relativamente fácil, por lo cual no deja de ser irónico que sea la medida de precaución más importante que puedes tomar con las llantas. Una llanta mal inflada es la causa más frecuente de fallas o desgaste prematuro, además de desperdiciar combustible. Las inspecciones diarias antes y después del viaje le dan al conductor la oportunidad de revisar la presión y detectar fugas, pinchaduras, vástagos de válvulas rotos u objetos enterrados (¿alguien dijo clavos?).

Incluso sin ningún daño, las llantas de un camión usualmente pierden una o dos libras de presión al mes. Una pinchadura pequeña podría hacer que pierdas tres libras de presión al día. Por cada libra de presión de aire perdida, la temperatura de la llanta se incrementa alrededor de dos grados, y las llantas calientes son más propensas a perder más rápido el dibujo y fallar. Tampoco se trata de sobreinflarlas, ya que esto ocasiona un desgaste rápido e irregular, además de incrementar el riesgo de dañarse al pasar sobre desechos y rozar las banquetas.

Algunos operadores utilizan selladores de llantas tanto para evitar ponchaduras como para mantener una presión de aire adecuada. Además, existen llantas para carretera que incluyen el sellador de fábrica. Un sellador de calidad habrá sido probado exhaustivamente y el vendedor deberá tener pruebas de ello. Si estás considerando comprar uno, pidelas con confianza.

Ten buenos hábitos de manejo
Ir a exceso de velocidad, frenar con fuerza o dar las vueltas muy cerradas ocasiona que las llantas se desgasten prematuramente o incluso lo hagan de modo irregular. Por el otro lado, acelerar, frenar o girar progresivamente puede extender la vida del dibujo. Muchos de los problemas causados por malos hábitos de manejo se reflejan en un desgaste irregular. Si notas que hay bamboleos o topes frecuentes, revisa tus llantas. Incluso si no has manejado bruscamente, busca un desgaste irregular en tus inspecciones diarias.


Combate el desgaste irregular

Revisa los componentes de los ejes y la suspensión (bujes, terminales de la dirección, pivots, amortiguadores, etc.), reemplazando cualquiera que muestre un desgaste excesivo. Cambia los amortiguadores del eje de dirección al menos cada vez que cambies las llantas; en los de tracción, se más agresivo y cámbialos a la mitad de la vida de las llantas y cuando las reemplaces. Considera comprar los amortiguadores super premium, que funcionan por varios cientos de miles de millas, y se pueden reconstruir.

Alínea seguido

Muchas personas creen que hay que poner llantas nuevas al camión antes de alinearlo, pero la realidad es la opuesta. Lleva tu camión al taller con las llantas viejas para que los técnicos puedan leer qué está mal con la alineación y determinar con mayor precisión cómo hacer ajustes que resuelvan los problemas.

Además, asegúrate que los cojinetes estén ajustados correctamente en todas las posiciones y revisa que monten bien. Busca un anillo en la llanta donde se une con el rin. Mide la distancia del rin a esa línea en cuatro puntos alrededor de la llanta; cada medida debería estar variar máximo 2/32vos de pulgada. Si la variación es mayor, será necesario remontar la llanta de manera adecuada.
Después de montar las llantas, revisa la excentricidad radial (la desviación de la llanta de un círculo perfecto) y lateral (la desviación de la pared de un plano perfecto). Ambas miden qué tan bien el ensamble de la llanta/rin está montado en el cubo. Los medidores de buena calidad para medir la excentricidad cuestan menos de $100.

ENTENDIENDO EL DIBUJO POR POSICIÓN

Elegir una llanta se trata de hacer concesiones, especialmente cuando se trata del dibujo adecuado. En general, las llantas de dirección son llantas de tipo “costilla” con un dibujo de profundidad media, mientras que las llantas de tracción suelen tener un dibujo más agresivo con surcos cruzados y una mayor profundidad para funcionar adecuadamente sobre lodo o nieve. Si una flota de camiones de carretera jamás sale de Florida, se vería beneficiada -tanto en desgaste como en economía de combustible-, utilizando llantas tipo costilla en todas las posiciones.

DIRECCIÓN

Cuatro o cinco costillas sólidas soportan las fuerzas laterales creadas durante el manejo y las curvas, así como la resistencia al viento.
El diseño del patrón del dibujo y los componentes de éste resisten un desgaste irregular en servicios de arrastre largos o medianos, o es resistente a los cortes para aplicaciones todoterreno.

La profundidad del dibujo le da una larga vida al tiempo que ofrece una baja resistencia a la rodadura para una mejor eficiencia en el consumo de combustible.

TRACCIÓN

El dibujo está diseñado con hombros cerrados en las aplicaciones de arrastres largos para prevenir el desgaste irregular y proveer un buen manejo.

El dibujo de hombros abiertos para operaciones regionales ofrece una mejor tracción. Llevan bloques en el eje central.

Dibujo profundo para una mayor vida útil, pero un compuesto de baja resistencia a la rodadura para economía de combustible.

ARRASTRE

Un dibujo poco profundo ofrece mayor vida útil y protege contra el desgaste irregular.

Hombros fuertes y sólidos para resistir las fuerzas de arrastre y los “banquetazos”.

El compuesto especial reduce la resistencia a la rodadura.

7 Matallantas

Si quieres mantener bajos los costos de las llantas para tu camión o flota, evita estos “asesinos” de los neumáticos.

  • Falta de inflado. Una llanta con poco aire trabaja más de lo debido. El potencial de dañarse aumenta más mientras menor presión haya.
  • Sobreinflar o sobrecargar. Cargar de más una llanta produce problemas similares a los de la falta de inflado. Nunca cargues una llanta más allá de su clasificación. En su lugar, ajusta la presión de aire para la carga o temperatura ambiental. El calor aumenta la temperatura, el frío la reduce.
  • Mala alineación. Si los rines no están bien alineados, las llantas no están girando derecho sobre la carretera, lo que acelera el desgaste.
  • Mantenimiento pobre a la suspensión. Olvidarse del sistema de suspensión creará un efecto de bola de nieve, con las llantas soportando estreses desiguales que cambian cada poco segundos, así como un sistema de suspensión que simplemente no puede ajustarse de manera que funcione correctamente.
  • Mal montaje o desmontaje. Esto incluye utilizar líquidos de arranque o herramientas con los bordes afilados, no limpiar el rin o inspeccionar la llanta para asegurarte de que no haya sido dañada, y reemplazar el sello central en lugar de reutilizar el viejo.
  • Reparaciones inadecuadas. Nunca utilices un parche tipo jeringa como un arreglo permanente a una llanta ponchada.

Llanta inadecuada para la aplicación. Solo algunas llantas están diseñadas para trabajar en más de una posición o aplicación. Una llanta o dibujo incorrectos no serán tan durables como si usaras los adecuados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app
app
app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Controla los gastos en llantas

Los neumáticos son uno de los componentes más importantes de tu camión. No solo porque son lo único que hay entre éste y la carretera, sino porque elegir uno que no sea el adecuado para la aplicación que realizas podría tener una menor vida útil o un mayor riesgo de fallas, lo que al final del día te hará desembolsar más dinero de lo necesario.

Tal y como pasa con un camión que lleve las relaciones de transmisión incorrectas, algo que hará que su dueño gaste muchos dólares para repararlo, así ocurre con uno equipado con las llantas incorrectas. Y es que hay muchos otros factores además del tamaño para elegir la llanta correcta para un camión en una aplicación determinada. Entre las variables que debes considerar están el tamaño y número de capas y la clasificación de peso relacionada, el diseño del dibujo, la profundidad del mismo, el compuesto y la posición de la llanta (dirección, tracción o arrastre).

Es elemental utilizar las llantas adecuadas no solamente a que te ahorrarás muchos problemas (léase averías, con sus respectivos costos), sino que también ahorrarás dinero en el costo por milla de la llanta y en el costo por milla del combustible. La elección es algo delicado porque los atributos que reducen un costo pueden incrementar el otro, por lo cual hay que tomar una decisión informada.

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente si tomamos en cuenta la creciente especialización de las llantas de los últimos años, pues los fabricantes ahora las hacen para satisfacer necesidades cada vez más específicas. No es ninguna novedad el hecho de que mientras más tiempo dure una llanta, menor será el costo, por lo cual es importante que te tomes el tiempo necesario para elegir la más adecuada.

Existen básicamente cuatro aplicaciones en las llantas: arrastres largos, regionales, todo terreno y urbanos. Cada aplicación tiene un promedio de vida útil, que puede ir desde tan solo 20,000 millas en las llantas para arrastres urbanos hasta más de 200,000 millas en las de un camión de arrastres largos.

Si estás buscando llantas para un nuevo camión, puedes elegir cualquier tamaño de llanta adecuado para la aplicación en que será utilizado. El tren motriz y los controladores del motor de un camión nuevo se establecen de acuerdo a las llantas que se le montan. Por otro lado, las llantas de repuesto podrían hacer necesario realizar ajustes al motor o el tren motriz. Además, cambiar el tamaño de las llantas podría traer consigo problemas de altura.
Por estas razones, más no siempre quiere decir mejor. Por ejemplo, las llantas que tienen un dibujo más profundo podrían desgastarse más rápido, quemar más combustible y hacer más ríspido el manejo si no se usan adecuadamente. En las aplicaciones de largo arrastre, por mencionar alguno, la tradicional medida de millas-hasta-removerlas ya no es el factor principal a la hora de elegir unas llantas; ahora importa más el rendimiento de combustible. Algunas flotas regionales están eligiendo llantas de dirección de baja resistencia a la rodadura en lugar de llantas con mayor resistencia a la fricción diseñadas para operaciones regionales. Los neumáticos podrán desgastarse más rápido, pero el dinero que ahorras en combustible compensa los costos extra de reemplazar las llantas con mayor frecuencia.

Para verlo con mayor claridad considera este escenario como ejemplo. Las llantas de dirección tienen una clasificación de resistencia a la rodadura de 125, las de tracción de 137, y el camión obtiene un rendimiento de 6 mpg. Si reemplazas ambas llantas por unas con la menor clasificación de resistencia a la rodadura posible (97 y 86, respectivamente), el rendimiento de combustible sube a 6.52 mpg.

Si bien es cierto que un dibujo menos profundo te da un mayor rendimiento de combustible, no es menos cierto que se desgasta más rápidol. La buena noticia es que los fabricantes de llantas están utilizando tecnologías para contrarrestar este hecho, empleando diferentes compuestos y silicatos para incrementar la vida útil de los neumáticos de baja resistencia a la rodadura (LRR, por sus siglas en inglés).

¿Cuánto ahorro con llantas LRR?

Para que te des cuenta de si te conviene o no cambiar a este tipo de llantas, pondremos un ejemplo en el que un camión recorre 125,000 millas anuales y el diesel tiene un costo por galón de $3. En este escenario, la llanta LRR tiene un rendimiento de combustible de 6.2 mpg y una duración de 170,000 millas, mientras que la llanta de alta resistencia a la rodadura (HRR, por sus siglas en inglés) obtiene 6.0 millas por galón y dura 200,000 millas.
En este ejemplo, la llanta LRR es la opción más rentable debido a que los ahorros en combustible son mucho mayores que el costo añadido de una menor vida útil. Sin embargo, como la economía de combustible y la vida útil varían de modelo a modelo y dependen mucho de la aplicación y otros factores, el ahorro puede variar considerablemente.

Ahorros en combustible Ahorros en llantas Costos totales anuales
Llanta normal de alta resistencia a la rodadura Llanta normal de alta resistencia a la rodadura Llanta normal de alta resistencia a la rodadura
Consumo de combustible:

125,000 millas/6 mpg = 20,833 galones

Costo por milla: $500/200,000 millas = $.0025/milla             Combustible $62,499

  • Costo Llanta $     313

$62,812

Costo del combustible:

20,833 galones x $3 = $62,499

Costo anual llanta: 125,000 x $.0025/milla = $ 313
Llanta de baja resistencia a la rodadura Llanta de baja resistencia a la rodadura Llanta de baja resistencia a la rodadura
Consumo de combustible:

125,000 millas/6.2 mpg = 20,161 galones

Costo por milla: $ 500 / 170,000 millas = $.0029/milla           Combustible  $ 60,483

  • Costo llanta $      363

$ 60,846

Costo del combustible:

20,161 galones x $3 = $60,483

Costo anual: 125,000 x $.0029/milla = $ 363 Ahorro anual

Costo total HRR $ 62,812

  • Costo total LRR $ 60,846

Ahorro anual llanta LRR $ 1,966  

Ahorro anual en combustible

HRR $ 62,499

  • LRR $ 60,483

$   2,016

Ahorro anual en costos

LRR $ 363

  • HRR $ 313

$ 50

BUENAS PRÁCTICAS AL COMPRAR LLANTAS

Busca el mejor costo-beneficio

Obtén lo más que puedas por tu dinero, independientemente de si gastas poco o mucho. Es tentador dejar que el precio sea el factor decisivo a la hora de comprar, pero el costo por milla y el potencial de vulcanización son aspectos más importantes a considerar. Hacer una elección informada requiere llevar registros escritos y actualizados de la fecha de compra, consumo de combustible y profundidad del dibujo, y después comparar los registros de los diferentes modelos de llanta que hayas usado. Otro factor a tomar en cuenta es la garantía.

Vulcaniza

Los principales fabricantes de llantas diseñan las carcasas para ser vulcanizadas. Actualmente, una llanta nueva puede vulcanizarse hasta cuatro veces después que termina la vida útil inicial del dibujo. El costo de una llanta vulcanizada es la mitad o menos del de una nueva. Lo malo es que algunos estados y transportistas restringen el uso de llantas vulcanizadas en los ejes de dirección. Y no todas las vulcanizaciones son iguales. Si no ha sido hecho por un distribuidor con buena reputación o si los emblemas de los costados han sido borrados, piensa dos veces antes de comprar.

Para comenzar y mantener un programa de vulcanización efectivo sigue estos consejos:

  • Asóciate con un vulcanizador de calidad en el que puedas confiar, que te de buenos productos y te ofrezca garantía. La Asociación de Llantas Vulcanizadas puede darte una lista de vulcanizadores confiables en tu zona.
  • Compra las mejores llantas que puedas pagar para obtener una carcasa con una mayor vida útil.
  • Monitorea la profundidad del dibujo. Las llantas de dirección deben ser vulcanizadas cuando la profundidad sea de 6/32vos de pulgada, mientras que las de tracción y arrastre a 5/32vos.
  • Sigue un plan de mantenimiento para las llantas para conservar la carcasa. Si la llanta no se daña en el camino, no es raro que un propietario-operador vulcanice una llanta de dirección dos veces, obteniendo tres “vidas” en esa posición.

Considera las llantas de base ancha

Las llantas de base ancha diseñadas para funcionar en ejes tándem (en lugar de dos “normales”) son más ligeras y ahorran combustible, además de ser más baratas que los neumáticos que reemplazan. Claro que tendrás que comprar los rines necesarios para poder usarlas, pero lo bueno es que también son vulcanizables. Con la ganancia en eficiencia de combustible del 4 por ciento que estas llantas ofrecen, los ahorros en combustible pagarán las ruedas y los rines en menos de tres años. Si trabajas en una aplicación sensible al peso, su mayor ligereza podría traer más beneficios, reduciendo el tiempo de retorno de la inversión dramáticamente. Utilizar un sistema de inflado automático de llantas puede subsanar la queja más común sobre estas llantas: la incapacidad de “cojear” a una estación de servicio con una llanta ponchada.

Usa un perfil bajo

En las aplicaciones de arrastres largos en carretera, una llanta con un bajo perfil con una menor altura que anchura ofrece varias ventajas en consumo de combustible, manejo, peso, altura total del camión y vida útil del dibujo respecto a las configuraciones normales. La proporción de aspecto -la altura de la pared expresada en un porcentaje relativo a la anchura en su punto más ancho- es de alrededor del 100 por ciento en las llantas 11R22.5 más comunes, lo cual quiere decir que la pared y el ancho son iguales. La proporción de aspecto de las llantas de bajo perfil es de alrededor del 80 por ciento con nomenclaturas más parecidas a las de los coches, como 295/75R22.5.

ALARGA LA VIDA ÚTIL DE LAS LLANTAS

Realiza mantenimiento regularmente

Un mantenimiento adecuado de las llantas, rines, cubos y la columna de la dirección te ayudarán a mantener bajos los costos en llantas. Los rines pierden alineación y balanceo de manera natural. Los bujes, amortiguadores, baleros y los vástagos de las válvulas se desgastan. Revisar la alineación periódicamente puede pagar grandes dividendos. Cuando empieces a ver un punto pesado o uno plano, la llantá habrá dejado de estar centrada en el eje, girando de manera incorrecta. Cuando tengas que desechar una llanta, inspecciónala para determinar la causa de la falla y registra el evento.

Los émbolos dentro de los amortiguadores crean fricción, y ésta crea calor, así que si el amortiguador está caliente -no la cubierta antipolvo en la mitad superior-, éste está trabajando. Si se siente frío, no está trabajando y deberás reemplazarlo. Asegúrate de revisar los bujes en la parte superior e inferior del amortiguador, y cambiarlos si no están en buen estado. Si el amortiguador se mueve cuando lo agitas con la mano, es momento de cambiar los bujes.

Mantén la presión de aire correcta

Mantener la presión de aire adecuada es gratis y relativamente fácil, por lo cual no deja de ser irónico que sea la medida de precaución más importante que puedes tomar con las llantas. Una llanta mal inflada es la causa más frecuente de fallas o desgaste prematuro, además de desperdiciar combustible. Las inspecciones diarias antes y después del viaje le dan al conductor la oportunidad de revisar la presión y detectar fugas, pinchaduras, vástagos de válvulas rotos u objetos enterrados (¿alguien dijo clavos?).

Incluso sin ningún daño, las llantas de un camión usualmente pierden una o dos libras de presión al mes. Una pinchadura pequeña podría hacer que pierdas tres libras de presión al día. Por cada libra de presión de aire perdida, la temperatura de la llanta se incrementa alrededor de dos grados, y las llantas calientes son más propensas a perder más rápido el dibujo y fallar. Tampoco se trata de sobreinflarlas, ya que esto ocasiona un desgaste rápido e irregular, además de incrementar el riesgo de dañarse al pasar sobre desechos y rozar las banquetas.

Algunos operadores utilizan selladores de llantas tanto para evitar ponchaduras como para mantener una presión de aire adecuada. Además, existen llantas para carretera que incluyen el sellador de fábrica. Un sellador de calidad habrá sido probado exhaustivamente y el vendedor deberá tener pruebas de ello. Si estás considerando comprar uno, pidelas con confianza.

Ten buenos hábitos de manejo
Ir a exceso de velocidad, frenar con fuerza o dar las vueltas muy cerradas ocasiona que las llantas se desgasten prematuramente o incluso lo hagan de modo irregular. Por el otro lado, acelerar, frenar o girar progresivamente puede extender la vida del dibujo. Muchos de los problemas causados por malos hábitos de manejo se reflejan en un desgaste irregular. Si notas que hay bamboleos o topes frecuentes, revisa tus llantas. Incluso si no has manejado bruscamente, busca un desgaste irregular en tus inspecciones diarias.


Combate el desgaste irregular

Revisa los componentes de los ejes y la suspensión (bujes, terminales de la dirección, pivots, amortiguadores, etc.), reemplazando cualquiera que muestre un desgaste excesivo. Cambia los amortiguadores del eje de dirección al menos cada vez que cambies las llantas; en los de tracción, se más agresivo y cámbialos a la mitad de la vida de las llantas y cuando las reemplaces. Considera comprar los amortiguadores super premium, que funcionan por varios cientos de miles de millas, y se pueden reconstruir.

Alínea seguido

Muchas personas creen que hay que poner llantas nuevas al camión antes de alinearlo, pero la realidad es la opuesta. Lleva tu camión al taller con las llantas viejas para que los técnicos puedan leer qué está mal con la alineación y determinar con mayor precisión cómo hacer ajustes que resuelvan los problemas.

Además, asegúrate que los cojinetes estén ajustados correctamente en todas las posiciones y revisa que monten bien. Busca un anillo en la llanta donde se une con el rin. Mide la distancia del rin a esa línea en cuatro puntos alrededor de la llanta; cada medida debería estar variar máximo 2/32vos de pulgada. Si la variación es mayor, será necesario remontar la llanta de manera adecuada.
Después de montar las llantas, revisa la excentricidad radial (la desviación de la llanta de un círculo perfecto) y lateral (la desviación de la pared de un plano perfecto). Ambas miden qué tan bien el ensamble de la llanta/rin está montado en el cubo. Los medidores de buena calidad para medir la excentricidad cuestan menos de $100.

ENTENDIENDO EL DIBUJO POR POSICIÓN

Elegir una llanta se trata de hacer concesiones, especialmente cuando se trata del dibujo adecuado. En general, las llantas de dirección son llantas de tipo “costilla” con un dibujo de profundidad media, mientras que las llantas de tracción suelen tener un dibujo más agresivo con surcos cruzados y una mayor profundidad para funcionar adecuadamente sobre lodo o nieve. Si una flota de camiones de carretera jamás sale de Florida, se vería beneficiada -tanto en desgaste como en economía de combustible-, utilizando llantas tipo costilla en todas las posiciones.

DIRECCIÓN

Cuatro o cinco costillas sólidas soportan las fuerzas laterales creadas durante el manejo y las curvas, así como la resistencia al viento.
El diseño del patrón del dibujo y los componentes de éste resisten un desgaste irregular en servicios de arrastre largos o medianos, o es resistente a los cortes para aplicaciones todoterreno.

La profundidad del dibujo le da una larga vida al tiempo que ofrece una baja resistencia a la rodadura para una mejor eficiencia en el consumo de combustible.

TRACCIÓN

El dibujo está diseñado con hombros cerrados en las aplicaciones de arrastres largos para prevenir el desgaste irregular y proveer un buen manejo.

El dibujo de hombros abiertos para operaciones regionales ofrece una mejor tracción. Llevan bloques en el eje central.

Dibujo profundo para una mayor vida útil, pero un compuesto de baja resistencia a la rodadura para economía de combustible.

ARRASTRE

Un dibujo poco profundo ofrece mayor vida útil y protege contra el desgaste irregular.

Hombros fuertes y sólidos para resistir las fuerzas de arrastre y los “banquetazos”.

El compuesto especial reduce la resistencia a la rodadura.

7 Matallantas

Si quieres mantener bajos los costos de las llantas para tu camión o flota, evita estos “asesinos” de los neumáticos.

  • Falta de inflado. Una llanta con poco aire trabaja más de lo debido. El potencial de dañarse aumenta más mientras menor presión haya.
  • Sobreinflar o sobrecargar. Cargar de más una llanta produce problemas similares a los de la falta de inflado. Nunca cargues una llanta más allá de su clasificación. En su lugar, ajusta la presión de aire para la carga o temperatura ambiental. El calor aumenta la temperatura, el frío la reduce.
  • Mala alineación. Si los rines no están bien alineados, las llantas no están girando derecho sobre la carretera, lo que acelera el desgaste.
  • Mantenimiento pobre a la suspensión. Olvidarse del sistema de suspensión creará un efecto de bola de nieve, con las llantas soportando estreses desiguales que cambian cada poco segundos, así como un sistema de suspensión que simplemente no puede ajustarse de manera que funcione correctamente.
  • Mal montaje o desmontaje. Esto incluye utilizar líquidos de arranque o herramientas con los bordes afilados, no limpiar el rin o inspeccionar la llanta para asegurarte de que no haya sido dañada, y reemplazar el sello central en lugar de reutilizar el viejo.
  • Reparaciones inadecuadas. Nunca utilices un parche tipo jeringa como un arreglo permanente a una llanta ponchada.

Llanta inadecuada para la aplicación. Solo algunas llantas están diseñadas para trabajar en más de una posición o aplicación. Una llanta o dibujo incorrectos no serán tan durables como si usaras los adecuados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app
app
app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app