Qué es el plan 401(k)

Prepárate para el retiro

No dejes que la falta de conocimiento sobre el 401(k) ponga en riesgo tu futuro. Entérate ahora cómo empezar a ahorrar para tu retiro, de manera que todo vaya sobre ruedas cuando te jubiles.

El plan 401(k) es un beneficio que ofrecen algunas empresas a sus empleados para ayudarles a ahorrar para el retiro. Estos planes de contribución definida tienen límites en el monto que puede ser invertido y el dinero es deducido directamente del salario antes de impuestos. Dependiendo del plan, el empleador está obligado a contribuir con cierta cantidad o tiene la opción de hacerlo. Y en caso de hacer la contribución, el empleado tiene derecho a tomar posesión del aporte de forma automática o en un periodo específico según lo defina el plan.

¿Cómo funciona?

Tu eliges qué cantidad de dinero quieres invertir – dentro de los límites- y esa contribución se deducirá automáticamente de tu sueldo. La aportación se realiza antes del cobro de impuestos al ingreso y se deposita en el plan de inversión que hayas elegido. Puedes seleccionar fondos mutuos, títulos de valores individuales, anualidades o bonos. Tanto la elección de los instrumentos de inversión como el riesgo de las inversiones son tu responsabilidad.

Como estos planes están pensados como un ahorro para la vejez, por el Servicio de Rentas Internas (IRS por sus siglas en inglés) restringe el acceso a estos fondos antes de la jubilación. Pero si estás en dificultades económicas, es posible que tu plan te deje hacer retiros. El IRS acepta seis razones que pudiera considerar como necesidad financiera inmediata:

• Ciertos gastos médicos no reembolsados.
• La compra de la residencia principal.
• La matrícula de una institución postsecundaria para el año siguiente.
• Evitar el desalojo o la ejecución de la hipoteca de su vivienda.

• Ciertas catástrofes naturales.
• Gastos funerarios.

¿Me cobran por sacar mi dinero?

Cuando se retiran los fondos del 401(k) antes de la edad de la jubilación, hay que pagar los impuestos que no fueron cobrados por el gobierno al depositar el dinero. Además es muy posible que la empresa de inversiones te cobre una penalización del 10% por retiro anticipado.

Es muy raro que alguien trabaje en la misma empresa toda su vida, por lo cual la ley tiene previsiones para cuando cambias de trabajo. Generalmente, tendrás cuatro opciones con respecto a tu dinero:

• Dejarlo dinero en el plan actual.
• Transferirlo directamente a un plan de jubilación autorizado patrocinado por otro empleador.
• Transferirlo a una cuenta de jubilación individual (IRA, por sus siglas en inglés) que no están patrocinadas por una empresa.

• Efectuar un retiro total o parcial en efectivo. En este caso tendrás que pagar los impuestos que no han sido cobrados sobre este dinero y posiblemente algunas penalizaciones.

La mejor forma de realizar estas transacciones es comunicándose con su antiguo empleador y con la empresa nueva para que le expliquen cómo realizar estas transacciones.

¿Cuánto ahorrar?

La mayoría de los asesores financieros recomiendan se ahorre al menos un 10% del salario. Sin embargo, si esto resulta demasiado difícil, prueba con la opción de un 1%. Empiez ahorrando una cantidad que pueda afrontar y cada año que pase aumente en un 1%. Pronto estarás ahorrando más de lo que piensas.

Para comenzar a ahorrar, lo más fácil es hablar con el departamento de recursos humanos de tu empresa y preguntar acerca de los planes de pensión que hay disponibles en la compañía y si existen beneficios adicionales, como por ejemplo si ellos contribuyen dinero adicional sobre el dinero que tu aportarías.
Límites para 2017

Para el año fiscal 2017, los participantes del plan 401(k) pueden elegir entre colocar hasta $18,000 de su salario su cuenta de ahorro, con $6,000 adicionales para los participantes de más de 50 años. Estos límites han permanecido sin cambios en los últimos dos años. Sin embargo, los límites totales de contribuciones 401(k) se incrementaron para 2017. Ahora, el límite es de $54,000 incluyendo tus aplazamientos electivos, así como cualquier contribución del empleador, contribuciones no electivas del empleado y cualquier confiscación o decomiso. Pero si tienes más de 50 años, tendrás un incremento de $6,000 a este límite, lo cual da un total de $60,000. Además, hay que tomar en cuenta que no puedes hacer contribuciones mayores a tu remuneración total.

Límites a las aportaciones a través de los años

Año Fiscal 2017 Año Fiscal  2016 Año Fiscal  2015 Año Fiscal  2014 Año Fiscal  2013
Máximo de Aplazamientos Electivos $18,000 $18,000 18,000 $17,500
Contribución Total Máxima $54,000 $53,000 $53,000 $52,000
Contribución para dar alcance $6,000 $6,000 $6,000 $5,500

401(k) individual

Si eres una persona autoempleada, puedes elegir participar en tu propio plan 401(k), usualmente denominado individual. En esta situación, eres considerado tanto el empleador como el empleado para efectos de contribución.

Por el lado del empleado, aplica el mismo límite de $18,000 a los aplazamientos electivos, y puedes aplazar hasta $24,000 si eres mayor de 50 años. Además, la contribución de tu empleador puede ser de hasta el 25% de tu remuneración. No importa cuánto dinero ganes como un autoempleado, sigue aplicando el límite total de $54,000 ($60,000 para mayores de 50) para el 401(k) individual.

Además de un 401(k) individual, las personas autoempleadas tienen la opción de ahorrar para el retiro en otro tipo de cuentas especiales, como la SIMPLE IRA or SEP-IRA. Cada una de estas cuentas tiene sus propios límites y reglas para las contribuciones, así que estudia a fondo cada una para ver cuál te conviene más. Por supuesto, las personas autoempleadas pueden aprovechar las cuentas de ahorro para el retiro (IRA por sus siglas en inglés) tradicionales y Roth.

Límites y beneficios a la contribución IRA en 2017

Las IRA tradicionales y Roth son el otro tipo más común de cuentas de ahorro para el retiro. Ambas permiten contribuciones de $5,500 para el año fiscal 2017, con un extra de $1,000 para los mayores de 50 años. La principal diferencia entre estas cuentas es el tratamiento fiscal. Las IRA tradicionales funcionan parecido a los planes 401(k). Las contribuciones pueden deducibles de impuestos dependiendo de tus ingresos, pero tus retiros eventuales serán tratados como ingresos gravables.

Por el otro lado, las contribuciones Roth se hacen después de presentar impuestos. Esto quiere decir que no obtendrás una deducción para el año fiscal corriente, pero los retiros calificados estarán completamente libres de impuestos. Como se presentan después de impuestos, las cuentas Roth tienen varios beneficios más, por ejemplo:

  • Como ya pagaste impuestos sobre ellas, pueden retirarse sin penalización en cualquier momento (pero no los beneficios de la inversión).
  • Las IRA Roth no tienen distribuciones mínimas obligatorias, al contrario que las 401(k) y las IRA convencionales.
  • Puedes aportar a una Roth, sin importar tu edad, si tienes mayores ingresos (aunque hay un límite a los ingresos).

Ambos tipos de cuenta IRA permiten que tus inversiones crezcan y se compongan con impuestos diferidos, lo cual quiere decir que no te tendrás que preocupar por pagar impuestos en plusvalías y dividendos cada año. Si bien los límites a las aportaciones son significativamente más bajos que en los 401(k), las IRA pueden ser una buena adición a tu estrategia para el retiro por unas cuantas razones:

*Las IRA te permiten invertir en cualquier fondo de acciones, bonos o mutuo que elijas, mientras que el 401(k) limita tu número de inversiones a elegir.

*Como tienes tantas opciones, puedes encontrar fondos de inversión comparables a tus ofertas 401(k) pero con tarifas más bajas.

*Las IRA Roth te permiten fijar tu tasa fiscal actual y no afectarán tus contribuciones hasta el retiro.

*Si tu empleador ofrece un programa de igualar tus contribuciones, casi siempre es una buena idea contribuir lo suficiente para aprovecharlo. Sin embargo, si quieres mayor libertar con tus inversiones, una IRA puede ser una buena opción para cualquier ahorro para el retiro adicional.

Beneficios fiscales de las 401(k) y otras cuentas

Un beneficio enorme de las cuentas de ahorro para el retiro es que son deducibles de impuestos, ya al reducir tu carga tributaria, una mayor parte de tu dinero trabaja para el futuro. Por ejemplo, sin aportas $10,000 a tu 401(k) en 2017 y caes en el grupo del 25%, ahorrarás $2,500 en tu declaración de impuestos de 2017, comparado con lo que habrías tenido que pagar si no hubieras hecho ninguna contribución.

Además, los empleados con ingresos bajos a moderados puede aprovechar el crédito a las contribuciones al ahorro para el retiro, conocido como “crédito del ahorrador”, el cual literalmente te puede dar dinero para el retiro de manera gratuita. Dependiendo de tus ingresos, este crédito puede ser del 10, 20 o incluso el 50% de tus primeros $2,000 en aportaciones para el retiro cada año. Las parejas casadas pueden juntar el crédito para cada cónyuge, para un total de $4,000 en aportaciones.
Aquí hay una tabla que te ayudará a determinar tu elegibilidad para el crédito del ahorrador y cuánto dinero podría poner en tu bolsillo para el año fiscal 2017.

Crédito — % de Aportación Declaración Matrimonial Conjunta Jefe de Familia Otros contribuyentes
50% de Aportación Hasta $37,000 Hasta $27,750 Hasta $18,500
20% de Aportación $37,001-$40,000 $27,751-$30,000 $18,501-$20,000
10% de Aportación $40,001-$62,000 $30,001-$46,500 $20,001-$31,000
Ningún crédito AGI* superior a $62,000 AGI superior a $46,500 AGI superior a $31,000

AGI- Ingreso bruto ajustado

Tips para maximizar tu 401(k)

La manera más obvia de incrementar tu 401(k) es aportar lo más que puedas, pero para muchas personas no resulta práctico aportar lo máximo legalmente permitido. Sin embargo, te sorprenderá saber el impacto que puede tener un pequeño incremento a lo largo del tiempo. Si quieres aportar más a tu 401(k) pero no crees que puedes contribuir tanto como te gustaría de manera inmediata, incrementar gradualmente tus aportaciones puede ser un camino.

Una estrategia popular es incrementar tu tasa de aportación en un 1% de tu salario cada año hasta alcanzar la tasa de ahorros deseada. Por ejemplo, si quieres aportar el 10% de tu salario a tu 401(k) y actualmente aportas el 5%, intenta incrementar tu tasa al 6% en 2017, 7% en 2018 y así sucesivamente hasta que llegues al 10%.

Otra alternativa es incrementar tu tasa de aportaciones cada que te den un aumento. Por ejemplo, si recibes un incremento a tu salario del 3% este año y aumentas tu tasa de ahorro un 1%, tu sueldo aún será mayor y tu cuenta de ahorro crecerá más rápido.

Finalmente, otra movida inteligente con tu 401(k) que no requiere mucho esfuerzo es examinar las tarifas que pagas por las inversiones 401(k) y ver si hay alternativas más baratas que te den los mismos objetivos. Puedes encontrar las tarifas bajo el rubro proporción de gastos en la documentación de tu 401(k) y, normalmente, la cifra más baja es la mejor al comparar el mismo tipo de inversiones.

En resúmen, lo mejor que puedes hacer para ahorrar para el retiro es aportar tanto como estés cómodo haciéndolo y mientras más pronto mejor. Tu dinero nunca tendrá un mayor poder de capitalización que hoy, así que aprovecha y considera incrementar tu tasa de ahorro para el retiro lo más pronto posible, ya sea que maximizes tu 401(k) o decidas aprovechar alguno de los otros tipos de cuentas disponibles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Qué es el plan 401(k)

Prepárate para el retiro

No dejes que la falta de conocimiento sobre el 401(k) ponga en riesgo tu futuro. Entérate ahora cómo empezar a ahorrar para tu retiro, de manera que todo vaya sobre ruedas cuando te jubiles.

El plan 401(k) es un beneficio que ofrecen algunas empresas a sus empleados para ayudarles a ahorrar para el retiro. Estos planes de contribución definida tienen límites en el monto que puede ser invertido y el dinero es deducido directamente del salario antes de impuestos. Dependiendo del plan, el empleador está obligado a contribuir con cierta cantidad o tiene la opción de hacerlo. Y en caso de hacer la contribución, el empleado tiene derecho a tomar posesión del aporte de forma automática o en un periodo específico según lo defina el plan.

¿Cómo funciona?

Tu eliges qué cantidad de dinero quieres invertir – dentro de los límites- y esa contribución se deducirá automáticamente de tu sueldo. La aportación se realiza antes del cobro de impuestos al ingreso y se deposita en el plan de inversión que hayas elegido. Puedes seleccionar fondos mutuos, títulos de valores individuales, anualidades o bonos. Tanto la elección de los instrumentos de inversión como el riesgo de las inversiones son tu responsabilidad.

Como estos planes están pensados como un ahorro para la vejez, por el Servicio de Rentas Internas (IRS por sus siglas en inglés) restringe el acceso a estos fondos antes de la jubilación. Pero si estás en dificultades económicas, es posible que tu plan te deje hacer retiros. El IRS acepta seis razones que pudiera considerar como necesidad financiera inmediata:

• Ciertos gastos médicos no reembolsados.
• La compra de la residencia principal.
• La matrícula de una institución postsecundaria para el año siguiente.
• Evitar el desalojo o la ejecución de la hipoteca de su vivienda.

• Ciertas catástrofes naturales.
• Gastos funerarios.

¿Me cobran por sacar mi dinero?

Cuando se retiran los fondos del 401(k) antes de la edad de la jubilación, hay que pagar los impuestos que no fueron cobrados por el gobierno al depositar el dinero. Además es muy posible que la empresa de inversiones te cobre una penalización del 10% por retiro anticipado.

Es muy raro que alguien trabaje en la misma empresa toda su vida, por lo cual la ley tiene previsiones para cuando cambias de trabajo. Generalmente, tendrás cuatro opciones con respecto a tu dinero:

• Dejarlo dinero en el plan actual.
• Transferirlo directamente a un plan de jubilación autorizado patrocinado por otro empleador.
• Transferirlo a una cuenta de jubilación individual (IRA, por sus siglas en inglés) que no están patrocinadas por una empresa.

• Efectuar un retiro total o parcial en efectivo. En este caso tendrás que pagar los impuestos que no han sido cobrados sobre este dinero y posiblemente algunas penalizaciones.

La mejor forma de realizar estas transacciones es comunicándose con su antiguo empleador y con la empresa nueva para que le expliquen cómo realizar estas transacciones.

¿Cuánto ahorrar?

La mayoría de los asesores financieros recomiendan se ahorre al menos un 10% del salario. Sin embargo, si esto resulta demasiado difícil, prueba con la opción de un 1%. Empiez ahorrando una cantidad que pueda afrontar y cada año que pase aumente en un 1%. Pronto estarás ahorrando más de lo que piensas.

Para comenzar a ahorrar, lo más fácil es hablar con el departamento de recursos humanos de tu empresa y preguntar acerca de los planes de pensión que hay disponibles en la compañía y si existen beneficios adicionales, como por ejemplo si ellos contribuyen dinero adicional sobre el dinero que tu aportarías.
Límites para 2017

Para el año fiscal 2017, los participantes del plan 401(k) pueden elegir entre colocar hasta $18,000 de su salario su cuenta de ahorro, con $6,000 adicionales para los participantes de más de 50 años. Estos límites han permanecido sin cambios en los últimos dos años. Sin embargo, los límites totales de contribuciones 401(k) se incrementaron para 2017. Ahora, el límite es de $54,000 incluyendo tus aplazamientos electivos, así como cualquier contribución del empleador, contribuciones no electivas del empleado y cualquier confiscación o decomiso. Pero si tienes más de 50 años, tendrás un incremento de $6,000 a este límite, lo cual da un total de $60,000. Además, hay que tomar en cuenta que no puedes hacer contribuciones mayores a tu remuneración total.

Límites a las aportaciones a través de los años

Año Fiscal 2017 Año Fiscal  2016 Año Fiscal  2015 Año Fiscal  2014 Año Fiscal  2013
Máximo de Aplazamientos Electivos $18,000 $18,000 18,000 $17,500
Contribución Total Máxima $54,000 $53,000 $53,000 $52,000
Contribución para dar alcance $6,000 $6,000 $6,000 $5,500

401(k) individual

Si eres una persona autoempleada, puedes elegir participar en tu propio plan 401(k), usualmente denominado individual. En esta situación, eres considerado tanto el empleador como el empleado para efectos de contribución.

Por el lado del empleado, aplica el mismo límite de $18,000 a los aplazamientos electivos, y puedes aplazar hasta $24,000 si eres mayor de 50 años. Además, la contribución de tu empleador puede ser de hasta el 25% de tu remuneración. No importa cuánto dinero ganes como un autoempleado, sigue aplicando el límite total de $54,000 ($60,000 para mayores de 50) para el 401(k) individual.

Además de un 401(k) individual, las personas autoempleadas tienen la opción de ahorrar para el retiro en otro tipo de cuentas especiales, como la SIMPLE IRA or SEP-IRA. Cada una de estas cuentas tiene sus propios límites y reglas para las contribuciones, así que estudia a fondo cada una para ver cuál te conviene más. Por supuesto, las personas autoempleadas pueden aprovechar las cuentas de ahorro para el retiro (IRA por sus siglas en inglés) tradicionales y Roth.

Límites y beneficios a la contribución IRA en 2017

Las IRA tradicionales y Roth son el otro tipo más común de cuentas de ahorro para el retiro. Ambas permiten contribuciones de $5,500 para el año fiscal 2017, con un extra de $1,000 para los mayores de 50 años. La principal diferencia entre estas cuentas es el tratamiento fiscal. Las IRA tradicionales funcionan parecido a los planes 401(k). Las contribuciones pueden deducibles de impuestos dependiendo de tus ingresos, pero tus retiros eventuales serán tratados como ingresos gravables.

Por el otro lado, las contribuciones Roth se hacen después de presentar impuestos. Esto quiere decir que no obtendrás una deducción para el año fiscal corriente, pero los retiros calificados estarán completamente libres de impuestos. Como se presentan después de impuestos, las cuentas Roth tienen varios beneficios más, por ejemplo:

  • Como ya pagaste impuestos sobre ellas, pueden retirarse sin penalización en cualquier momento (pero no los beneficios de la inversión).
  • Las IRA Roth no tienen distribuciones mínimas obligatorias, al contrario que las 401(k) y las IRA convencionales.
  • Puedes aportar a una Roth, sin importar tu edad, si tienes mayores ingresos (aunque hay un límite a los ingresos).

Ambos tipos de cuenta IRA permiten que tus inversiones crezcan y se compongan con impuestos diferidos, lo cual quiere decir que no te tendrás que preocupar por pagar impuestos en plusvalías y dividendos cada año. Si bien los límites a las aportaciones son significativamente más bajos que en los 401(k), las IRA pueden ser una buena adición a tu estrategia para el retiro por unas cuantas razones:

*Las IRA te permiten invertir en cualquier fondo de acciones, bonos o mutuo que elijas, mientras que el 401(k) limita tu número de inversiones a elegir.

*Como tienes tantas opciones, puedes encontrar fondos de inversión comparables a tus ofertas 401(k) pero con tarifas más bajas.

*Las IRA Roth te permiten fijar tu tasa fiscal actual y no afectarán tus contribuciones hasta el retiro.

*Si tu empleador ofrece un programa de igualar tus contribuciones, casi siempre es una buena idea contribuir lo suficiente para aprovecharlo. Sin embargo, si quieres mayor libertar con tus inversiones, una IRA puede ser una buena opción para cualquier ahorro para el retiro adicional.

Beneficios fiscales de las 401(k) y otras cuentas

Un beneficio enorme de las cuentas de ahorro para el retiro es que son deducibles de impuestos, ya al reducir tu carga tributaria, una mayor parte de tu dinero trabaja para el futuro. Por ejemplo, sin aportas $10,000 a tu 401(k) en 2017 y caes en el grupo del 25%, ahorrarás $2,500 en tu declaración de impuestos de 2017, comparado con lo que habrías tenido que pagar si no hubieras hecho ninguna contribución.

Además, los empleados con ingresos bajos a moderados puede aprovechar el crédito a las contribuciones al ahorro para el retiro, conocido como “crédito del ahorrador”, el cual literalmente te puede dar dinero para el retiro de manera gratuita. Dependiendo de tus ingresos, este crédito puede ser del 10, 20 o incluso el 50% de tus primeros $2,000 en aportaciones para el retiro cada año. Las parejas casadas pueden juntar el crédito para cada cónyuge, para un total de $4,000 en aportaciones.
Aquí hay una tabla que te ayudará a determinar tu elegibilidad para el crédito del ahorrador y cuánto dinero podría poner en tu bolsillo para el año fiscal 2017.

Crédito — % de Aportación Declaración Matrimonial Conjunta Jefe de Familia Otros contribuyentes
50% de Aportación Hasta $37,000 Hasta $27,750 Hasta $18,500
20% de Aportación $37,001-$40,000 $27,751-$30,000 $18,501-$20,000
10% de Aportación $40,001-$62,000 $30,001-$46,500 $20,001-$31,000
Ningún crédito AGI* superior a $62,000 AGI superior a $46,500 AGI superior a $31,000

AGI- Ingreso bruto ajustado

Tips para maximizar tu 401(k)

La manera más obvia de incrementar tu 401(k) es aportar lo más que puedas, pero para muchas personas no resulta práctico aportar lo máximo legalmente permitido. Sin embargo, te sorprenderá saber el impacto que puede tener un pequeño incremento a lo largo del tiempo. Si quieres aportar más a tu 401(k) pero no crees que puedes contribuir tanto como te gustaría de manera inmediata, incrementar gradualmente tus aportaciones puede ser un camino.

Una estrategia popular es incrementar tu tasa de aportación en un 1% de tu salario cada año hasta alcanzar la tasa de ahorros deseada. Por ejemplo, si quieres aportar el 10% de tu salario a tu 401(k) y actualmente aportas el 5%, intenta incrementar tu tasa al 6% en 2017, 7% en 2018 y así sucesivamente hasta que llegues al 10%.

Otra alternativa es incrementar tu tasa de aportaciones cada que te den un aumento. Por ejemplo, si recibes un incremento a tu salario del 3% este año y aumentas tu tasa de ahorro un 1%, tu sueldo aún será mayor y tu cuenta de ahorro crecerá más rápido.

Finalmente, otra movida inteligente con tu 401(k) que no requiere mucho esfuerzo es examinar las tarifas que pagas por las inversiones 401(k) y ver si hay alternativas más baratas que te den los mismos objetivos. Puedes encontrar las tarifas bajo el rubro proporción de gastos en la documentación de tu 401(k) y, normalmente, la cifra más baja es la mejor al comparar el mismo tipo de inversiones.

En resúmen, lo mejor que puedes hacer para ahorrar para el retiro es aportar tanto como estés cómodo haciéndolo y mientras más pronto mejor. Tu dinero nunca tendrá un mayor poder de capitalización que hoy, así que aprovecha y considera incrementar tu tasa de ahorro para el retiro lo más pronto posible, ya sea que maximizes tu 401(k) o decidas aprovechar alguno de los otros tipos de cuentas disponibles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app