Yamaha SCR950 2017

Justo al blanco

Yamaha entra a la pelea de las scrambler con una motocicleta que hará las delicias de los fanáticos de esta tendencia. Con un precio amigable, buenas prestaciones y un diseño retro a más no poder, seguramente se venderá como pan caliente en un nicho cada vez más popular.

La onda retro en el mundo del motociclismo está en su apogeo y cada vez hay más fabricantes lanzando modelos. Este mes les presentamos la moto con la que Yamaha decidió entrar al ruedo: la SCR950. Basada en la Bolt, pero con estilo scrambler, utiliza el mismo motor de 942 cc, el cual está rodeado de un diseño marcadamente clásico que remite a las scramblers originales de los sesentas y setentas.

Si bien no se puede negar la influencia de una sportster de cierta compañía de Milwaukee en la Yamaha Bolt, lo cierto es que la primera incursión de la marca del diapasón en territorio scrambler es con el pie derecho, pues dejando la estética de lado, la Bolt es una moto con un excelente desempeño. Por esto, no es nada descabellado afirmar que la SCR950 será igual de buena.

Originalmente, una scrambler era una moto Universal Japanese Motorcycle (mejor conocidas como UJM), modificada para rodar fuera del asfalto. Algunas fueron modelos de fábrica, pero la gran mayoría se hicieron en garajes a lo largo y ancho de Estados Unidos y Europa, y fueron muy populares hasta la llegada de las motos enduro a mediados de los setenta.


Diseño

Con lo anterior en mente, resulta lógico que Yamaha lanzara una scrambler basada en un modelo existente. Y lo primero que te deja claro que estás viendo una moto para rodar fuera del asfalto son los fuelles en la horquilla y los rines con rayos cruzados. Pero eso no es todo, el manubrio tiene toda la apariencia de haber sido utilizado en una moto de cross.
El tanque en forma de gota y el asiento de banca ponen la conexión UJM, mientras que la placa lateral bajo el asiento con número al estilo de las carreras y el escape le añaden un toque de diseño de pista. Como la Bolt es una moto estándar y la SCR es básicamente una Bolt modificada para seguir rodando cuando se acaba el asfalto, podemos decir sin temor a equivocarnos que es una scrambler en el más puro sentido del término.

Chasis

Incluso los huesos de la SCR son de la vieja escuela con un ensamble de doble cuna que soporta y protege el motor. El cabezal de la dirección tiene una inclinación de 28.4 grados, lo cual sumado al resto del chasis nos da una distancia entre ejes de 61 pulgadas y un avance de 5.1 pulgadas.
Como los posapies están ubicados a la mitad de la moto, las piernas quedan en una posición muy neutral; mientra que el asiento de banca y el manubrio retrasado invitan a una posición de manejo deportiva, pero erguida y relajada. Nada de ir encorvado sobre la moto como ocurre con las deportivas o con los pies por delante como en las cruiser. La distancia al piso es de 5.5 pulgadas en los rieles inferiores y este es el punto más bajo, ya que el sistema de escape inclinado hacia arriba mantiene el mofle alejado del piso.

En cuanto a la suspensión, tenemos una horquilla convencional de 41 mm adelante y dos amortiguadores con resortes atrás, con un recorrido de 4.7 y 2.8 pulgadas, respectivamente. Claramente, no estamos hablando de cifras que se acerquen a las de una doble propósito y mucho menos a la de una cross; pero esa no es la idea con esta moto. Además, un conductor experimentado debería de poder recorrer caminos bastante agrestes a una velocidad moderada.

Los rines de aluminio llevan llantas de doble superficie con medidas de 1000/90 R19 adelante y 40/80 R17 atrás. Y los rayos entrecruzados no solo le dan a la SCR950 todo el encanto de la vieja escuela, sino que funcionan para hacer menos violentos algunas de las inclemencias con las que es fácil encontrarse al rodar fuera del asfalto (incluso sobre éste, cuando hay hoyos).

Para detenerla hay discos de freno de 298 mm en ambas ruedas -uno de cada lado de la moto-, con forma ondulada que les da cierta capacidad de limpiarse a sí mismos, algo que resulta muy conveniente cuando transitas en lodazales, además de disipar un poco mejor el calor. Los calipers (de dos pinzas delante y una atrás) tienen el tamaño perfecto para rodar fuera de las calles; aunque esto les resta algo de potencia en la carretera, pero al ser una moto pensada para rodar sobre tierra donde la tracción no es muy buena, no tiene sentido cargar más fuerza de frenado que la que puedes utilizar.


Motor y transmisión

A diferencia de muchas de las scramblers, la SCR950 de Yamaha trae un motor V-twin a 60 grados de 942 cc que entrega el torque desde abajo, como ocurre con los V-twins. La potencia es de 48.5 HP a 5,400 rpm y el torque máximo es de 54.1 lb-pie a 3,400 vueltas, cifras que no son especialmente impresionantes si tomamos en cuenta el peso de 547 libras. Pero no hay que olvidar que esta moto está pensada para un manejo técnico y controlado, no para dar saltos o hacer trucos complicados. Aún así, lleva una placa protectora para no dañar el motor con una piedra.

El enfriamiento es por aire y hay solo un árbol de levas para mover las cuatro válvulas. La relativamente baja relación de compresión de 9:1 ayuda a que el motor no se sobrecaliente y también sirve para que los pistones y rodamientos de aluminio forjado no se hagan pedazos. En cuanto a la transmisión, es de cinco velocidades por correa dentada y, junto al motor, le dan a la SCR950 un rendimiento de combustible de 51 mpg

El precio de la moto de $8,699 la hace ideal para comprarla como tu primera montura o para adquirirla solamente como un juguete de fin de semana. Eso sí, solamente podrás elegir entre dos colores: plata y rojo. Sin duda, Yamaha dio justo en el clavo con su primera scrambler, la cual llega a competir en un segmento cada vez más peleado donde actualmente sus rivales de BMW o Ducati son al menos $3,000 más caras. Sí, están mejor equipadas y tienen más tecnología, pero la SCR950 es la quintaesencia de lo que debe ser una scrambler, es divertida de manejar y no resulta muy cara. Y no creemos que alguien pueda quejarse de esto.

Ficha técnica
Motor
V-twin de 942 cc con  48.5 HP y 54.1 lb-pie
Transmisión
5 velocidades, por correa dentada
Suspensión delantera
Horquilla telescópica con 4.7” de recorrido
Suspensión trasera
Doble amortiguador con 2.8” de recorrido
Precio 
Desde $8,699

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app
app
app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Yamaha SCR950 2017

Justo al blanco

Yamaha entra a la pelea de las scrambler con una motocicleta que hará las delicias de los fanáticos de esta tendencia. Con un precio amigable, buenas prestaciones y un diseño retro a más no poder, seguramente se venderá como pan caliente en un nicho cada vez más popular.

La onda retro en el mundo del motociclismo está en su apogeo y cada vez hay más fabricantes lanzando modelos. Este mes les presentamos la moto con la que Yamaha decidió entrar al ruedo: la SCR950. Basada en la Bolt, pero con estilo scrambler, utiliza el mismo motor de 942 cc, el cual está rodeado de un diseño marcadamente clásico que remite a las scramblers originales de los sesentas y setentas.

Si bien no se puede negar la influencia de una sportster de cierta compañía de Milwaukee en la Yamaha Bolt, lo cierto es que la primera incursión de la marca del diapasón en territorio scrambler es con el pie derecho, pues dejando la estética de lado, la Bolt es una moto con un excelente desempeño. Por esto, no es nada descabellado afirmar que la SCR950 será igual de buena.

Originalmente, una scrambler era una moto Universal Japanese Motorcycle (mejor conocidas como UJM), modificada para rodar fuera del asfalto. Algunas fueron modelos de fábrica, pero la gran mayoría se hicieron en garajes a lo largo y ancho de Estados Unidos y Europa, y fueron muy populares hasta la llegada de las motos enduro a mediados de los setenta.


Diseño

Con lo anterior en mente, resulta lógico que Yamaha lanzara una scrambler basada en un modelo existente. Y lo primero que te deja claro que estás viendo una moto para rodar fuera del asfalto son los fuelles en la horquilla y los rines con rayos cruzados. Pero eso no es todo, el manubrio tiene toda la apariencia de haber sido utilizado en una moto de cross.
El tanque en forma de gota y el asiento de banca ponen la conexión UJM, mientras que la placa lateral bajo el asiento con número al estilo de las carreras y el escape le añaden un toque de diseño de pista. Como la Bolt es una moto estándar y la SCR es básicamente una Bolt modificada para seguir rodando cuando se acaba el asfalto, podemos decir sin temor a equivocarnos que es una scrambler en el más puro sentido del término.

Chasis

Incluso los huesos de la SCR son de la vieja escuela con un ensamble de doble cuna que soporta y protege el motor. El cabezal de la dirección tiene una inclinación de 28.4 grados, lo cual sumado al resto del chasis nos da una distancia entre ejes de 61 pulgadas y un avance de 5.1 pulgadas.
Como los posapies están ubicados a la mitad de la moto, las piernas quedan en una posición muy neutral; mientra que el asiento de banca y el manubrio retrasado invitan a una posición de manejo deportiva, pero erguida y relajada. Nada de ir encorvado sobre la moto como ocurre con las deportivas o con los pies por delante como en las cruiser. La distancia al piso es de 5.5 pulgadas en los rieles inferiores y este es el punto más bajo, ya que el sistema de escape inclinado hacia arriba mantiene el mofle alejado del piso.

En cuanto a la suspensión, tenemos una horquilla convencional de 41 mm adelante y dos amortiguadores con resortes atrás, con un recorrido de 4.7 y 2.8 pulgadas, respectivamente. Claramente, no estamos hablando de cifras que se acerquen a las de una doble propósito y mucho menos a la de una cross; pero esa no es la idea con esta moto. Además, un conductor experimentado debería de poder recorrer caminos bastante agrestes a una velocidad moderada.

Los rines de aluminio llevan llantas de doble superficie con medidas de 1000/90 R19 adelante y 40/80 R17 atrás. Y los rayos entrecruzados no solo le dan a la SCR950 todo el encanto de la vieja escuela, sino que funcionan para hacer menos violentos algunas de las inclemencias con las que es fácil encontrarse al rodar fuera del asfalto (incluso sobre éste, cuando hay hoyos).

Para detenerla hay discos de freno de 298 mm en ambas ruedas -uno de cada lado de la moto-, con forma ondulada que les da cierta capacidad de limpiarse a sí mismos, algo que resulta muy conveniente cuando transitas en lodazales, además de disipar un poco mejor el calor. Los calipers (de dos pinzas delante y una atrás) tienen el tamaño perfecto para rodar fuera de las calles; aunque esto les resta algo de potencia en la carretera, pero al ser una moto pensada para rodar sobre tierra donde la tracción no es muy buena, no tiene sentido cargar más fuerza de frenado que la que puedes utilizar.


Motor y transmisión

A diferencia de muchas de las scramblers, la SCR950 de Yamaha trae un motor V-twin a 60 grados de 942 cc que entrega el torque desde abajo, como ocurre con los V-twins. La potencia es de 48.5 HP a 5,400 rpm y el torque máximo es de 54.1 lb-pie a 3,400 vueltas, cifras que no son especialmente impresionantes si tomamos en cuenta el peso de 547 libras. Pero no hay que olvidar que esta moto está pensada para un manejo técnico y controlado, no para dar saltos o hacer trucos complicados. Aún así, lleva una placa protectora para no dañar el motor con una piedra.

El enfriamiento es por aire y hay solo un árbol de levas para mover las cuatro válvulas. La relativamente baja relación de compresión de 9:1 ayuda a que el motor no se sobrecaliente y también sirve para que los pistones y rodamientos de aluminio forjado no se hagan pedazos. En cuanto a la transmisión, es de cinco velocidades por correa dentada y, junto al motor, le dan a la SCR950 un rendimiento de combustible de 51 mpg

El precio de la moto de $8,699 la hace ideal para comprarla como tu primera montura o para adquirirla solamente como un juguete de fin de semana. Eso sí, solamente podrás elegir entre dos colores: plata y rojo. Sin duda, Yamaha dio justo en el clavo con su primera scrambler, la cual llega a competir en un segmento cada vez más peleado donde actualmente sus rivales de BMW o Ducati son al menos $3,000 más caras. Sí, están mejor equipadas y tienen más tecnología, pero la SCR950 es la quintaesencia de lo que debe ser una scrambler, es divertida de manejar y no resulta muy cara. Y no creemos que alguien pueda quejarse de esto.

Ficha técnica
Motor
V-twin de 942 cc con  48.5 HP y 54.1 lb-pie
Transmisión
5 velocidades, por correa dentada
Suspensión delantera
Horquilla telescópica con 4.7” de recorrido
Suspensión trasera
Doble amortiguador con 2.8” de recorrido
Precio 
Desde $8,699

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app
app
app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app