Comprar vs Arrendar

Cuando llega el momento de buscar un nuevo camión, son pocos quienes tienen el dinero -o las ganas de hacer un pago tan grande- para no recurrir al financiamiento. Pero ¿cuáles son las opciones que hay ahí afuera y cuál es la que más te conviene? ¿Un financiamiento tradicional o un arrendamiento? Al final, esa decisión solo la puedes tomar tu, pero en este artículo podrás darte una idea de los pros y contras de cada uno.

No estamos descubriendo el hilo negro si afirmamos que, en la última década, comprar un camión nuevo se ha convertido en una meta poco realista para muchos propietarios-operadores y transportistas pequeños debido a que los precios van de 140 a 150 mil dólares. El incremento constante se ha derivado de la aparición de ronda tras ronda de estándares de emisiones, las cuales han elevado sustancialmente los costos de los motores.

Anteriormente, comprar un camión de menos de 100 mil dólares usualmente tomaba 48 meses y los términos de los préstamos tradicionales estaban hechos para acabar de pagar antes de que la garantía venciera, de modo que muchos compradores mantuvieran bajos los costos de mantenimiento y maximizaran el valor de reventa.

Ahora, debido al tamaño de los pagos mensuales, no es raro ver plazos a 60, 72 o incluso a 84 meses; especialmente cuando se trata de propietarios-operadores, dice Troy Dickens, gerente general de Rush Truck Center en Nashville, Tennessee. Para un prestatario con buen historial crediticio, una compra con 7 por ciento de interés, sin pago inicial y un plazo de 60 meses tendría un pago mensual de $2,558. Hace no mucho tiempo, era posible pagar un camión de 80 mil dólares en un año menos (cuatro) por solo $1,916 al mes.

El cambio en la asequibilidad ha hecho del arrendamiento (leasing) y del arrendamiento con opción a compra alternativas cada vez más populares. La mayoría de los propietarios-operadores optan por la segunda opción por el derecho de propiedad que ofrece, con equidad en el capital al final del plazo. Las consideraciones al evaluar cualquier decisión de compra o renta van desde el costo total sobre los términos del acuerdo, la fuente, las implicaciones fiscales y las necesidades individuales a largo plazo de la empresa. Sin embargo, la mayoría de los propietarios-operadores que compran un camión nuevo prefieren utilizar el probado y comprobado préstamo tradicional como opción de financiamiento, hasta un 80 por ciento en el caso de Rush Truck Centers.

“Un conductor que tiene mucho capital, efectivo para el pago inicial, buen historial crediticio, etc., seguramente preferirá un préstamo tradicional donde él es el titular del derecho del camión”, comenta Todd Amen, presidente del proveedor de servicios empresariales ATBS. Por el otro lado, un “conductor que tenga poco capital, mal historial crediticio, etc., probablemente tomará un arrendamiento, donde la compañía financiera tiene el título del derecho del camión”, completa. “Hay muchas razones para esto, pero una de las más significativas es que estos son programas con devoluciones/requisiciones”. Si el conductor no puede mantenerse al día con los pagos, “la compañía financiera puede recuperar y volver a poner el camión en el mercado con mayor rapidez y eficiencia si es la titular del derecho”.

Por supuesto, hay muchas variaciones sobre esta idea: El arrendamiento con Cláusula de Ajuste al Terminar el Alquiler (TRAC por sus siglas en inglés), la forma básica de arrendamiento con opción a compra, tiene el objetivo de que la responsabilidad sea compartida entre el arrendador y el arrendatario.

Este instrumento le da al propietario-operador el derecho de propiedad al final del arrendamiento al tiempo que reduce el desembolso de efectivo durante ese periodo. El operador puede elegir entre pagar el remanente, o pago final, al terminar el plazo o tomar cualquier capital que pueda tener -si es que el camión vale más que la cantidad final adeudada-, y cambiar a un nuevo camión, utilizando el capital como pago inicial.

Garantizado directamente con el departamento de finanzas de un distribuidor, el arrendamiento TRAC usualmente estará disponible solo para quienes tengan un mejor historial crediticio del que se requiere para un préstamo tradicional actualmente, dice Dickens. La razón de que muchos propietarios-operadores no aprovechen un trato que les cuesta menos a largo plazo, Dickens comenta que “no se si siempre se les ofrezca”, tomando en cuenta los mayores requerimientos de crédito.


Los programas de arrendamiento con opción a compra de mayores costos de los transportistas más grandes usualmente han cerrado la brecha entre los menos solvente propietarios-operadores y los financiadores de arrendamientos TRAC, sugiere Amen. Las compañías de arrendamiento afiliadas a transportistas le rentan sus camiones a los conductores en un esfuerzo de incrementar la retención, inculcar el orgullo de la propiedad en conductores al hacerlos partícipes o simplemente para obtener ganancias con los contratos.

Amen cree que el creciente costo de los camiones puede tener un efecto en el incremento en el número de compradores que optan por dichas opciones de arrendamiento simplemente por la mayor responsabilidad financiera que ponen sobre el negocio los equipos costosos, dándole un descanso a los prestamistas y arrendadores tradicionales.

A tomar en cuenta

Cuando evalúes el arrendamiento de cualquier transportista, investígalo a conciencia y analiza cuidadosamente el arrendamiento, tomando en cuenta todos los costos y servicios. Desconfía si los pagos mensuales son mucho más altos de los que podrías obtener con un distribuidor de camiones nuevos o usados y los servicios complementarios como el mantenimiento, placas, camiones de repuesto y otros no están incluidos en el trato.

Si tienes dudas después de leer el contrato, considera contratar un abogado o asesor financiero para que lo revise. Asegúrate de que elementos como el pago inicial, semanal o mensual, el depósito de garantía de mantenimiento, la duración del contrato y lo que deberás al final del acuerdo esté estipulado. Si se trata de un arrendamiento con la posibilidad de salirte “sin mayor obligación”, revisa las condiciones de regreso del vehículo y los requisitos de mantenimiento.

Cómo sopesar las alternativas

En el ejemplo que te presentamos a continuación podrás ver las implicaciones fiscales de cada trato. Gastar dinero para aprovechar las deducciones a impuestos no es la mejor decisión de negocios, dicho esto, es importante tomar en cuenta las implicaciones fiscales al tomar una decisión entre comprar o arrendar. En el ejemplo, veremos a detalle cómo las deducciones generales se acumulan año tras año en cada escenario.

Camión de $150,000 con arrendamiento a 60 meses

  • Préstamo convencional sin pago inicial e interés del por ciento
  • Pago mensual: $2,970
  • Qué tienes al final: la propiedad, con la capacidad de aumentar tus ganancias al terminarse los pagos mensuales.
  • Qué no tienes: $178,200 en capital e intereses

Implicaciones fiscales: la compra de equipo es un bien depreciable durante tres años con deducciones normalmente durante cuatro años fiscales. También puedes deducir los pagos en intereses en cualquier plan de compra. Utilizando una fórmula de depreciación lineal, con el 17% del monto de compra deducido en el primer y el cuarto años y un 33% en los años dos y tres, las deducciones del costo total del préstamo se distribuirían como se muestra en la tabla. El que las deducciones de intereses se reduzcan y la depreciación caiga en el quinto año podría causar que la empresa subiera a una categoría tributaria más alta.

Deducción de la depreciación Deducciones de intereses
Año 1 $ 25,500 $ 9,677
Año 2 $ 49,500 $ 7,800
Año 3 $ 49,500 $ 5,788
Año 4 $ 25,500 $ 3,630
Año 5 $ 0 $ 1,315

Arrendamiento TRAC sin pago inicial y remanente del 15 por ciento al final del plazo

  • Pago mensual: $ 2,539 (más un promedio de $375 ahorrados cada mes para hacer el pago final (22,500) aunque no es obligatorio).
  • Qué tienes al final: Propiedad del camión y la capacidad de operar sin tener que hacer el pago mensual.
  • Qué no tienes al final: $ 174,840 de los pagos del préstamo.

Implicaciones fiscales: los pagos del arrendamiento son deducibles como un gasto de negocios directo. Reducen los ingresos gravables cada año bajo los términos de cualquier arrendamiento -en este caso $30,468 al año-. Comparado con la compra tradicional, las deducciones son menores en los primeros tres años, casi iguales en año cuatro y mucho más altas en el último año del arrendamiento. Más aún, después de hacer el pago residual para comenzar el sexto año, ese pago se toma como una inversión en un bien depreciable, tal como con el préstamo de compra. Asumiendo que se ahorran $375 mensuales para cubrir el pago residual, la depreciación lineal durante cuatro años fiscales deduciría $3,825 en los años 6 y 9 y $7,425 en los años 7 y 8.

Cuando el comprador utiliza algo como un calendario de deducciones concentradas, el arrendatario TRAC solo obtiene los beneficios fiscales asociados con el costo de $174,840 del trato si el camión permanece en servicio durante los años 8 o 9. Una cantidad residual más grande en este trata tendría el potencial de formar capital para un canje si el residual es mayor que el valor normal de mercado del camión. Esta es una estrategia común para quienes buscan reducir los desembolsos mensuales de efectivo a lo largo del arrendamiento.

Arrendamiento total, incluyendo mantenimiento, registro del camión, administración del IFTA, reemplazo del camión en caso de avería, etc.

  • Pago mensual: $2,300 + 7 centavos/milla. Si recorres 100,000 millas al año, el pago sería de $2,853.
  • Qué tienes al final: la responsabilidad continua de un pago mensual. Las opciones básicamente se limitan a iniciar un nuevo arrendamiento o regresar el camión, aunque obtener un financiamiento por el valor de mercado remanente del camión para comprarlo también podría ser una opción, dependiendo de la compañía.
  • Qué no tienes: $171,180 en pagos. Un camión para manejar a menos que inicies un nuevo arrendamiento o logres financiamiento.

Implicaciones fiscales: Como con el arrendamiento TRAC, todos los pagos mensuales son deducibles como gastos de negocios. Si bien las deducciones reducen los ingresos gravables en $34,236 anuales en este caso -cuatro mil más que el TRAC-, la falta del derecho a la propiedad te deja con pocas opciones fuera de firmar un nuevo acuerdo al finalizar el plazo. Cuantificar el beneficio de subcontratar el mantenimiento y la administración -es decir, cuánto vale esto para ti-, es clave para evaluar si el arrendamiento con mantenimiento incluido es adecuado para tu negocio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Comprar vs Arrendar

Cuando llega el momento de buscar un nuevo camión, son pocos quienes tienen el dinero -o las ganas de hacer un pago tan grande- para no recurrir al financiamiento. Pero ¿cuáles son las opciones que hay ahí afuera y cuál es la que más te conviene? ¿Un financiamiento tradicional o un arrendamiento? Al final, esa decisión solo la puedes tomar tu, pero en este artículo podrás darte una idea de los pros y contras de cada uno.

No estamos descubriendo el hilo negro si afirmamos que, en la última década, comprar un camión nuevo se ha convertido en una meta poco realista para muchos propietarios-operadores y transportistas pequeños debido a que los precios van de 140 a 150 mil dólares. El incremento constante se ha derivado de la aparición de ronda tras ronda de estándares de emisiones, las cuales han elevado sustancialmente los costos de los motores.

Anteriormente, comprar un camión de menos de 100 mil dólares usualmente tomaba 48 meses y los términos de los préstamos tradicionales estaban hechos para acabar de pagar antes de que la garantía venciera, de modo que muchos compradores mantuvieran bajos los costos de mantenimiento y maximizaran el valor de reventa.

Ahora, debido al tamaño de los pagos mensuales, no es raro ver plazos a 60, 72 o incluso a 84 meses; especialmente cuando se trata de propietarios-operadores, dice Troy Dickens, gerente general de Rush Truck Center en Nashville, Tennessee. Para un prestatario con buen historial crediticio, una compra con 7 por ciento de interés, sin pago inicial y un plazo de 60 meses tendría un pago mensual de $2,558. Hace no mucho tiempo, era posible pagar un camión de 80 mil dólares en un año menos (cuatro) por solo $1,916 al mes.

El cambio en la asequibilidad ha hecho del arrendamiento (leasing) y del arrendamiento con opción a compra alternativas cada vez más populares. La mayoría de los propietarios-operadores optan por la segunda opción por el derecho de propiedad que ofrece, con equidad en el capital al final del plazo. Las consideraciones al evaluar cualquier decisión de compra o renta van desde el costo total sobre los términos del acuerdo, la fuente, las implicaciones fiscales y las necesidades individuales a largo plazo de la empresa. Sin embargo, la mayoría de los propietarios-operadores que compran un camión nuevo prefieren utilizar el probado y comprobado préstamo tradicional como opción de financiamiento, hasta un 80 por ciento en el caso de Rush Truck Centers.

“Un conductor que tiene mucho capital, efectivo para el pago inicial, buen historial crediticio, etc., seguramente preferirá un préstamo tradicional donde él es el titular del derecho del camión”, comenta Todd Amen, presidente del proveedor de servicios empresariales ATBS. Por el otro lado, un “conductor que tenga poco capital, mal historial crediticio, etc., probablemente tomará un arrendamiento, donde la compañía financiera tiene el título del derecho del camión”, completa. “Hay muchas razones para esto, pero una de las más significativas es que estos son programas con devoluciones/requisiciones”. Si el conductor no puede mantenerse al día con los pagos, “la compañía financiera puede recuperar y volver a poner el camión en el mercado con mayor rapidez y eficiencia si es la titular del derecho”.

Por supuesto, hay muchas variaciones sobre esta idea: El arrendamiento con Cláusula de Ajuste al Terminar el Alquiler (TRAC por sus siglas en inglés), la forma básica de arrendamiento con opción a compra, tiene el objetivo de que la responsabilidad sea compartida entre el arrendador y el arrendatario.

Este instrumento le da al propietario-operador el derecho de propiedad al final del arrendamiento al tiempo que reduce el desembolso de efectivo durante ese periodo. El operador puede elegir entre pagar el remanente, o pago final, al terminar el plazo o tomar cualquier capital que pueda tener -si es que el camión vale más que la cantidad final adeudada-, y cambiar a un nuevo camión, utilizando el capital como pago inicial.

Garantizado directamente con el departamento de finanzas de un distribuidor, el arrendamiento TRAC usualmente estará disponible solo para quienes tengan un mejor historial crediticio del que se requiere para un préstamo tradicional actualmente, dice Dickens. La razón de que muchos propietarios-operadores no aprovechen un trato que les cuesta menos a largo plazo, Dickens comenta que “no se si siempre se les ofrezca”, tomando en cuenta los mayores requerimientos de crédito.


Los programas de arrendamiento con opción a compra de mayores costos de los transportistas más grandes usualmente han cerrado la brecha entre los menos solvente propietarios-operadores y los financiadores de arrendamientos TRAC, sugiere Amen. Las compañías de arrendamiento afiliadas a transportistas le rentan sus camiones a los conductores en un esfuerzo de incrementar la retención, inculcar el orgullo de la propiedad en conductores al hacerlos partícipes o simplemente para obtener ganancias con los contratos.

Amen cree que el creciente costo de los camiones puede tener un efecto en el incremento en el número de compradores que optan por dichas opciones de arrendamiento simplemente por la mayor responsabilidad financiera que ponen sobre el negocio los equipos costosos, dándole un descanso a los prestamistas y arrendadores tradicionales.

A tomar en cuenta

Cuando evalúes el arrendamiento de cualquier transportista, investígalo a conciencia y analiza cuidadosamente el arrendamiento, tomando en cuenta todos los costos y servicios. Desconfía si los pagos mensuales son mucho más altos de los que podrías obtener con un distribuidor de camiones nuevos o usados y los servicios complementarios como el mantenimiento, placas, camiones de repuesto y otros no están incluidos en el trato.

Si tienes dudas después de leer el contrato, considera contratar un abogado o asesor financiero para que lo revise. Asegúrate de que elementos como el pago inicial, semanal o mensual, el depósito de garantía de mantenimiento, la duración del contrato y lo que deberás al final del acuerdo esté estipulado. Si se trata de un arrendamiento con la posibilidad de salirte “sin mayor obligación”, revisa las condiciones de regreso del vehículo y los requisitos de mantenimiento.

Cómo sopesar las alternativas

En el ejemplo que te presentamos a continuación podrás ver las implicaciones fiscales de cada trato. Gastar dinero para aprovechar las deducciones a impuestos no es la mejor decisión de negocios, dicho esto, es importante tomar en cuenta las implicaciones fiscales al tomar una decisión entre comprar o arrendar. En el ejemplo, veremos a detalle cómo las deducciones generales se acumulan año tras año en cada escenario.

Camión de $150,000 con arrendamiento a 60 meses

  • Préstamo convencional sin pago inicial e interés del por ciento
  • Pago mensual: $2,970
  • Qué tienes al final: la propiedad, con la capacidad de aumentar tus ganancias al terminarse los pagos mensuales.
  • Qué no tienes: $178,200 en capital e intereses

Implicaciones fiscales: la compra de equipo es un bien depreciable durante tres años con deducciones normalmente durante cuatro años fiscales. También puedes deducir los pagos en intereses en cualquier plan de compra. Utilizando una fórmula de depreciación lineal, con el 17% del monto de compra deducido en el primer y el cuarto años y un 33% en los años dos y tres, las deducciones del costo total del préstamo se distribuirían como se muestra en la tabla. El que las deducciones de intereses se reduzcan y la depreciación caiga en el quinto año podría causar que la empresa subiera a una categoría tributaria más alta.

Deducción de la depreciación Deducciones de intereses
Año 1 $ 25,500 $ 9,677
Año 2 $ 49,500 $ 7,800
Año 3 $ 49,500 $ 5,788
Año 4 $ 25,500 $ 3,630
Año 5 $ 0 $ 1,315

Arrendamiento TRAC sin pago inicial y remanente del 15 por ciento al final del plazo

  • Pago mensual: $ 2,539 (más un promedio de $375 ahorrados cada mes para hacer el pago final (22,500) aunque no es obligatorio).
  • Qué tienes al final: Propiedad del camión y la capacidad de operar sin tener que hacer el pago mensual.
  • Qué no tienes al final: $ 174,840 de los pagos del préstamo.

Implicaciones fiscales: los pagos del arrendamiento son deducibles como un gasto de negocios directo. Reducen los ingresos gravables cada año bajo los términos de cualquier arrendamiento -en este caso $30,468 al año-. Comparado con la compra tradicional, las deducciones son menores en los primeros tres años, casi iguales en año cuatro y mucho más altas en el último año del arrendamiento. Más aún, después de hacer el pago residual para comenzar el sexto año, ese pago se toma como una inversión en un bien depreciable, tal como con el préstamo de compra. Asumiendo que se ahorran $375 mensuales para cubrir el pago residual, la depreciación lineal durante cuatro años fiscales deduciría $3,825 en los años 6 y 9 y $7,425 en los años 7 y 8.

Cuando el comprador utiliza algo como un calendario de deducciones concentradas, el arrendatario TRAC solo obtiene los beneficios fiscales asociados con el costo de $174,840 del trato si el camión permanece en servicio durante los años 8 o 9. Una cantidad residual más grande en este trata tendría el potencial de formar capital para un canje si el residual es mayor que el valor normal de mercado del camión. Esta es una estrategia común para quienes buscan reducir los desembolsos mensuales de efectivo a lo largo del arrendamiento.

Arrendamiento total, incluyendo mantenimiento, registro del camión, administración del IFTA, reemplazo del camión en caso de avería, etc.

  • Pago mensual: $2,300 + 7 centavos/milla. Si recorres 100,000 millas al año, el pago sería de $2,853.
  • Qué tienes al final: la responsabilidad continua de un pago mensual. Las opciones básicamente se limitan a iniciar un nuevo arrendamiento o regresar el camión, aunque obtener un financiamiento por el valor de mercado remanente del camión para comprarlo también podría ser una opción, dependiendo de la compañía.
  • Qué no tienes: $171,180 en pagos. Un camión para manejar a menos que inicies un nuevo arrendamiento o logres financiamiento.

Implicaciones fiscales: Como con el arrendamiento TRAC, todos los pagos mensuales son deducibles como gastos de negocios. Si bien las deducciones reducen los ingresos gravables en $34,236 anuales en este caso -cuatro mil más que el TRAC-, la falta del derecho a la propiedad te deja con pocas opciones fuera de firmar un nuevo acuerdo al finalizar el plazo. Cuantificar el beneficio de subcontratar el mantenimiento y la administración -es decir, cuánto vale esto para ti-, es clave para evaluar si el arrendamiento con mantenimiento incluido es adecuado para tu negocio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app