Tips financieros

Llevar a cabo la contabilidad de tu empresa puede ser una labor no precisamente divertida. Pero es como tener una piedra en el zapato, no estarás agusto -ni funcionando bien- si no te haces cargo de la misma. Por eso, este mes te traemos cinco consejos para que no pospongas las cosas y lleves al día los libros de tu negocio.

Si bien las finanzas pueden no ser el punto fuerte de muchísimos emprendedores, los cuales prefieren ver la “imagen general” y resolver los problemas grandes, es imposible no prestar atención a este tema si quieres que tu negocio prospere. Sí, sabemos que pasar horas delante de una hoja de cálculo no es lo más divertido del mundo, pero es un “mal” necesario.

Para tratar de hacerles las cosas más fáciles hablamos con Allan Branch, de LessAccounting, para que nos diera algunos consejos sobre cómo los dueños de pequeños negocios pueden mejorar sus prácticas contables. En general, Branch resumió sus ideas en los siguientes cinco puntos:

No procastines
Uno de los errores más grandes que Branch ve que cometen los nuevos emprendedores es que posponen sus necesidades contables. Si no te llaman las finanzas, utilizar programas como Quickbooks puede hacer que llevar la contabilidad sea un rompecabezas, especialmente si lo único que necesitas es enviar unas cuantas facturas y supervisar unos pocos gastos.

El problema con posponer la contabilidad es que, evidentemente, no es algo que desaparezca mágicamente. Al contrario, si no pones manos a la obra el trabajo no hará más que acumularse y cada vez será más complicado. Y este es un círculo vicioso, pues mientras más embrollo sea el trabajo, más inclinado te sentirás a posponerlo.
Afortunadamente, llevar la contabilidad de un negocio pequeño es bastante simple, de acuerdo a Branch. Si divides todo en categorías pequeñas -categorizar los gastos, pagar los sueldos, enviar facturas, etcétera-, todo se vuelve mucho más manejable y te darán menos ganas de dejar las cosas para otro día.

Entiende tu flujo de efectivo estacional
Branch le recomienda a todos los emprendedores que entiendan su flujo de efectivo de temporada, algo que él experimenta en carne propia. Su empresa, LessAccounting, por ejemplo, tiene un pico estacional durante la temporada de impuestos, seguida de un periodo más lento que va de abril a octubre. La lección no fue fácil de aprender, pero eventualmente Branch entendió que necesitaba reunir un colchón de tres o cuatro meses para ayudar a sortear la temporada baja.

También necesitas conocer tus ciclos de ventas. Si tienes una tienda que vende artículos de $20 directamente a los consumidores, lo más probable es que tu ciclo de ventas sea lo suficientemente rápido, por lo cual tener una reserva de efectivo no debe ser mayor problema. Pero si estás en un giro empresa-empresa cuyo ciclo de venta dura meses, o incluso años, tener dinero extra en el banco puede significar la diferencia entre aguantar el tiempo que le toma llegar a tus manos a las ganancias de ventas pasadas o tener que bajar la cortina porque no tienes efectivo.

Enfócate en tus fortalezas principales

Un problema muy habitual entre quienes están comenzando un negocio, especialmente los proveedores de software como un servicio, es creer que necesitan hacer todo de cero. Por ejemplo, si ya tienes un programador entre tus empleados, puede ser tentador hacer que haga aplicaciones y productos propios en lugar de invertir en soluciones que ya existen. 

El problema con este enfoque es que desperdicias mucho tiempo. Puede que te ahorre unos cuantos dólares, pero el dinero que ahorras es poco comparado con lo que te cuesta dedicar el tiempo de un empleado clave a otra cosa que no sea lo que realmente le genera ganancias a tu empresa. En lugar de esto, es más rentable trabajar con proveedores y utilizar las herramientas que ellos han perfeccionado en lugar de tratar de reinventar la rueda por ti mismo.



Si tienes que trabajar 80 horas a la semana, no eres productivo

Esto te puede parecer contraintuitivo, pues cuando uno tiene un negocio propio suele dedicarle mucho más tiempo que cuando se es solamente un empleado. Pero Branch afirma que si tienes que trabajar 80 horas a la semana para mantener a flote tu negocio, no eres rentable.
Muchísimas personas comienzan su negocio trabajando a un ritmo impresionante, impulsando su empresa gracias a que le dedican todo su tiempo y energía, a costa de su salud y relaciones. Si bien esto no está tan mal durante un periodo corto, esto no debe formar parte de una estrategia a largo plazo, pues simplemente no es sostenible.

Si tu compañía está en números negros solo porque estás trabajando como burro, tus resultados van a sufrir en cuanto reduzcas tu carga de trabajo, si no es que antes te colapsas por agotamiento. Para evitar esto, es muy importante que tus costos laborales estén bien calculados. Infravalorar el tiempo que inviertes en tu negocio lastima a todos los involucrados.

Pide descuentos

Por último pero no por ello menos importante, Branch recomienda solicitar un descuento. Si estás realmente corto de fondos pero quieres aprovechar las herramientas que ya existen, intenta escribirle al fundador de la empresa y pídele que te haga una rebaja (¡tienes que ser convincente!). Por supuesto, esto no siempre funciona, pero te sorprenderá ver con qué frecuencia puedes obtener cosas gratis por el simple hecho de pedirlas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Tips financieros

Llevar a cabo la contabilidad de tu empresa puede ser una labor no precisamente divertida. Pero es como tener una piedra en el zapato, no estarás agusto -ni funcionando bien- si no te haces cargo de la misma. Por eso, este mes te traemos cinco consejos para que no pospongas las cosas y lleves al día los libros de tu negocio.

Si bien las finanzas pueden no ser el punto fuerte de muchísimos emprendedores, los cuales prefieren ver la “imagen general” y resolver los problemas grandes, es imposible no prestar atención a este tema si quieres que tu negocio prospere. Sí, sabemos que pasar horas delante de una hoja de cálculo no es lo más divertido del mundo, pero es un “mal” necesario.

Para tratar de hacerles las cosas más fáciles hablamos con Allan Branch, de LessAccounting, para que nos diera algunos consejos sobre cómo los dueños de pequeños negocios pueden mejorar sus prácticas contables. En general, Branch resumió sus ideas en los siguientes cinco puntos:

No procastines
Uno de los errores más grandes que Branch ve que cometen los nuevos emprendedores es que posponen sus necesidades contables. Si no te llaman las finanzas, utilizar programas como Quickbooks puede hacer que llevar la contabilidad sea un rompecabezas, especialmente si lo único que necesitas es enviar unas cuantas facturas y supervisar unos pocos gastos.

El problema con posponer la contabilidad es que, evidentemente, no es algo que desaparezca mágicamente. Al contrario, si no pones manos a la obra el trabajo no hará más que acumularse y cada vez será más complicado. Y este es un círculo vicioso, pues mientras más embrollo sea el trabajo, más inclinado te sentirás a posponerlo.
Afortunadamente, llevar la contabilidad de un negocio pequeño es bastante simple, de acuerdo a Branch. Si divides todo en categorías pequeñas -categorizar los gastos, pagar los sueldos, enviar facturas, etcétera-, todo se vuelve mucho más manejable y te darán menos ganas de dejar las cosas para otro día.

Entiende tu flujo de efectivo estacional
Branch le recomienda a todos los emprendedores que entiendan su flujo de efectivo de temporada, algo que él experimenta en carne propia. Su empresa, LessAccounting, por ejemplo, tiene un pico estacional durante la temporada de impuestos, seguida de un periodo más lento que va de abril a octubre. La lección no fue fácil de aprender, pero eventualmente Branch entendió que necesitaba reunir un colchón de tres o cuatro meses para ayudar a sortear la temporada baja.

También necesitas conocer tus ciclos de ventas. Si tienes una tienda que vende artículos de $20 directamente a los consumidores, lo más probable es que tu ciclo de ventas sea lo suficientemente rápido, por lo cual tener una reserva de efectivo no debe ser mayor problema. Pero si estás en un giro empresa-empresa cuyo ciclo de venta dura meses, o incluso años, tener dinero extra en el banco puede significar la diferencia entre aguantar el tiempo que le toma llegar a tus manos a las ganancias de ventas pasadas o tener que bajar la cortina porque no tienes efectivo.

Enfócate en tus fortalezas principales

Un problema muy habitual entre quienes están comenzando un negocio, especialmente los proveedores de software como un servicio, es creer que necesitan hacer todo de cero. Por ejemplo, si ya tienes un programador entre tus empleados, puede ser tentador hacer que haga aplicaciones y productos propios en lugar de invertir en soluciones que ya existen. 

El problema con este enfoque es que desperdicias mucho tiempo. Puede que te ahorre unos cuantos dólares, pero el dinero que ahorras es poco comparado con lo que te cuesta dedicar el tiempo de un empleado clave a otra cosa que no sea lo que realmente le genera ganancias a tu empresa. En lugar de esto, es más rentable trabajar con proveedores y utilizar las herramientas que ellos han perfeccionado en lugar de tratar de reinventar la rueda por ti mismo.



Si tienes que trabajar 80 horas a la semana, no eres productivo

Esto te puede parecer contraintuitivo, pues cuando uno tiene un negocio propio suele dedicarle mucho más tiempo que cuando se es solamente un empleado. Pero Branch afirma que si tienes que trabajar 80 horas a la semana para mantener a flote tu negocio, no eres rentable.
Muchísimas personas comienzan su negocio trabajando a un ritmo impresionante, impulsando su empresa gracias a que le dedican todo su tiempo y energía, a costa de su salud y relaciones. Si bien esto no está tan mal durante un periodo corto, esto no debe formar parte de una estrategia a largo plazo, pues simplemente no es sostenible.

Si tu compañía está en números negros solo porque estás trabajando como burro, tus resultados van a sufrir en cuanto reduzcas tu carga de trabajo, si no es que antes te colapsas por agotamiento. Para evitar esto, es muy importante que tus costos laborales estén bien calculados. Infravalorar el tiempo que inviertes en tu negocio lastima a todos los involucrados.

Pide descuentos

Por último pero no por ello menos importante, Branch recomienda solicitar un descuento. Si estás realmente corto de fondos pero quieres aprovechar las herramientas que ya existen, intenta escribirle al fundador de la empresa y pídele que te haga una rebaja (¡tienes que ser convincente!). Por supuesto, esto no siempre funciona, pero te sorprenderá ver con qué frecuencia puedes obtener cosas gratis por el simple hecho de pedirlas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app