10 puntos esenciales de mantenimiento en invierno

En guardia vs el frío

Las bajas temperaturas someten a tu camión a condiciones de operación que pueden resultar muy estresantes para muchos componentes. Por ello, es importante que les des mantenimiento periódicamente, reduciendo así el riesgo de sufrir un desperfecto en la carretera.

Darle mantenimiento a tu camión es algo que tienes que hacer durante todo el año, pero es especialmente importante cuando llega el invierno. No solo porque el frío abre todo un abanico de posibles averías, sino también porque no quieres estar tirado a la orilla de la carretera con el termómetro marcando 30ºF, nieve cayendo como si no hubiera mañana y tu sin calefacción.

El mantenimiento de tu camión se puede dividir en cinco grandes áreas, a las que debes prestara atención durante las revisiones de rutina: baterías, refrigerante, filtro del secador del aire, sistema de escape y arneses del sistema de postratamiento de gases. Pero no son las únicas a las que debes prestar atención. Por ello, hicimos una lista de diez componentes y sistemas a los que debes prestar especial atención, de modo que reduzcas al mínimo la posibilidad de que tu camión pase tiempo fuera de servicio, lo cual te cuesta no solamente el dinero de las reparaciones, sino también el que dejas de ganar.


1.- Baterías y cables


El principal culpable de que los camiones no enciendan en invierno es la pérdida de carga de las baterías. Para evitar esto, es importante que realices los siguientes pasos (lo mejor es hacerlo antes de que empiece el frío, pero más vale tarde que nunca):
• Desconecta todas las baterías.
• Revisa y limpia todos los cables.
• Realiza una prueba de carga de cada batería.
• Evalúa reemplazar las baterías incluso si solo una o dos están en mal estado, especialmente si la mayoría tienen más de tres años.


2.- Refrigerante y las mangueras


No solo es importante que el depósito de líquido refrigerante se encuentre en el nivel indicado, también es crucial que la concentración de este líquido sea la adecuada, ya que éste es el responsable de evitar que el sistema de refrigeración se congele o gelifique. Créenos, esto es algo que no quieres que te suceda, pues los costos de la reparación pueden ser bastante elevados.

Revisa el nivel de refrigerante todos los días y pide que evalúen la concentración del refrigerante para que ofrezca un nivel de protección a -37ºC (-35ºF). En la mayoría de los casos, una mezcla de partes iguales de refrigerante y anticongelante (50/50) te dará la protección necesaria.

3.- Filtro del secador de aire

Uno de los elementos más importantes durante el invierno es el filtro del secador de aire, pues su buen funcionamiento es crítico a bajas temperaturas ya que la humedad podría congelar algunos componentes de los frenos neumáticos, dejando varado el camión, en el mejor de los casos. Muchos camiones utilizan un filtro del secador enroscable, el cual es muy fácil de reemplazar, algo que se recomienda hacer cada año en climas muy fríos.

También debes revisar la corriente y la tierra del calentador del secador de aire. Es importante que tengas una corriente constante de 12 volts a la conexión del calentador. Comprobarlo es muy fácil y te ahorrará muchos dolores de cabeza. En un día frío, quieres estar seguro de que puedes generar la presión de aire necesaria para el sistema de frenos.

4.- Sistema de escape

Actualmente, los sistemas de escape son más complejos que hace unos años e incluso fugas muy pequeñas o un desperfecto en la tubería, empaques o abrazaderas pueden causar problemas más grandes. Revisa exhaustivamente el sistema desde el motor hasta los componentes más apartados de éste para asegurarte de que no haya fugas. En invierno, es importante mantener el calor dentro del sistema de escape para que funcione adecuadamente.

5.- Sistema de postratamiento de gases
Los arneses del sistema de postratamiento de gases están ubicados debajo del camión hacia el sistema de escape. En el invierno, están expuestos a temperaturas extremas, salpicaduras de la carretera y a un ambiente muy severo. Asegúrate de que los arneses están bien colocados y sujetos para prevenir daño a los cables.

6.- Checa el sistema DEF

Uno de los elementos más recientes en llegar a esta lista está aquí “cortesía” de las regulaciones de 2010 de la EPA. Nos referimos al Fluido para Sistemas de Escape a Diesel (DEF por sus siglas en inglés) basado en urea que utilizan algunos camiones. El punto de congelación del DEF es de 12ºF, por lo cual es probable que se congele en los estados del norte, pero debe descongelarse en condiciones normales de operación en unos 45 minutos. Es importante que revises que no haya fugas en este sistema.

7.- Calentadores del motor

Si bien los camiones medianos han utilizado tradicionalmente calentadores del bloque para mantener caliente el aceite, algunos modelos más recientes emplean calefactores de carter. Estas unidades están montadas en el carter y calientan directamente el depósito y el aceite, por lo cual son más pequeños y eficientes que los calentadores del bloque. Estos suelen estar montados unas 12 pulgadas arriba del carter y generalmente calientan el refrigerante del motor, el cual a su vez conduce el calor al bloque para ayudar a que el motor arranque cuando hace frío.


8.- El combustible


Si utilizas un camión a diesel y operas en zonas donde el termómetro cae por debajo de los 10ºF, asegúrate de que el combustible que cargas sea diesel ASTM D-975 Grado 1. No olvides que si tu camión está equipado con un filtro de partículas de diesel, tienes que utilizar diesel ultrabajo en azufre en cualquier temperatura de operación. Dale mantenimiento al filtro de combustible y drena el separador de agua para evitar que se congele.

9.- El parabrisas

Revisa que no haya cuarteaduras o estrelladuras en el parabrisas, ya que cuando la temperatura cae, las hojas de metal que lo rodean se contraen, estresando el parabrisas. Haz que reparen los desperfectos que encuentres para evitar que estos se extiendan y tengas que reemplazar el parabrisas.

Revisa el estado de los limpiadores y cámbialos si hace falta. Checa y rellena el depósito del líquido limpiador del parabrisas regularmente y asegúrate de utilizar una dilución adecuada para el invierno. Si tu camión tiene espejos calefactados, revisa que operen normalmente.

10.- Tracción

Revisa el estado de las llantas y asegúrate de que la profundidad del dibujo sea de al menos 5/32 de pulgada. Por supuesto, checa que la presión de inflado de los neumáticos sea el adecuado. Si tienes que operar en condiciones invernales extremas, considera utilizar un camión con diferencial de deslizamiento limitado o uno con doble tracción. Si se espera mucha nieve o hielo, coloca cadenas en las llantas. Revisa que el sistema ABS funcione bien, incluso si el calendario de mantenimiento no lo señala. Monitorea el ajuste de recorrido en los frenos de tambor, los niveles de los líquidos y el funcionamiento del freno de estacionamiento.

No hay plan de mantenimiento que te exima por completo de tener alguna avería a la orilla del camino, pero si sigues estos simples consejos reducirás notablemente la probabilidad de tener alguna visita no planeada al taller para una reparación de emergencia. El mantenimiento preventivo rutinario te ayuda a evitar problemas en el camino, te ahorra costos de reparación y hace que tus camiones y conductores pasen más tiempo generando dinero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
10 puntos esenciales de mantenimiento en invierno

En guardia vs el frío

Las bajas temperaturas someten a tu camión a condiciones de operación que pueden resultar muy estresantes para muchos componentes. Por ello, es importante que les des mantenimiento periódicamente, reduciendo así el riesgo de sufrir un desperfecto en la carretera.

Darle mantenimiento a tu camión es algo que tienes que hacer durante todo el año, pero es especialmente importante cuando llega el invierno. No solo porque el frío abre todo un abanico de posibles averías, sino también porque no quieres estar tirado a la orilla de la carretera con el termómetro marcando 30ºF, nieve cayendo como si no hubiera mañana y tu sin calefacción.

El mantenimiento de tu camión se puede dividir en cinco grandes áreas, a las que debes prestara atención durante las revisiones de rutina: baterías, refrigerante, filtro del secador del aire, sistema de escape y arneses del sistema de postratamiento de gases. Pero no son las únicas a las que debes prestar atención. Por ello, hicimos una lista de diez componentes y sistemas a los que debes prestar especial atención, de modo que reduzcas al mínimo la posibilidad de que tu camión pase tiempo fuera de servicio, lo cual te cuesta no solamente el dinero de las reparaciones, sino también el que dejas de ganar.


1.- Baterías y cables


El principal culpable de que los camiones no enciendan en invierno es la pérdida de carga de las baterías. Para evitar esto, es importante que realices los siguientes pasos (lo mejor es hacerlo antes de que empiece el frío, pero más vale tarde que nunca):
• Desconecta todas las baterías.
• Revisa y limpia todos los cables.
• Realiza una prueba de carga de cada batería.
• Evalúa reemplazar las baterías incluso si solo una o dos están en mal estado, especialmente si la mayoría tienen más de tres años.


2.- Refrigerante y las mangueras


No solo es importante que el depósito de líquido refrigerante se encuentre en el nivel indicado, también es crucial que la concentración de este líquido sea la adecuada, ya que éste es el responsable de evitar que el sistema de refrigeración se congele o gelifique. Créenos, esto es algo que no quieres que te suceda, pues los costos de la reparación pueden ser bastante elevados.

Revisa el nivel de refrigerante todos los días y pide que evalúen la concentración del refrigerante para que ofrezca un nivel de protección a -37ºC (-35ºF). En la mayoría de los casos, una mezcla de partes iguales de refrigerante y anticongelante (50/50) te dará la protección necesaria.

3.- Filtro del secador de aire

Uno de los elementos más importantes durante el invierno es el filtro del secador de aire, pues su buen funcionamiento es crítico a bajas temperaturas ya que la humedad podría congelar algunos componentes de los frenos neumáticos, dejando varado el camión, en el mejor de los casos. Muchos camiones utilizan un filtro del secador enroscable, el cual es muy fácil de reemplazar, algo que se recomienda hacer cada año en climas muy fríos.

También debes revisar la corriente y la tierra del calentador del secador de aire. Es importante que tengas una corriente constante de 12 volts a la conexión del calentador. Comprobarlo es muy fácil y te ahorrará muchos dolores de cabeza. En un día frío, quieres estar seguro de que puedes generar la presión de aire necesaria para el sistema de frenos.

4.- Sistema de escape

Actualmente, los sistemas de escape son más complejos que hace unos años e incluso fugas muy pequeñas o un desperfecto en la tubería, empaques o abrazaderas pueden causar problemas más grandes. Revisa exhaustivamente el sistema desde el motor hasta los componentes más apartados de éste para asegurarte de que no haya fugas. En invierno, es importante mantener el calor dentro del sistema de escape para que funcione adecuadamente.

5.- Sistema de postratamiento de gases
Los arneses del sistema de postratamiento de gases están ubicados debajo del camión hacia el sistema de escape. En el invierno, están expuestos a temperaturas extremas, salpicaduras de la carretera y a un ambiente muy severo. Asegúrate de que los arneses están bien colocados y sujetos para prevenir daño a los cables.

6.- Checa el sistema DEF

Uno de los elementos más recientes en llegar a esta lista está aquí “cortesía” de las regulaciones de 2010 de la EPA. Nos referimos al Fluido para Sistemas de Escape a Diesel (DEF por sus siglas en inglés) basado en urea que utilizan algunos camiones. El punto de congelación del DEF es de 12ºF, por lo cual es probable que se congele en los estados del norte, pero debe descongelarse en condiciones normales de operación en unos 45 minutos. Es importante que revises que no haya fugas en este sistema.

7.- Calentadores del motor

Si bien los camiones medianos han utilizado tradicionalmente calentadores del bloque para mantener caliente el aceite, algunos modelos más recientes emplean calefactores de carter. Estas unidades están montadas en el carter y calientan directamente el depósito y el aceite, por lo cual son más pequeños y eficientes que los calentadores del bloque. Estos suelen estar montados unas 12 pulgadas arriba del carter y generalmente calientan el refrigerante del motor, el cual a su vez conduce el calor al bloque para ayudar a que el motor arranque cuando hace frío.


8.- El combustible


Si utilizas un camión a diesel y operas en zonas donde el termómetro cae por debajo de los 10ºF, asegúrate de que el combustible que cargas sea diesel ASTM D-975 Grado 1. No olvides que si tu camión está equipado con un filtro de partículas de diesel, tienes que utilizar diesel ultrabajo en azufre en cualquier temperatura de operación. Dale mantenimiento al filtro de combustible y drena el separador de agua para evitar que se congele.

9.- El parabrisas

Revisa que no haya cuarteaduras o estrelladuras en el parabrisas, ya que cuando la temperatura cae, las hojas de metal que lo rodean se contraen, estresando el parabrisas. Haz que reparen los desperfectos que encuentres para evitar que estos se extiendan y tengas que reemplazar el parabrisas.

Revisa el estado de los limpiadores y cámbialos si hace falta. Checa y rellena el depósito del líquido limpiador del parabrisas regularmente y asegúrate de utilizar una dilución adecuada para el invierno. Si tu camión tiene espejos calefactados, revisa que operen normalmente.

10.- Tracción

Revisa el estado de las llantas y asegúrate de que la profundidad del dibujo sea de al menos 5/32 de pulgada. Por supuesto, checa que la presión de inflado de los neumáticos sea el adecuado. Si tienes que operar en condiciones invernales extremas, considera utilizar un camión con diferencial de deslizamiento limitado o uno con doble tracción. Si se espera mucha nieve o hielo, coloca cadenas en las llantas. Revisa que el sistema ABS funcione bien, incluso si el calendario de mantenimiento no lo señala. Monitorea el ajuste de recorrido en los frenos de tambor, los niveles de los líquidos y el funcionamiento del freno de estacionamiento.

No hay plan de mantenimiento que te exima por completo de tener alguna avería a la orilla del camino, pero si sigues estos simples consejos reducirás notablemente la probabilidad de tener alguna visita no planeada al taller para una reparación de emergencia. El mantenimiento preventivo rutinario te ayuda a evitar problemas en el camino, te ahorra costos de reparación y hace que tus camiones y conductores pasen más tiempo generando dinero.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
%d bloggers like this: