Isuzu FTR

Ave fénix

Tras pasar ocho años en la congeladora, el Isuzu FTR regresa por sus fueros para elevar el estándar entre los camiones Clase 6. Este camión de cabina baja adelantada tiene una excelente maniobrabilidad y visibilidad, así como una capacidad de carga que supera a la de vehículos con el mismo GVWR. Además, lleva un motor eficiente y amigable con el medio ambiente. ¿Qué más se puede pedir?

Isuzu es la compañía importadora de camiones comerciales que más éxito ha tenido en Estados Unidos en los últimos treinta años. Y esto es algo que pretenden retomar con la presentación de su nuevo Clase 6, el FTR. El camión, que llegará las calles como un modelo 2018, quedó en la congeladora cuando General Motors pasó por un oscuro periodo en el 2009 en el que rozaron la bancarrota. Pero en el 2015 GM e Isuzu se asociaron, tras lo cual la marca de Flint, Michigan, revivió su línea de camiones medianos, lo cual dio pie a que descongelaran el FTR. Para que se den una idea de lo exitosa que es la empresa, a pesar de que estuvieron ocho años sin producir un camión de la Serie F, hay 25,000 unidades de esta familia en las calles.

El FTR 2018 se construye en Michigan y es el primer camión de la compañía en ser diseñado y construido en Estados Unidos. Bajo el cofre, o bajo la cabina mejor dicho, encontramos un motor a diesel de cuatro cilindros con una cilindrada de 5.2 litros y 215 caballos de fuerza, el mismo que lleva el mayor de la Serie N, pero con una transmisión automática de seis cambios Allison con 70 libras pies más de torque, es decir, 520 lb-pie. Isuzu eligió utilizar la transmisión Allison 2550 en lugar de la 2500 porque aquella tiene una velocidad de estacionamiento (parking), lo cual la hace más segura para los conductores con poca experiencia en frenos de aire.

Diseño

El Isuzu FTR 2018 Está diseñado para aplicaciones de reparto urbanas como camiones de bebidas, con caja cerrada o refrigerados, y esa capacidad sale a relucir en espacios reducidos. Los dirigentes de Isuzu esperan que dichas aplicaciones conduzcan a un crecimiento de la marca en los próximos años. En el 2016, el porcentaje del mercado para Isuzu era del 85 por ciento (¡nada más!), y conforme los hábitos de consumo de los clientes evolucionen, su apuesta es que la venta de camiones medianos rebasará a la de camiones pesados.

El acercamiento de los diseñadores de Isuzu es totalmente práctico, pues en el FTR la forma sigue a la función. La cabina es cuadrada, con un enorme parabrisas que te garantiza una excelente visibilidad, algo a lo que también contribuyen las grandes ventanas y el tamaño de los espejos retrovisores. Para acceder al motor hay que levantar la cabina, aunque para llenar el tanque del anticongelante basta levantar una pequeña tapa (¿el cofre?) en la parte superior de la parrilla.

Están disponibles ocho distancias entre ejes, que van de las 152 a las 248 pulgadas, las cuales pueden llevar carrocerías de 14 a 30 pies a la altura de las rampas. Además, el paso de rueda de 50 grados facilita enormemente la maniobrabilidad del camión. Con una clasificación de peso bruto vehicular (GVWR por sus siglas en inglés) de 25,950 libras, el FTR tiene una tolerancia de carrocería/carga útil de hasta 15,690 libras, aproximadamente 3,000 libras más que el NRR.

Interior

A pesar de su gran altura, entrar a la cabina del FTR es fácil gracias a los amplios escalones y a la generosa apertura de la puerta. En el interior encontramos tres asientos individuales, aunque el de enmedio es más pequeño y no tiene cabecera. El del conductor queda separado de los otros dos por una pequeña consola, donde se encuentran ubicadas la palanca de la transmisión y la del freno neumático de estacionamiento.

El asiento del conductor tiene suspensión neumática y es totalmente ajustable, lo que lo hace muy cómodo. Además, como la disposición de los instrumentos e interruptores es similar a la de la Serie N, la transición de una a otra será muy sencilla para quienes tengan experiencia con la segunda. El asiento de en medio se dobla hacia el frente, por si lo quieres usar a modo de mesa, y detrás de la fila de asientos hay un espacio de almacenamiento de unas 20 pulgadas hacia la pared de la cabina, por lo cual hay mucho lugar para guardar cosas.

El panel de instrumentos es muy sencillo, con un velocímetro y un tacómetro de tamaño grande, y otros cuatro indicadores más pequeños, entre los que encontramos el de temperatura del motor y nivel del combustible. Además, hay una pequeña pantalla en color verde en la parte central superior. Otras amenidades incluyen un espejo lateral que mira hacia el piso en la parte superior de las puertas, y una consola en la parte superior de la cabina, donde hay un par de espacios para guardar cosas.

Motor y transmisión

En el 2009, el FTR llevaba un motor diesel de 7.8 litros, el segundo más grande en un camión Clase 6 en aquella época, el cual erogaba 215 caballos de fuerza y 560 lb-pie. Adelantamos el reloj ocho años y nos encontramos con que el FTR 2018 también tiene 215 HP y un torque un poco menor de 520 lb-pie. La enorme diferencia es que estas cifras las logra con un motor diesel de 5.2 litros, que es litro y medio más pequeño que los de sus rivales pero ofrece la misma cantidad de torque que otros modelos comparables, a excepción de las 675 lb-pie del Ford F-650. Esto es posible gracias al empleo de un turbocargador, lo cual además de ayudar a obtener una mayor potencia con un menor desplazamiento, facilita el cumplimiento con las cada vez más estrictas normativas ambientales.

Por supuesto, el consumo es un tema crucial en el transporte comercial y si bien aún no hay cifras oficiales definitivas, el promedio de consumo del FTR ronda las 9.2 a 10 millas por galón. Con esto, la autonomía está asegurada, pues los tanques de combustible pueden ser de 50 o de 100 litros. En cuanto a la transmisión, el camión lleva una caja automática Allison de la serie 2550 de seis velocidades. En cuanto a la confiabilidad, el motor tiene una durabilidad B10 de 310,000 millas, lo cual quiere decir que el 90% de los motores deben alcanzar ese millaje antes de necesitar una renovación.

Isuzu espera producir aproximadamente 1,200 camiones FTR este año, cifra que con toda probabilidad superarán en la primera mitad del próximo año, ya que lo poco que hemos visto del Isuzu FTR 2018 nos permite afirmar que el regreso de la marca al segmento de camiones medianos seguramente será todo un éxito.

Ficha técnica
Motor
4 en línea diesel de 5.2 litros con 215 HP y 520 lb-pie
Transmisión
Allison 2550 automática de 6 velocidades
Suspensión delantera
Hojas cónicas
Suspensión trasera
Multihoja

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app
Isuzu FTR

Ave fénix

Tras pasar ocho años en la congeladora, el Isuzu FTR regresa por sus fueros para elevar el estándar entre los camiones Clase 6. Este camión de cabina baja adelantada tiene una excelente maniobrabilidad y visibilidad, así como una capacidad de carga que supera a la de vehículos con el mismo GVWR. Además, lleva un motor eficiente y amigable con el medio ambiente. ¿Qué más se puede pedir?

Isuzu es la compañía importadora de camiones comerciales que más éxito ha tenido en Estados Unidos en los últimos treinta años. Y esto es algo que pretenden retomar con la presentación de su nuevo Clase 6, el FTR. El camión, que llegará las calles como un modelo 2018, quedó en la congeladora cuando General Motors pasó por un oscuro periodo en el 2009 en el que rozaron la bancarrota. Pero en el 2015 GM e Isuzu se asociaron, tras lo cual la marca de Flint, Michigan, revivió su línea de camiones medianos, lo cual dio pie a que descongelaran el FTR. Para que se den una idea de lo exitosa que es la empresa, a pesar de que estuvieron ocho años sin producir un camión de la Serie F, hay 25,000 unidades de esta familia en las calles.

El FTR 2018 se construye en Michigan y es el primer camión de la compañía en ser diseñado y construido en Estados Unidos. Bajo el cofre, o bajo la cabina mejor dicho, encontramos un motor a diesel de cuatro cilindros con una cilindrada de 5.2 litros y 215 caballos de fuerza, el mismo que lleva el mayor de la Serie N, pero con una transmisión automática de seis cambios Allison con 70 libras pies más de torque, es decir, 520 lb-pie. Isuzu eligió utilizar la transmisión Allison 2550 en lugar de la 2500 porque aquella tiene una velocidad de estacionamiento (parking), lo cual la hace más segura para los conductores con poca experiencia en frenos de aire.

Diseño

El Isuzu FTR 2018 Está diseñado para aplicaciones de reparto urbanas como camiones de bebidas, con caja cerrada o refrigerados, y esa capacidad sale a relucir en espacios reducidos. Los dirigentes de Isuzu esperan que dichas aplicaciones conduzcan a un crecimiento de la marca en los próximos años. En el 2016, el porcentaje del mercado para Isuzu era del 85 por ciento (¡nada más!), y conforme los hábitos de consumo de los clientes evolucionen, su apuesta es que la venta de camiones medianos rebasará a la de camiones pesados.

El acercamiento de los diseñadores de Isuzu es totalmente práctico, pues en el FTR la forma sigue a la función. La cabina es cuadrada, con un enorme parabrisas que te garantiza una excelente visibilidad, algo a lo que también contribuyen las grandes ventanas y el tamaño de los espejos retrovisores. Para acceder al motor hay que levantar la cabina, aunque para llenar el tanque del anticongelante basta levantar una pequeña tapa (¿el cofre?) en la parte superior de la parrilla.

Están disponibles ocho distancias entre ejes, que van de las 152 a las 248 pulgadas, las cuales pueden llevar carrocerías de 14 a 30 pies a la altura de las rampas. Además, el paso de rueda de 50 grados facilita enormemente la maniobrabilidad del camión. Con una clasificación de peso bruto vehicular (GVWR por sus siglas en inglés) de 25,950 libras, el FTR tiene una tolerancia de carrocería/carga útil de hasta 15,690 libras, aproximadamente 3,000 libras más que el NRR.

Interior

A pesar de su gran altura, entrar a la cabina del FTR es fácil gracias a los amplios escalones y a la generosa apertura de la puerta. En el interior encontramos tres asientos individuales, aunque el de enmedio es más pequeño y no tiene cabecera. El del conductor queda separado de los otros dos por una pequeña consola, donde se encuentran ubicadas la palanca de la transmisión y la del freno neumático de estacionamiento.

El asiento del conductor tiene suspensión neumática y es totalmente ajustable, lo que lo hace muy cómodo. Además, como la disposición de los instrumentos e interruptores es similar a la de la Serie N, la transición de una a otra será muy sencilla para quienes tengan experiencia con la segunda. El asiento de en medio se dobla hacia el frente, por si lo quieres usar a modo de mesa, y detrás de la fila de asientos hay un espacio de almacenamiento de unas 20 pulgadas hacia la pared de la cabina, por lo cual hay mucho lugar para guardar cosas.

El panel de instrumentos es muy sencillo, con un velocímetro y un tacómetro de tamaño grande, y otros cuatro indicadores más pequeños, entre los que encontramos el de temperatura del motor y nivel del combustible. Además, hay una pequeña pantalla en color verde en la parte central superior. Otras amenidades incluyen un espejo lateral que mira hacia el piso en la parte superior de las puertas, y una consola en la parte superior de la cabina, donde hay un par de espacios para guardar cosas.

Motor y transmisión

En el 2009, el FTR llevaba un motor diesel de 7.8 litros, el segundo más grande en un camión Clase 6 en aquella época, el cual erogaba 215 caballos de fuerza y 560 lb-pie. Adelantamos el reloj ocho años y nos encontramos con que el FTR 2018 también tiene 215 HP y un torque un poco menor de 520 lb-pie. La enorme diferencia es que estas cifras las logra con un motor diesel de 5.2 litros, que es litro y medio más pequeño que los de sus rivales pero ofrece la misma cantidad de torque que otros modelos comparables, a excepción de las 675 lb-pie del Ford F-650. Esto es posible gracias al empleo de un turbocargador, lo cual además de ayudar a obtener una mayor potencia con un menor desplazamiento, facilita el cumplimiento con las cada vez más estrictas normativas ambientales.

Por supuesto, el consumo es un tema crucial en el transporte comercial y si bien aún no hay cifras oficiales definitivas, el promedio de consumo del FTR ronda las 9.2 a 10 millas por galón. Con esto, la autonomía está asegurada, pues los tanques de combustible pueden ser de 50 o de 100 litros. En cuanto a la transmisión, el camión lleva una caja automática Allison de la serie 2550 de seis velocidades. En cuanto a la confiabilidad, el motor tiene una durabilidad B10 de 310,000 millas, lo cual quiere decir que el 90% de los motores deben alcanzar ese millaje antes de necesitar una renovación.

Isuzu espera producir aproximadamente 1,200 camiones FTR este año, cifra que con toda probabilidad superarán en la primera mitad del próximo año, ya que lo poco que hemos visto del Isuzu FTR 2018 nos permite afirmar que el regreso de la marca al segmento de camiones medianos seguramente será todo un éxito.

Ficha técnica
Motor
4 en línea diesel de 5.2 litros con 215 HP y 520 lb-pie
Transmisión
Allison 2550 automática de 6 velocidades
Suspensión delantera
Hojas cónicas
Suspensión trasera
Multihoja

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

app

app

app

app
app

Recibe las últimas noticias del mundo del transporte directamente a tu inbox


app
app